"Las ganas de subir suplen al agotamiento"

Ricardo

"Las ganas de subir suplen al agotamiento"

"Las ganas de subir suplen al agotamiento"

paloma barreto /acan

No hay futuro para Ricardo León más allá de junio. Ni media palabra sobre su contrato perecedero, su renovación y la intención del Tenerife de que siga en la entidad. El mediocentro vive del presente y también de un sueño mayor: el de ir a Primera División.

¿Es inevitable hacer cuentas?

No, todo lo contrario. Quedan muchos partidos y nosotros no pensamos más allá del siguiente. Noto que afición y periodistas ya ven el objetivo cerca, pero nosotros ni vamos a renunciar a la prudencia ni a relajarnos ahora. Sería un peligro.

¿El rival del Tenerife, entonces, es el propio Tenerife?

Yo creo que puede decirse que sí. El principal rival del Tenerife podemos ser nosotros mismos, si nos confiamos. La clave para ascender está en mantener el nivel de la segunda vuelta, porque con esta intensidad y con este fútbol nos basta. En este sentido creo que han sido importantes los encuentros más recientes; han demostrado que al equipo no le afecta la presión, y que tampoco tiene mal de altura. Juegue contra quien juegue, el Tenerife da la cara.

Hablábamos antes del entorno, ¿es posible abstraerse de él?

Es lo que debemos hacer. Es cierto que alrededor del equipo se percibe euforia, y que la alegría está disparada. Pero que la gente haga sus cábalas y piense en cuándo vamos a ascender no nos afecta. Nosotros vamos a lo nuestro, partido a partido, y sabiendo que cualquier tropiezo puede convertir el optimismo en dudas. Fue lo que pasó tras perder en Alicante.

¿A qué se refiere?

Pues a que mucha gente se puso nerviosa. Nosotros, no. Teníamos claro que la imagen ante el Hércules no fue mala, y la fe en nuestras posibilidades nos transmitió tranquilidad. Aun sin brillantez, volvimos a la senda de los triunfos, y creo que lo hicimos con justicia. Contra el Alavés, fuimos superiores y nos apuntamos el triunfo.

¿Cómo se vio a sí mismo?

Es cierto que la lesión en la rodilla me hizo pasar una semana mala, tratando de recuperarme. Aún tengo algo de dolor, pero creí conveniente arriesgar un poco, más todavía por estar en una fase decisiva de la competición. Hay molestias, sí, pero se pueden sobrellevar.

El equipo está fuerte pero supongo que será normal que haya secuelas tras una temporada tan larga

Al agotamiento y al cansancio lo suplen las ganas de ascender. Es verdad que la temporada se hace larga, sobre todo porque llevamos arriba mucho tiempo y queremos culminar ya la faena. Cuanto antes, mejor

¿Lo normal es que usted siga la temporada próxima?

De verdad, en lo que menos pienso es en eso. Nos estamos jugando mucho como para dar cancha a intereses individuales. Yo no soy lo importante.

Ahora que afloran los elogios hacia este equipo, también se multiplican las comparaciones. ¿Se parece en algo este Tenerife al de Benítez?

Por lo que yo recuerdo, hay semejanzas pero también diferencias. Acuérdese de que aquel Tenerife fue de más a menos, y en este caso, es al revés. La otra vez fue al final cuando le apretaron Sevilla, Betis y Atlético; ahora, es el Tenerife el que está mejor que sus rivales. Hemos ido a más y la segunda vuelta ha sido casi perfecta. Aún así, la comparación es posible porque la clasificación es similar a la de ese año y el equipo es muy bueno, como lo era aquel.

¿Dónde estaba usted el día de Leganés?

En los filiales, y me acuerdo que el ascenso fue algo así como un soplo de aire fresco para todo el club, también para la cantera. La ilusión se desborda; quieras o no, estar en Primera nos alimenta a todos.