Temas del día

Raúl decide que hay Liga

LIGA BBVA | Sevilla 2 - Real Madrid 4

Raúl decide que hay Liga

Raúl decide que hay Liga

AP

En 20 minutos, los que fueron del último del primer tiempo al 65, Raúl dio la vuelta al partido y la victoria al Real Madrid, que después de una primera media hora bastante deficiente se rehizo para mejorar su imagen respecto a jornadas anteriores. El Madrid se queda a cuatro puntos del Barcelona, que visita el Bernabéu el próximo sábado.

En el fútbol la actitud es tan importante como las cualidades, por eso hay jugadores como Raúl que se han ganado el respeto en esta complicada profesión. Tiene el carácter ganador, la ambición y la personalidad necesarias para no rendirse jamás. Con su actitud contagia a sus compañeros, 'obligados' a luchar para no quedar en evidencia. Esto no es otra cosa que el espíritu del Real Madrid, las cualidades sobre las que ha construido su leyenda eterna. El Madrid puede perder, pero nunca debe dimitir de sus obligaciones ni olvidarse de su historia, de su glorioso pasado. Con ello también compensa las deficiencias de su fútbol, aunque esta vez, salvo la primera media hora, se vio una imagen más que digna del equipo.

Al Madrid se le escapaba la Liga, una vez más, porque este campeonato es un tobogán al que sube y por el que se desliza este equipo de forma constante, cada jornada y hasta cada partido. Esta vez, como tantas otras, apareció Raúl para rescatar a un aturdido Madrid y mantener vivo el campeonato. Firmó un hat-trick para decidir que todavía hay Liga.

El equipo de Juande estaba sufriendo en Sevilla, que dominó con autoridad la primera media hora y tomó ventaja a los quince minutos. Con Sergio Ramos fuera de sitio, Navarro combinó con Perotti y el centro de éste con el exterior, al más puro estilo Juanito, lo remató de cabeza Renato, que aprovechó el tremendo fallo de Metzelder y Torres, uno de los futbolistas más limitados de la plantilla.

Antes Romaric había malgastado una clara ocasión y se le había anulado con justicia un gol por fuera de juego a Higuaín. Nadie protestó y algunos ni se enteraron de la decisión del árbitro. Como Drenthe, que celebró el tanto como si fuera legal, sin enterarse de que había sido anulado. Así es Royston.

El encuentro se consumía entre el dominio del Sevilla y el sufrimiento del Madrid, del que no había noticias. Pero los daños fueron menores, porque un tiro de Kanouté después de una gran jugada de Adriano por la izquierda no cogió portería por poco. Y porque apareció Casillas para frenar en un mano a mano a Perotti, que se había ido por velocidad de Ramos, que completó un partido malísimo.

A la media hora despertó el Madrid, se apoderó de la pelota, con Guti dirigiendo el tráfico, escoltado por el abnegado Lass, el socio que acude siempre al rescate de los demás. Otro excelente encuentro del francés, cuyo despliegue físico no deja de asombrar. El choque ya fue otro y su dueño era el Madrid. Avisó Higuaín, con dos oportunidades consecutivas, una de ellas clarísima. El argentino combinó con Raúl y solo ante Palop estrelló el balón en el portero, cuando el mismo Raúl y Ramos estaban solos esperando el pase en el área.

Hasta se animó Lass, con un eslalon que terminó con un tiro potente, pero algo desviado. Palop ya estaba avisado de lo que sucedería, aunque seguramente no de la forma que se produjo. Con el tiempo casi cumplido, Ramos soltó un pase de tacón a Metzelder y el central alemán, convertido en interior derecho, puso un centro fenomenal que aprovechó Raúl para empatar.

El encuentro siguió con el mismo guión después de pasar por los vestuarios. El Madrid dominaba y ahogaba a un hundido Sevilla, tocado en la moral y sin reservas físicas. Los goles eran cuestión de tiempo. Lo desperdició Higuaín, después de un buen centro de Marcelo, que aprovechó todas las carencias que tiene Adriano como lateral derecho. Mal negocio para el Sevilla situar en ese puesto al brasileño.

Respondió Navas con un tiro que exigió mucho a Casillas y ahí fue cuando surgió la figura del entrenador del Sevilla, Manolo Jiménez, para desmontar a su equipo y aliarse con el Madrid. Dio entrada a Luis Fabiano por Duscher y el centro del campo del Sevilla desapareció por completo.

Agradeció el regalo el Madrid y en dos minutos solucionó el choque y mandó un aviso al Barcelona para el clásico del próximo sábado. A los 63 minutos un centro de Torres llegó a Raúl después de un rechace y el capitán celebró el segundo. Sin tiempo para que el Sevilla tomara aliento, el '7' completó su hat-trick después de un fallo tremendo de Palop, que se dejó escapar el balón entre las manos. Por allí apareció Raúl, atento como siempre a la jugada, para marcar.

El cielo se despejó para el Madrid, que pareció tenerlo todo solucionado hasta que entre los dos Ramos, Juande y Sergio, dieron una nueva vuelta al choque y despertaron al Sevilla. Retiró el entrenador a Guti, renunciando a la posesión de la pelota, y el lateral falló de forma inexplicable en un control en el área que permitió marcar a Capel.

Se animó el Sevilla, retrocedió muchos metros el Madrid y el encuentro parecía que iba a terminar como empezó, en el área de los visitantes, con estos sufriendo y la Liga otra vez casi decidida. Pero al Sevilla le faltó fuerza y lucidez para hacer daño, justo lo que hizo Marcelo para cerrar el choque, cuando se plantó ante Palop y le batió con tranquilidad en el mano a mano.

El partido se cerró definitivamente y la Liga se volvió a abrir. El Barcelona está ahora a cuatro puntos y el sábado visita el Santiago Bernabéu. El clásico decidirá la Liga, porque Raúl decidió antes que este campeonato aún tiene vida.