NBA
FINALIZADO
Washington Wizards WAS

117

Orlando Magic ORL

109

FINALIZADO
Toronto Raptors TOR

110

New Orleans Pelicans NOP

126

FINALIZADO
Miami Heat MIA

114

Philadelphia 76ers PHI

124

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

118

Phoenix Suns PHX

101

FINALIZADO
Minnesota Timberwolves MIN

120

Brooklyn Nets BKN

113

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

98

Dallas Mavericks DAL

103

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

88

Utah Jazz UTA

96

FINALIZADO
Sacramento Kings SAC

104

San Antonio Spurs SAS

99

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

121

Golden State Warriors GSW

116

Eurocup
Arka Gdynia GDY

-

Tofas Bursa TOF

-

Dolomiti Energia Trento TRE

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

FINALIZADO
Lietuvos LIE

81

Unics Kazan UNK

87

José Ángel remata al Depor

Liga BBVA | Sporting 3 - Deportivo 2

José Ángel remata al Depor

José Ángel remata al Depor

Rodríguez Santiago pitó tres penaltis El de Lopo no fue y se pidió otro a Lassad El golazo de José Ángel eleva al Sporting El Depor sale de la UEFA

El Molinón disfrutó ayer de una tarde plena de fútbol. Y fue plena, porque se vivió una segunda parte de locura, de ésas que explican por qué el Sporting no empata nunca. Plena, porque la polémica estuvo presente con tres penaltis. Plena, porque los dos equipos se entregaron en pos de la victoria como única meta. Plena, porque El Molinón fue una auténtica fiesta con 3.000 hinchas del Deportivo que dieron un colorido a las gradas con un ambiente que hace un poquito más grande a este deporte.

La victoria del Sporting estuvo cimentada en varios factores, en aciertos propios y errores ajenos, lo mismo que la derrota del Deportivo tuvo exactamente las causas contrarias. El primer pilar de los tres puntos que se quedaron en Gijón estuvo en las oportunidades desperdiciadas por los coruñeses en el primer tiempo. Y eso que el Sporting salió a morder, pero su intensidad no llegó a inquietar a los de Lotina, que pronto se dieron cuenta de que la defensa local sufría de lo lindo por arriba. El primero en avisar fue Colotto, que es un peligro andante en su refugio en el segundo palo. El argentino se coloca siempre a la espalda de las defensas y pudo abrir la cuenta de no ser por los reflejos de Lafuente. Un poco más tarde fue Juan Rodríguez el que dispuso de su ocasión a balón parado pero su cabezazo, lo mismo que otro posterior de Lopo, se fue al limbo.

El Sporting estaba maniatado en ataque y acosado en defensa, pero los de Lotina no acertaban ni con la cabeza ni con el pie, porque Lassad (jugó su peor partido desde que apareció en escena) mandó a las nubes una atrevida volea. El francotunecino no estuvo acertado, lo mismo que Rodríguez Santiago, que se comió un penalti sobre el delantero blanquiazul que Lotina reclamó con ahínco.

Así, Preciado llegó con sus naves intactas al descanso, y tras él los errores siguieron tomando protagonismo. El primero, y el mayor de la tarde, fue el Aranzubía. El riojano está cuajando una temporada enorme, pero pagó caro un exceso de confianza en un inocuo disparo desde fuera del área que no blocó. Luis Morán, muy atento, dijo 'gracias' y regalo aceptado.

El Depor no tuvo tiempo para asimilar el palo, porque poco después fue el turno para Rodríguez Santiago, que se inventó un penalti de Lopo sobre Carmelo que Barral no desperdició. En poco más de tres minutos, los de Lotina se vieron con un 2-0 en contra sin saber muy bien cómo. Hasta ese momento el peligro era de ellos, Aranzubía no sufría, y la batalla en el centro del campo era vibrante, porque tanto Míchel, Matabuena, Juan Rodríguez y Sergio estaban ejecutando a la perfección su trabajo.

Pero el Sporting no es por casualidad un equipo que no empata, y buen ejemplo fueron los tres minutos más vibrantes del partido. Primero Sergio marcó un penalti cometido sobre Verdú, y metió al Depor en la pelea. Casi sin tiempo para disfrutarlo, apareció José Ángel, que fusiló al Aranzubía desde fuera del área con un zurdazo de calidad y corazón para sacar de nuevo a los de Lotina del partido.

Tercer penalti.

La tarde, soleada y agradable, era de penaltis, y Rodríguez Santiago volvió a abrir el partido con el tercero de la noche. La víctima fue Riki, y el ejecutor, él mismo. Por delante ocho minutos de una segunda parte vibrante, cargada de goles, errores, aciertos y polémicas. El Depor puso rabia, ansias para ofrecerles algo de comer a los 3.000 incondicionales que viajaron a Gijón, pero con el Sporting no hay empates; o ganas o pierdes, y ayer tocó perder y poner fin a seis jornadas invicto por errores propios y ajenos.

La victoria eleva a un Sporting que ya ve el fantasma de Segunda a siete puntos, y la salvación, ésa que se cifra en 42, sólo a nueve con once jornadas por delante. El Depor, que tiene justo esos 42 puntos soñados, sufrió un pinchazo, pero sigue en la carrera. Patinó el Valencia, el Málaga, el Sevilla y el Vilarreal. Ganó el Atlético y los de Lotina salen de Europa, pero la UEFA está a un punto y la Champions a tres. Y después de una tarde de errores, sería uno más no pelearlo hasta el último aliento.