El caso Jesuli podría ir a la Audiencia Nacional

Liga Adelante | Primas

El caso Jesuli podría ir a la Audiencia Nacional

El caso Jesuli podría ir a la Audiencia Nacional

miguel barreto /acan

Lissavetzky: "Hay que dejar trabajar a la Justicia"

El caso Jesuli, que Competición ha pasado a la Fiscalía General del Estado, podría terminar en la Audiencia Nacional si ese órgano considera que los hechos manifestados en las grabaciones son susceptibles de ser un delito. De ocurrir así, se procedería a la designación de un juez. Sin embargo, cabe la posibilidad de que no se considere delito. Entonces, el asunto volvería a la RFEF, a quien correspondería decidir una posible sanción deportiva.

Un caso parecido se produjo en la temporada 2003-04, que afectaba al encuentro Racing-Celta: Mono Burgos, presuntamente, telefoneó al jugador racinguista Regueiro ofreciéndole 9.000 euros por cometer un penalti a favor de los gallegos. El caso fue archivado por el Comité de Competición tras declarar Burgos que "había sido una broma". Hay que tener en cuenta, asimismo, que las grabaciones de conversaciones sin la consiguiente autorización no suelen ser válidas como prueba.

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, se pronunció ayer sobre el caso Jesuli: "Debemos dar un paso atrás para dejar actuar a la Justicia. En el CSD, que trabaja desde hace unos meses en un posible proyecto de ley contra el fraude deportivo con la LFP, estamos decididos a luchar conjuntamente contra presuntas corrupciones que empañen los valores del deporte".

Las peñas de la Real han planeado una concentración de cinco minutos y una manifestación el sábado, tras el partido ante el Alicante, por el supuesto fraude en el Málaga-Tenerife.

Acciones contra Badiola

Jesuli anunció ayer que emprenderá acciones penales contra Iñaki Badiola mediante un comunicado de su abogado: "La grabación de la conversación entre Jesuli y Badiola es estrictamente privada, sin que en ningún momento el futbolista aceptara la realización de tal grabación, así como su posterior difusión. Por tanto existe una clara vulneración del derecho a la intimidad y el honor". Esto contradice la versión del presidente de la Real, que aseguró, el pasado lunes en El Larguero, que la grabación se hizo con el consentimiento del jugador.