"Si hay moción de censura, la aceptaré"

Real Madrid | El presidente en el Foro Ferrándiz-AS

"Si hay moción de censura, la aceptaré"

"Si hay moción de censura, la aceptaré"

jesús aguilera/jesús rubio

El presidente del Real Madrid visitó ayer el Foro Fundación Ferrándiz-AS y trató los asuntos que preocupan al madridismo: la crisis deportiva, los fichajes y la Asamblea del próximo domingo. Calderón, optimista por naturaleza, cree incluso en la remontada en la Liga.
Alfred y Amaia a Eurovisión

Dos días después de la derrota en Getafe y seis antes de enfrentar una Asamblea y un partido contra el Sevilla, Ramón Calderón visitó el Foro Ferrándiz-AS para analizar presente y futuro. El presidente del Real Madrid fue presentado por Pedro Ferrándiz, que arrancó sin protocolos: "Llevo más de 50 años sirviendo a este club de un modo u otro y nunca vi una campaña de desprestigio como la que está sufriendo Ramón Calderón. Y recuerdo que este presidente legítimo ha ganado tres títulos en fútbol y dos en baloncesto...".

La Asamblea del próximo domingo, previa al encuentro contra los sevillistas, se anuncia polémica. "Hay quien pretende una Asamblea movida por ciertos agitadores. No me preocupo. Animo a que se presente una moción de censura porque la asumo y la acepto. En la Asamblea presentaremos las cuentas del club, las más importantes del deporte mundial, y lo lógico sería, no sólo que se aprobaran, sino que se aplaudiesen".

Calderón admite el acoso que menciona Ferrándiz. "Yo no sé quién está detrás, ignoro quién falsificó extractos de banco para calumniarme. Pero, como decía Churchill, me pasa como a las cometas, que vuelan más alto con el viento en contra. Ha llegado un momento en que asumo el acoso y derribo". Entonces surge el nombre de Florentino Pérez. "Yo he acusado a ese presidente de abandonar el club, algo que no ha hecho ninguno en la historia del Real Madrid. He visto a familiares de ese señor gritar en las asambleas contra mí. No importa. Yo he sido un rebelde y me han llegado a cortar el micrófono. Yo nunca he llegado a eso y he escuchado hasta dos horas de improperios".

Las cuentas de las que habla el presidente fueron detalladas por él en su discurso introductorio. "Se ha pasado de 292 millones de euros de ingresos, en la temporada 2005-06, a 400 millones en la presente campaña, incrementando el beneficio bruto de 58 millones a 118 millones. En la Asamblea presentaremos las cuentas y espero que los socios se sientan orgullosos. De cada 100 euros que se manejan, 29 son beneficios para el club. Cuando se habla de deuda se hace con frivolidad. El Real Madrid tiene una deuda global de 199 millones, pero esta cifra no tiene influencia si no se pone en relación con otros datos. La clave es la capacidad de pago. Hay que comparar la deuda con el resultado bruto de explotación. Y el Madrid está un 30% menos endeudado que otras empresas del sector."

Fondos.

"El año que viene tendremos el mayor presupuesto en una empresa deportiva del mundo, incluidas las ligas profesionales americanas (NBA, NFL, NHL...): 407 millones de euros. Eso es una garantía para fichar grandes jugadores sin poner en riesgo la economía del club. Pero servirá para más proyectos. En junio pondremos en marcha la residencia de futbolistas, con 100 chicos controlados por monitores del club Estamos a punto de cerrar la financiación del nuevo pabellón de baloncesto y también la construcción de una universidad donde puedan formarse los muchachos de la residencia".

Ese presupuesto servirá para abordar los rutilantes refuerzos que pretende el club para el próximo verano. Algunos aseguran que ya hay muchos clubes frotándose las manos... "El Real Madrid tiene dinero, pero advierto que no malgastaremos ni un euro. Podíamos haber pagado lo que se nos pedía por Villa, pero pensamos que ese precio estaba fuera de mercado. No es el comprador el que sube el precio, es el vendedor. Queremos a dos grandes jugadores para el próximo verano y pagaremos por ellos el precio que corresponda. Vendrán dos grandísimos futbolistas, seguro. ¿Cuánto costarán? Veremos, el tope depende del jugador. Recuerdo que se pagaron 75 millones por Zidane cuando el presupuesto del club era de 180, y nadie se arrepiente por ello".

Los fichajes de invierno pertenecen a otra categoría. "Serán dos futbolistas jóvenes y rápidos y vienen a ayudar, porque en condiciones normales la delantera la formarán Robben, Raúl e Higuaín. Los que vendrán son buenos, pero no mejores de los que hay".

"No fichamos para salir del paso, lo demostramos en invierno que trajimos a Higuaín, Gago y Marcelo. El que venga tiene que hacerlo con vocación de permanencia. ¿Di María y Keirrison? No lo sé, no creo".

Con este panorama, la cantera debe esperar. "Si no suben más jugadores es porque los responsables de la dirección deportiva no lo estiman conveniente. No es fácil jugar en el Bernabéu. Ese estadio está acostumbrado al caviar y no admite sucedáneos".

Mijatovic.

La dirección deportiva también es asunto de debate. Calderón apuesta por delegar y hay quien le pide una intervención directa. "Tenemos la experiencia de un presidente que hizo todo bien hasta que creyó que podía intervenir en la parcela deportiva. Si yo lo hiciera me preguntarían por qué interfiero. Yo lo que asumo es la responsabilidad del nombramiento de la dirección deportiva".

"Yo creo que un director deportivo debe ser estable, porque la posición de un entrenador no lo es. Me gustaría un técnico que durara en el club 15 años, como Miguel Muñoz, pero ahora eso no es posible. El director deportivo debe elegir el tipo de juego y los jugadores, y decidir qué entrenador es el adecuado para culminar esas ideas".

El presidente del Real Madrid niega que haya problemas entre Pedja Mijatovic y Bernd Schuster. "No hay bache entre el director deportivo y el entrenador, trabajan al unísono. Me reúno con ellos cada lunes y se debaten las decisiones. En la salida de Robinho, por ejemplo, hubo acuerdo entre los dos y llegaron a la conclusión de que no había que traer a nadie más. Durante el verano se ofrecieron al entrenador dos jugadores que a mí me parecían muy bien y él los rechazó...".

"Schuster va a seguir salvo catástrofe"

Schuster fue otro de los protagonistas en la intervención de Ramón Calderón, que fue preguntado por las declaraciones del técnico, quien afirmó que no le había dolido la derrota en Getafe. "Respeto lo que dijo el entrenador, pero a mí la derrota contra el Getafe sí me dolió. Y cuando Mijatovic afirma que habrá que sufrir este año creo que se refiere a que habrá que hacerlo para conseguir los altos objetivos que tiene siempre el Real Madrid".

"En este club, no ganar una competición cada año es percibido como un fracaso y por eso será un fracaso si no ganamos la Liga. Lo que para otros es el éxito para nosotros es costumbre. Pero no deberíamos olvidar la dificultad de los objetivos. Hemos ganado 31 Ligas en nuestra historia, lo que sale a una cada dos años y medio, y contamos con nueve Copas de Europa en 53 años de competición. Hay que situar los retos en su contexto histórico y no olvidar, por ejemplo, que hacía 21 años que el Madrid no ganaba dos campeonatos consecutivos".

En opinión de Calderón, Schuster no es responsable de la crisis de resultados. "Yo no creo que el entrenador sea el culpable de la actual situación, pues él hizo campeón al equipo el pasado año, prácticamente con los mismos jugadores. Si a cualquier gran equipo le quitamos diez jugadores parecerá vulgar, aunque mantengo que un grande no debe quejarse ni de los árbitros, ni de las lesiones, ni de la mala suerte".

"Hemos apostado por la continuidad de Schuster, salvo desastre o que el director deportivo recomiende lo contrario. De manera que de no haber una catástrofe vamos a llegar con Schuster al final. ¿Qué sería una catástrofe? Que el público reaccionara de forma airada. Muchos entrenadores son los que deciden irse en esos casos, por la presión de los aficionados...".

Ramón Calderón, que calificó la plaga de lesiones que sufre el equipo como "una racha desgraciada, pero casual", se refirió también a la polémica prima, en el limbo tras la derrota en Getafe. "Se sacaron las cosas de quicio y se habló de cifras que no se correspondían con la realidad. Simplemente queríamos compensar unas vacaciones que los jugadores se iban a perder. Se trataba de una comida entre amigos y ellos se pusieron el reto de siete partidos, incluido el del Camp Nou".

Comentarios

Comentarios no disponibles