Tchité remonta y Daudén machaca

Copa del Rey | Racing 2 - Murcia 0

Tchité remonta y Daudén machaca

Tchité remonta y Daudén machaca

El burundés volvió a ser clave con un gol. El árbitro contradijo al línea en el segundo tanto de Pereira. El Murcia muy defensivo empatar al final.

El Racing remontó y continúa de fiesta tras sufrir un cambio radical. Tchité, en estado de gracia (seis goles en los últimos cuatro partidos), volvió a ser el héroe al convertir de nuevo en oro una patata sin rumbo. El acierto fue posible otra vez gracias a la ayuda de un defensa rival. El domingo su colega fue Camacho.

Esta vez escogió a Lillo. Su tanto dio la vuelta al 2-1 de la ida con justicia, pero Daudén, a cinco minutos del final, se encargó de finiquitar al Murcia. En la jugada polémica, el línea había señalado un fuera de juego de Pereira que, por si las moscas, había finalizado la misma con un toque picado que acabó en las mallas. Aun así, y para sorpresa de todos, el colegiado pasó de su compañero y dio validez a su incursión. Quizás entendió que el balón, al recibirlo tras una pared, procedía de un contrario. Sinceramente, su decisión pareció equivocada pero Clemente no puede aferrarse a ella para justificar la derrota. El Murcia ya había perdido mucho antes. Casi desde que salió. Revisen su defensiva alineación.

Combinados.

Muñiz, por el contrario, apostó por una mezcla entre suplentes con galones, meritorios, aspirantes a titulares e indiscutibles, así que ya no podrá ser criticado por tirar ninguna competición. Y su atrevimiento fue de agradecer, pues el Racing ofreció unos primeros 25 minutos sensacionales. Aunque también fueron los únicos. El equipo estuvo muy bien plantado en defensa, seguridad que multiplicó el Murcia con su indolencia. Además, el técnico dio rienda suelta a sus laterales. Un libertinaje en el que se evidenció que Valera es mejor defensa que interior porque con metros sorprende y desborda. Sin ellos sólo lucha y cabecea.

Los mediocentros se sumaron a la fiesta. Luccin tocó y descongestionó como debe hasta que se lesionó y Colsa estuvo combativo y tuvo llegada. Pero el mejor de todos volvió a ser Munitis. Con tanta intermitencia como maestría. Al ariete, ahora desplazado a la banda por necesidades del guión, sólo le faltaba físico para regalarnos sus mejores detalles. Y ya parece que lo tiene. Se metió desde la banda al centro con mucho peligro y conectó con los delanteros con gran picardía. Está tan sobrado que hasta le dio para gozar de una buena ocasión de gol merced a un potente testarazo y regaló pinceladas. Muchas, porque le sobran.

Aunque no logró mojar, elaboró el primero. Él fue quién coordinó la decisiva jugada local en esta primera mitad. El del Pesquero recibió un balón de Serrano en la media luna del área, lo controló, se revolvió y, al no tener opciones de disparo, abrió a la derecha aprovechando la llegada de Tchité. El burundés, en estado de gracia, empalmó con la misma calidad que casi siempre (poca). Su lanzamiento se marchaba fuera de banda pero pegó en un defensa pimentonero y sorprendió a Elía. Gol. Parecido al del pasado domingo. Con idéntico valor.

Defensivo.

¿Y el Murcia?, se preguntarán. Pues acudió a la cita con unas formas y temores esperadas viendo a Clemente en su banquillo. Cinco defensas ocuparon la línea de atrás pero hubo más destructores esparcidos por el campo, caso de Mejía. Con tan poco talento hubo escasa creación. Sólo un disparo lejano de Bruno en el minuto 23 fue su única aportación ofensiva en el primer asalto.

Con el resultado ya en contra, el técnico de Barakaldo sustituyó a un defensa por un mediocentro, que es equiparable en cualquier otro entrenador a que mande a su portero rematar los córners. Y le salió bien. Su equipo comenzó a dar otra imagen. Como si de verdad quisiera pasar la eliminatoria. Cogió mejor la zona de rechace y entró por bandas, sobre todo Dialiba. Sin embargo, su mejor ocasión llegó a balón parado. Xisco Campos remató sólo en el segundo palo. Fuerte y picado. Coltorti reaccionó.

El Racing entendió que sestear le podía salir caro así que reaccionó. Munitis, Tchité por dos veces y Jose Moratón, con un testarazo que se estrelló en el muñeco, pudieron dar la puntilla antes al Murcia. Pero Daudén prefirió ser el ejecutor.

El detalle. Larga charla de Clemente y Muñiz

Tal y como sucedió en el Nuevo Estadio de La Condomina, Javier Clemente estuvo hablando largo tiempo, prácticamente durante todo el calentamiento de las dos escuadras, con los dos técnicos racinguistas, Juanjo y Muñiz. Seguro que sólo dio buenos consejos.