Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga 1,2,3
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Euroliga
  • Liga Holandesa
  • Liga Belga
  • Liga Rumana
  • Liga Turca
  • NBA
  • Liga Chilena
  • Masters 1000 Montecarlo
  • Copa Argentina
LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Ligue 1
Lyon Lyon LYO

-

Angers Angers ANG

-

Liga Portuguesa
Tondela Tondela CDT

-

Boavista Boavista BOA

-

Nac. Madeira Nac. Madeira NMA

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Liga Holandesa
Heracles Heracles HCL

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Liga Belga
Standard Standard SDL

-

Genk Genk GNK

-

Liga Rumana
FC Hermannstadt FC Hermannstadt HER

-

FC Voluntari FC Voluntari VOL

-

Astra Giurgiu Astra Giurgiu AGI

-

Universitatea Craiova Universitatea Craiova UCR

-

Liga Turca
Kasimpasa Kasimpasa KAS

-

Bursaspor Bursaspor BRS

-

NBA
San Antonio Spurs SAS

-

Denver Nuggets DEN

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Golden State Warriors GSW

-

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

115

Philadelphia 76ers PHI

131

Liga Chilena
U. de Conce U. de Conce UNC

-

D. Iquique D. Iquique IQU

-

Masters 1000 Montecarlo
dusan_lajovic Dusan Lajovic LAJ
-
lorenzo_sonego Lorenzo Sonego SON
-
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
-
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
-
borna_coric Borna Coric COR
-
fabio_fognini Fabio Fognini FOG
-
Copa Argentina
Boca Juniors Boca Juniors BOC

-

Estudiantes de Río Cuarto Estudiantes de Río Cuarto AAE

-

El árbitro se puso enfrente

Liga BBVA | Real Madrid 3 - Athletic 2

El árbitro se puso enfrente

El árbitro se puso enfrente

Álvarez Izquierdo enloqueció el partido. El Madrid se impuso con justicia. El Athletic se perdió cuando se olvidó del fútbol. Higuaín, autor de dos goles

El Madrid mereció vencer, pero se le cruzaron tantas interferencias en el camino que sus valores, al final, se despistaron entre el ruido. La principal distorsión fue el árbitro, Álvarez Izquierdo, que antes que ayudar a unos y perjudicar a otros, tuvo el efecto de enfadarlos a todos, de colocarnos ante un partido diferente al planteado de inicio, más alegre, según nos dio tiempo a adivinar

Caparrós también tuvo su influencia. Desafió al Madrid por el orden y por el caos. Primero apostó por jugar al fútbol porque su equipo lo respira, pero después quiso descubrir sus oportunidades en un partido bronco. Conocía a Schuster y a Álvarez Izquierdo, de manera que recriminó al alemán por dirigirse al árbitro y aquello desató un alboroto de reproches y desconcierto. Por la discusión y por la secreta satisfacción que le causaba, el entrenador del Athletic nos recordó al Caparrós del Sevilla y al Cristóbal Soria que allí permanece.

Es difícil decir si su equipo salió beneficiado del embrollo, porque hasta entonces su juego, pese a perder por 2-1, estaba siendo apreciable: movía con criterio la pelota y sólo en el último momento le invadía una extraña timidez, que pudiera ser déficit de confianza o falta de instinto. Dicen que los buenos futbolistas se activan con un hambre que no es de pan, sino de deseo de triunfar, de vengarse, de proclamarse. Sirve cualquier sentimiento reivindicativo. Los jugadores del Athletic parecen, en cambio, hermosamente afligidos.

Como ese estilo perfumado tiene al Athletic con cuatro puntos, Caparrós quiso abrir otro camino y tal vez lo consiguió. Al poco tiempo del bochinche, Álvarez Izquierdo señaló penalti de Heinze por manotear la cara de Llorente, que se encontró con una garra cuando pugnaba por rematar una falta. Fue una argentinada, un truco de defensa veterano que sólo tiene efecto cuando pasa inadvertido, y este no fue el caso. Demasiadas veces, por cierto, Heinze confunde el fútbol con la guerrilla. Le sucede en el campo y fuera.

El lío.

Pero ya estaba montada. Iraola transformó el penalti y en el viaje de vuelta palmeó la cara de Marcelo para cobrarse afrentas que siguieron luego. Acto seguido, con el partido convertido en un revuelo, Álvarez Izquierdo comenzó a sacar tarjetas para espantar fantasmas. La vieron Sneijder y Etxebe sin que hubiera hecho otra cosa que pasar por allí. Después le perdonó la roja a Marcelo, que embistió alevosamente a Etxebe, el jugador más accidentado del partido junto a Michel Salgado, porque los años atacan, especialmente, nuestra forma de caer; la diferencia es que de viejos nos hacemos daño.

Con ese incendo y ese empate se alcanzó el descanso. Al cuarto de hora comprobamos que el Madrid agitado sería todavía más peligroso, porque allí sobran hambre, venganzas y proclamas. Cada jugador quiere demostrar algo: que no está empezando, que no está acabado, que merece más. Y esa rebelión de almas pasa por encima del sistema, la geometría y, casi siempre de los rivales.

En el minuto 49, Higuaín disparó al travesaño. Segundos después, lo hizo temblar Heinze, que rebañó un error de Yeste. Poco más tarde fue Robben quien puso a prueba los reflejos de Iraizoz y la paciencia de los que le miran, porque con frecuencia le sobra un regate y le falta perspectiva.

El Athletic estaba contra las cuerdas víctima de la tempestad que había alimentado. Fue después de una magnífica ocasión de Gabilondo cuando volvió a marcar Higuaín. Si en la primera mitad batió a Iraizoz con un zurdazo seco, esta vez nos mostró otro registro: persiguió un gran pase de Gago y a la carrera burló la salida del portero. Schuster celebró el gol con un par de cortes de manga.

Guti entró por Van der Vaart y Diarra sustituyó a Sneijder, que se marchó con el honor de haber sido el mejor de la primera parte. Además de un gol espléndido estuvo muy cerca de conseguir otro mejor todavía, al rozar la escuadra con un disparo desde su propio campo; lo calculó todo menos el viento.

Álvarez Izquierdo, que en la primera parte se equivocó al señalar un fuera de juego a Higuaín que le permitía encarar mortalmente a Iraizoz, volvió a enredar la segunda mitad. Expulsó justamente a Amorebieta, pero entonces el Athletic le recordó la patada de Marcelo. Después pasó por alto una caída de Llorente en el área por una carga de Pepe de dudosa legalidad

Llorente, por cierto, se bastó para tener ocupados a los centrales y les ganó no pocas batallas. A falta de siete minutos, se sacó un cañonazo que melló el palo. Allí dejó su firma y su pierna, porque acabó lesionado.

La conclusión quedó envuelta en el ruido El Athletic fue bueno y el Madrid fue mejor. Pero el árbitro se puso enfrente.