Manita de la cantera

Liga de Campeones | Basilea 0 - Barcelona 5

Manita de la cantera

Manita de la cantera

ap

Messi, Sergio, Bojan (2) y Xavi liquidaron al Basilea

Tres goles en 22 minutos de partido, otras tantas ocasiones claras y un penalti de manual a Leo Messi que el árbitro convirtió en un córner. El Barcelona se propuso ganar en Basilea para centrarse en la Liga, en los cuatro puertos de primera categoría que le esperan desde finales de noviembre (Sevilla, Valencia, Real Madrid y Villarreal), y lo consiguió sin oposición. Al descanso ya tenía el encuentro liquidado. No tuvo rival en el campeón suizo, que a los cuatro minutos ya había mostrado sus muchas carencias: una delantera inexistente, un mediocampo blando y una defensa lenta y despistada. Demasiada ventaja ante tipos como Xavi, Messi y compañía.

Una compañía que anoche volvió a cambiar, en ese carrusel multicolor que son las alineaciones de Pep Guardiola. El técnico se decidió por fin a darle cancha a dos relegados, los únicos dos futbolistas de su plantel que todavía no habían jugado desde el inicio: Bojan Krkic y Sylvinho Mendes. El catalán, fiel a su costumbre, no desaprovechó la ocasión: a los 22 minutos recibió un pase de Messi en la frontal del área, se sacó de encima a Safari y sacó un derechazo cruzado que superó a Costanzo. Era el 0-3, otra demostración de que la cantera blaugrana va viento en popa, porque antes habían marcado Messi y Sergio, en su estreno como goleador en el primer equipo, y luego ampliaron la goleada Bojan y Xavi, nada más arrancar la segunda parte.

El marcador confirmaba que la Champions League propicia a veces banquetes de primer nivel, como el Atlético-Liverpool, pero también meriendas a lo pobre como la pachanga del mítico aunque remozado St. Jakob. A todo el mundo le gusta ver goles, pero un partido de fútbol requiere de la participación de dos equipos. Y el Basilea no lo fue.

Otro Messi.

Acusado a menudo de individualista y chupón, Messi mostró ayer una faceta diferente de su fútbol. Alejado de la banda derecha, el Pulga volanteó con libertad entre líneas y por el frente de ataque, que anoche completaban Bojan y un todavía deslucido Hleb. Marcó el primero, con un toque sutil de zurda tras un centro de Alves, y luego dio dos más, uno a Bojan y otro a Xavi. El descanso en Bilbao le sentó bien, tanto que Guardiola decidió mantenerlo en el campo todo el partido.

Los cambios, en un goteo durante la segunda mitad, deslucieron algo el juego del Barça. Henry sigue lejos de aquel jugador eficaz que fue una vez, y no acertó en el par de ocasiones que tuvo. Cáceres entró por Márquez para situarse junto a Puyol, y al final tuvieron algún trabajo, con la entrada del brasileño Eduardo. Touré pidió el cambio a los 67', por unas molestias que no le impedirán jugar el sábado contra el Almería.

Vuelve el Barça con el trabajo hecho, reforzada su imagen europea en base a una goleada fácil pero no menos importante. Desde ahora y hasta los turrones deberá demostrar que en casa también da miedo.

Guardiola ya ha usado a todos

La entrada de Sylvinho y Bojan en la alineación titular de ayer supone que el entrenador del Barça ha utilizado ya a sus 21 jugadores de campo. Sólo quedan Pinto y Jorquera.