Lucila: "Santi es incapaz de hacer daño a nadie"

Liga de Campeones | Atlético de Madrid

Lucila: "Santi es incapaz de hacer daño a nadie"

Lucila: "Santi es incapaz de hacer daño a nadie"

La hermana del ultra encarcelado proclama su inocencia

Miramas es un pueblo dormitorio a 50 kilómetros de Marsella y allí vive Santos Mirasierra, el aficionado del OM perteneciente al grupo Comandos Ultra 84 encarcelado en Soto del Real desde hace 21 días después de ser detenido al finalizar el partido del Calderón. También viven sus padres y su hermana. Es ella quien acepta el diálogo con AS para explicar la otra versión de los hechos. Lucila nació en Cañamero (Cáceres) y acompañó a sus padres con dos años hasta estas tierras. El padre, Inocente, llegó en 1960 y ella y su madre dos años más tarde. Santos nació en Salón de Provence en 1974. Vive con su novia Severine y trabaja en una empresa que sirve a los grandes almacenes. Su vida es el OM.

"Santi vive de alquilado, no tiene niños, tiene un coche muy viejo, todo lo que gana se lo gasta en el OM. Es su vida. Viaja a todos los desplazamientos. Se pasa las tardes enteras en la sede de los ultras organizando toda la infraestructura. Cose las banderas, las pinta y luego las coloca en el estadio. Antes hacía las fotos, libros, las películas de los partidos Su vida es el OM. Nunca hasta ahora había tenido un problema en un estadio ni fuera. No es cierto que es uno de los ultras más buscados de Francia. Todos le conocen. La Policía, el jefe de seguridad... Si estuviera tan buscado ya le habrían encontrado".

Este fin de semana viajarán para verle por primera vez sus padres, su hermana y su novia, aunque ésta no podrá entrar en Soto del Real al no ser familiar directo. "La cónsul nos dijo que se había quitado las grapas que tenía en la cabeza de un golpe que le dieron. De ánimo está regular, ya son tres semanas allí dentro y lo debe estar pasando mal. Él es muy simple, poco hablador. No es nada violento. Es servicial, piensa mucho en los demás, es de los que dona sangre y ahora está haciendo gestiones para donar también sus órganos y su medula. Un hombre que hace todo eso no puede ser malo, ni causar daño a nadie. Si toda la gente le defiende aquí en Marsella es por algo, es porque saben que es un buen hombre que nunca se ha metido en problemas. Hasta el presidente del OM nos ha ofrecido la cantidad de dinero que necesitamos en caso de que se fije una fianza".

Lucila habla español perfectamente aunque ya sólo lo practica con sus padres, que son los que peor están llevando el asunto. Su marido y su hijo se muestran más indignados. "¿Cómo se puede tener a alguien tres semanas en la cárcel sin ser juzgado? Si tuvieran claro que Santi tiró la silla que hirió al policía ya le hubieran juzgado, pero el abogado nos ha dicho que el juez no tiene ni una imagen de esa posible agresión. Por eso ve y ve el vídeo Lleva tres semanas viendo las mismas imágenes, si sigue es porque no tiene pruebas. El problema es que si ahora sale libre, se demostrará que la Policía se equivocó y eso no lo quieren aceptar".

"Que no vengan los atléticos"

"La Policía de Marsella ya ha dicho que no quiere aumentar el número de agentes para proteger a los que puedan venir. La UEFA también ha recomendado que no vengan. Aquí no somos violentos por mucho que se diga lo contrario en España pero esta vez no sabemos qué puede pasar. A nuestra gente la Policía le ha pegado allí, no se olvida".

"No hay vídeo que le culpe"

"Miren, miren, ese que tira la silla no es Santi, él está abajo, miren, miren, ahora sube Primero decían que la silla que alcanzó al policía era roja, ahora dicen que es blanca". Es Adrián, el sobrino, quien intenta defender a su tío ante los periodistas. Han repasado el vídeo, las imágenes de lo que ocurrió en el estadio Vicente Calderón e insisten en proclamar su inocencia y que se excarcelado lo antes posible de Soto del Real.

La Policía y el fiscal ratifican la acusación a Mirasierra

Tomás Martín, juez titular del juzgado de lo penal número 33 de Madrid, ratificó la prisión preventiva para Santos Mirasierra, de 34 años, francés de origen y con pasaporte español, que sigue ingresado en la prisión de Soto del Real desde el pasado 3 de octubre acusado de alteración del orden público y de atentado contra la autoridad. Según fuentes policiales, Mirasierra fue el que encabezó la revuelta en el Calderón en el partido entre el Atlético y el Marsella. Así lo ratificó ayer ante el juez uno de los policías que resultó herido en los desórdenes, al que se le otorga presunción de certeza por su condición de miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El abogado de Mirasierra, Erlantz Ibarrondo, llamó a declarar a cuatro testigos que estuvieron esa noche en el estadio y que exculparon al preso. El juez Tomás Martín también ordenó un nuevo visionado de los incidentes en el que Santos Mirasierra es localizado porque esa noche llevaba una gorra de color amarillo.- J. Maroto