Temas del día

El Reyno será un infierno

Primera | Osasuna - Murcia

El Reyno será un infierno

El Reyno será un infierno

Osasuna puede bajar hoy contra un 'motivado' Murcia

Suele estilarse en noches como esta que en el macuto de cada futbolista haya cabida, amén de lo de turno (balón, las botas de tacos de aluminio -por si la cosa se pone fea- y la equipación oficial) con esos artilugios tan inesperados como socorridos en el tramo final de temporada: una calculadora, un transistor, una tarro de tranquilizantes y, en el caso de los grana, dejar un hueco por si cae ese incentivo al trabajo bien hecho. El Reyno se prepara para el infierno. Al Real Murcia se le tratará como si del Real Madrid se tratara y es que la ocasión lo merece. Osasuna puede descender esta noche y regresar a Segunda ocho años después. Para ello se requiere una carambola, pero tal y como está la temporada rojilla nada sería descabellado: debe perder ante el Murcia, que gane el Recre en Almería (¿habrá favor 'a la vasca' en el Sur de España?), el Zaragoza en La Romareda a un Real Madrid ya campeón y que el Valladolid saque, al menos, un punto ante el Getafe... Cuatro partidos a los que mirar, una esperanza a la que aferrarse.

Se espera un sobrecito desde la vecina capital maña y tampoco se descarta que desde Valladolid y Huelva terminen de levantar el ánimo de un Murcia ya descendido desde hace dos jornadas y cuyo único objetivo pasa por acabar de forma digna y que el Levante no le dé alcance. Clemente recupera a Pignol y Mejía, ambos serán titulares, aunque el once es toda una incógnita.

En el bando rojillo destaca la apuesta por Hugo Viana en la mediapunta. Ziganda, ya desesperado, se aferra al portugués para acabar con la sequía goleadora y hacer que el único infierno que conozca Osasuna siga siendo el que se crea en la grada del Reyno ante la llegada del Real Madrid de Schuster la próxima temporada. O eso, o vérselas de nuevo con el Murcia a partir de septiembre...

El 'ídolo' Pablo García apura su calvario grana

La grada del Reyno no podrá saludar al que fuera uno de sus grandes iconos en la última década, el uruguayo Pablo García. El 'canario' se encuentra lesionado aunque en el caso de no estarlo tendría bien complicado entrar, ni siquiera eso, en una convocatoria. Su temporada en Murcia ha sido para olvidar y en los últimos meses ha pasado al ostracismo. Llegó como referente en el centro del campo y en Nueva Condomina se ha hablado más de él en los últimos meses por su actitud negativa (hace poco no quiso ni acercarse al estadio para ver a sus compañeros tras verse fuera de la lista) que por su rendimiento.