El Sevilla gana el derbi pero pierde la Champions

Primera | Betis 0 - Sevilla 2

El Sevilla gana el derbi pero pierde la Champions

El Sevilla gana el derbi pero pierde la Champions

Diario AS

Los jugadores del Betis portaron brazaletes negros en memoria de Eusebio Ríos.

El Sevilla ganó el derbi hispalense con suficiencia y saber estar ante un Betis que le puso muchas ganas pero pocos recursos, aunque el triunfo visitante, que supone asegurarse participación europea por quinto año consecutivo, quedó entristecido al no tener ya opciones de Liga de Campeones.

El Betis, que se aseguró la permanencia en la anterior jornada, se jugaba darle la alegría del año a sus seguidores en este partido de la máxima rivalidad, pero fue de más a menos y acabó totalmente controlado por su rival.

Como ya sucediera el pasado miércoles en Santander, el técnico sevillista, Manolo Jiménez, quiso reforzar el centro del campo con la presencia del argentino Federico Fazio, con lo que volvió a sacrificar a Jesús Navas en el extremo derecho para equilibrar en la medular el potencial local.

En la parte verdiblanca, Paco Chaparro volvió a contar en la delantera con una de las figuras del equipo, el brasileño Edu Schmidt, quien reapareció después de varias jornadas lesionado.

Con estas, fue el Betis el que más empujó, el que más atosigó al rival y el que tuvo más llegada, porque cuando el Sevilla atacó se encontró con una defensa bien dispuesta que llevó a la precipitación de los visitantes, quienes sólo a balón parado intentaron algo.

Gol de Luis Fabiano

A los de Heliópolis, pese a todo, les faltó concretar sus llegadas y así se rebasó la media hora, con dominio infructuoso que los de Nervión aprovecharon para poner el 0-1 en un pase del brasileño Daniel Alves a su compatriota Luis Fabiano, quien, con serenidad, batió al portugués Ricardo Martins ante la indecisión de la zaga y logró su vigésimo cuarto tanto en el campeonato.

El Betis redobló sus esfuerzos y mantuvo la presión, pero igualmente el Sevilla no se complicó en la defensa e intentó que el balón estuviera alejado de su área, con lo que llegó al descanso con la mínima ventaja.

Los de Chaparro iniciaron la segunda parte con las mismas ganas con las que acabaron la primera, pero otra vez pegó el Sevilla, ahora en un córner que sirvió Daniel Alves y que remató de cabeza Fazio, como ya lo hiciera en El Sardinero, aún en esta ocasión con la colaboración del defensa Damià Abella, quien desvió el balón.

Tangana

Poco después, en el minuto 55, los dos equipos se quedaron con diez jugadores, por las expulsiones Daniel Alves y Arzu tras una trifulca entre futbolistas.

Este incidente pareció favorecer a los locales, ya que Daniel Alves aporta mucho a los sevillistas y porque además los béticos se enrabietaron en busca de darle la vuelta al marcador, aunque se mantuvieron con las ideas nulas en el aspecto ofensivo y el rival a la contra también pudo hacer daño, como en una doble oportunidad de Jesús Navas.

Ya en la fase final del choque los béticos se mostraron con un gran desgaste físico y bajaron la intensidad, y ello potenció la seguridad sevillista para mantener el holgado marcador.