Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Copa Argentina
Estudiantes Caseros Estudiantes Caseros CAE

-

Real Pilar Real Pilar RPF

-

Defensa y Justicia Defensa y Justicia DYJ

-

Independiente Independiente IND

-

Talleres Talleres TLL

-

Banfield Banfield BNF

-

Robinho: fiesta sorpresa en su 24 cumpleaños

Primera | Real Madrid

Robinho: fiesta sorpresa en su 24 cumpleaños

Robinho: fiesta sorpresa en su 24 cumpleaños

25 de enero de 1984. En esa fecha y en Sao Vicente (Brasil) nació Robson de Souza, Robinho. Ayer sus mejores amigos le quisieron dar una fiesta sorpresa en su 24 cumpleaños en el 'Buddha del Mar'. El brasileño confirmó con este detalle que vive una época feliz en el Real Madrid...

Dime qué me has liado que te temo. Eres un liante (risas). Madre mía, estoy ansioso. Nunca me pongo nervioso, pero quiero saber qué me tenéis preparado".

Estas fueron las primeras declaraciones de Robinho cuando llegó a las 17:00 horas de ayer a Buddha del Mar, lugar en el que fue citado para el reportaje. A su lado conducía Junior, conocedor de la sorpresa, pero perfecto cómplice. Cuando entramos en la sala, el Buddha ofrecía un aspecto desconocido: no había nadie... O eso creía el crack brasileño.

En un anexo de la sala principal ya le esperaban desde hacía media hora Baptista, Drenthe, Marcelo, Pepe, e incluso Simao y David Bustamante, un atlético de pro y un gran amigo del brasileño que no se quisieron perderse la fiesta sorpresa de un jugador que se ha convertido en el niño mimado de todos sus compañeros. Además de estos y de otros amigos del crack como Cayo o Grego, le esperaban dos sorpresas: un grupo de hip hop llamado C-Girls y un grupo de samba brasileño de Renato Promociones. La fiesta estaba preparada, pero se iba a hacer esperar un poco. Antes, por supuesto, tocaba hablar de fútbol y de Robinho.

Queda Liga.

Lo primero que quiso dejar claro el brasileño fue que a pesar de que la victoria del Calderón fuera vital, la Liga aún no está ganada: "Quedan muchos partidos. Sabemos que estamos en el buen camino, el equipo está bien, con mentalidad positiva, pero todavía la Liga no ha terminado. Queremos seguir jugando así porque estamos felices y ojalá podamos ser campeones".

Respecto a su estado de forma, el crack no dudó en confirmar su buen momento: "Estoy cada año mejor y espero seguir jugando bien y principalmente en los partidos decisivos. Primero tenemos al Villarreal, luego la Champions y sé que tanto el equipo como mi entrenador confían en mí. Sé que la gente del Madrid me quiere. Espero que la gente pueda ver al mejor Robinho en los próximos encuentros".

Tampoco se escondió cuando fue preguntado si disfruta más con Schuster que con Capello: "Seguro que disfrutamos más con Schuster porque jugamos más a gusto, mejor, como la gente quiere. En el Madrid no vale sólo ganar. Hay que ganar y jugar bien y Schuster tiene esta filosofía. A veces ganamos sin jugar bien, pero hay partidos así para ganar la Liga. Fíjese lo que pasó contra el Mallorca. Jugamos bien y perdimos. Eso fue muy duro".

Su mejor regalo.

Hoy que cumple 24 años Robinho no quiso perderse la oportunidad de pedir dos deseos y todos relacionados con el fútbol: "Mi mejor regalo será ganar al Villarreal, jugar bien y ojalá pueda marcar un golito el domingo porque voy a estar muy feliz". También reflexionó sobre su unión a un madridismo que cada día le quiere más: "Me llena de orgullo. Me deja muy feliz porque yo no veo la hora de que empiece el siguiente partido en el Bernabéu para poderle hacerle feliz. En el Madrid tienes que estar preparado para aplausos y pitos, pero hay que seguir luchando".

Respecto a su futuro, Robinho no titubeó y se unió al club de Sergio Ramos y de esos jugadores que quieren finalizar su carrera de madridista: "Seguro que me quiero retirar en el Madrid. Este es un equipo para estar toda la vida, en lo bueno y en lo malo. El club es el mejor, la ciudad es buenísima. He dicho que quiero dejarlo con 30 años como campeón de Europa. Si las bicicletas me siguen saliendo me quedo y si no me tendré que retirar". (risas).

La sonrisa que mostró Robinho en toda la tarde se le borró de la cara cuando salió sobre la mesa el tema Ronaldinho: "No sé si le está faltando el respeto. Ronaldinho es la mayor estrella del Barcelona. Cuando el Barça no juega bien la culpa es de Ronaldinho. Es un fenómeno y es un gran jugador y con trabajo y lucha puede ser el de siempre. No ha cerrado su ciclo allí todavía y le queda mucho por darle a ese equipo".

De la seriedad pasó a la risa cuando se habló de Rijkaard y de sus declaraciones llamando "gordito" a Ronaldo: "Cuando estaba en el Madrid Ronaldo no estaba gordo. Ahora no lo sé. Hace tiempo que no le veo y lo único que sé es que cuando él está bien es el mejor delantero del mundo".

¡Y llegó la fiesta!

Y tras la entrevista llegó el momento de abrir los regalos, antesala de la fiesta: un casco vikingo para recordarle de dónde viene y a dónde va, una piruleta del Real Madrid a la que besó, un gorro con un balón de fútbol y la locura llegó con los calzoncillos de Ronaldo llegados de Milán: "Madre mía, muy bien, son de Ronaldo... ¿Veis cómo no está tan gordo? Muchas gracias. Esto me da muchos ánimos para jugar el domingo. Sé que contra el Villarreal jugaremos un partidazo, será difícil, pero seguro sé que el Madrid entrará a tope para sacar los tres puntos. Espero poder marcar un golito para celebrar los regalos que me habéis hecho. Apuesto por una victoria del Madrid con un gol mío".

Y tras esta respuesta salieron desde la nada sus compañeros de equipo, una tarta gigante con dos velas que mostraban sus 24 años y el grupo de batucada, que entonó el cumpleaños feliz al más puro estilo brasileño (incluso el holandés Drenthe se arrancó a intentarlo, lo que provocó la risa del resto).

Cuando Robinho giró la cabeza y vio la fiesta que tenía preparada sólo pudo decir: "No me lo creo. Gracias de verdad". Robinho, Pepe, Baptista, Drenthe, Marcelo y Simao pasaron a unos sillones cercanos a un escenario donde, tras descorchar la botella de Champagne y brindar por "la Décima", Simao afirmó: "Yo no juego Copa de Europa, pero le deseo que sea feliz". El hip hop y la batucada fueron las estrellas de una tarde en la que Robinho vivió la fiesta sorpresa más feliz de toda su vida. Y que cumplas muchos más crack...