Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

"Lo de los chinos no es un sacrilegio; lo terrible es lo de ahora"

Iñaki Badiola

"Lo de los chinos no es un sacrilegio; lo terrible es lo de ahora"

"Lo de los chinos no es un sacrilegio; lo terrible es lo de ahora"

Iñaki Badiola (San Sebastián, 1964) ha revolucionado el fútbol español al proponer una candidatura a la presidencia de la Real Sociedad respaldada por inversores chinos.

Usted, por su puesto, jugó al fútbol.

La Tercera División fue mi tope aqu era un mediocampista bregador, un todo terreno. A Primera llegué en Australia y Hong Kong, pero no presumo. El nivel allí es de la Tercera nuestra.

Emigró pronto.

Cuando terminé la carrera, con 23 años, mi primer trabajo me llevó hasta Australia. Me había licenciado en Derecho, especialidad de Economía, y estuve allí dos años. Me contrató un banco de Sydney y pronto fiché por el equipo de los italianos de allí. Más tarde pasé a otro banco que me mandó a Hong Kong y China; allí estuve casi seis años. En Hong Kong jugué en el Happy Valley, uno de los mejores. También acabé Educación Física, que es mi verdadera vocación.

Lo confirma su condición de maratoniano.

He acabado diecisiete, quince de ellas por debajo de las tres horas. El último, el 23 de abril en Madrid, hice 2 horas, 57 minutos y 17 segundos. También me va el triatl desde el año 2000 he participado en todos los de San Sebastián.

Todo un 'cachas'.

No, más bien todo un fino. Al meterle tanta caña al cuerpo te quedas chupao. Lo que sí soy es 'deportedependiente'; necesito hacer deporte para vivir bien.

Casado y con hijos.

Tres: dos niños de once y diez años y una niña de cinco.

Volvamos a China, que es donde se cuece el proyecto de una nueva Real, imagino. Chinos en Anoeta: ¿no suena a sacrilegio?

Para nada, lo terrible es lo de ahora.

Cuente, cuente...

Trabajaba en el Grupo Santander en Madrid y acabamos montando un banco de inversión en China con gente del grupo y ciudadanos chinos. Actualmente tenemos tres oficinas allí y una en Hong Kong, Madrid y San Sebastián, y nos dedicamos a invertir en la bolsa china. Por los años que pasé en China me convertí en un defensor de la cultura asiática, en general, y de China en particular.

¿Y cómo es su vida?

Me reparto entre Madrid y San Sebastián y paso una semana al mes en China. Poco a poco fuimos tomando conciencia de la zozobra en que vive la Real; indiscutible en lo deportivo y también en lo económico, pues una cosa va muy ligada a la otra. En febrero de 2006 hicimos una propuesta al consejo directivo que presidía Miguel Fuentes, a quien considero una persona excelente. Se trataba de incorporarnos a su equipo y ofrecerles una serie de alternativas de crecimiento relacionadas con China.

¿Y eran?

Lo primero, montar unas tiendas deportivas en exclusividad, en los duty free de Shanghai y Beijing. Si usted pasa por esos aeropuertos y compra un bocadillo, un recuerdo, un puro, un cosmético, pasará por nuestras tiendas. Propusimos montar esas tiendas y vender veinte equipaciones de la Real con el lema 'Beijing 2008' y explotarlas con el visto bueno el Comité Organizador de los Juegos. La segunda alternativa era cambiar el nombre del estadio, Anoeta por Beijing 2008 Arena, como reclamo publicitario y al objeto de conseguir dar en China los partidos de la Real con el Madrid, el Barcelona, el Valencia, el Atlético y el Sevilla, que tienen allí mucho seguimiento, sobre todo los dos primeros, y más en un estadio con ese nombre. Naturalmente que de acuerdo con Audiovisual Sport, que era quien tenía los derechos para el extranjero.

Interesante.

Y en tercer lugar traer a la selección china de fútbol a disputar un amistoso con la Real y que televisaría la cadena estatal china. Los Juegos de agosto van a ser una locura all piense que llevan trabajando durante tres años con cuatro mil deportistas de todas las especialidades, están encerrados preparando el evento con todas sus fuerzas. Allí todo tiene un sentido, un porqué. No es casual que se inauguren el día ocho del mes ocho de 2008: ¡es la búsqueda de la buena suerte! El fung shui.

¿Y el fútbol allí cómo está?

Ha explotado, definitivamente. No tienen una Liga a nivel europeo ni una gran selección, pero no es difícil ver dieciséis mil personas en un partido de su Primera División.

¿Y la respuesta de Fuentes y compañía fue "no, gracias"?

La propuesta de febrero de 2006 la pusimos por escrito en diciembre ese mismo año. Mantuvimos ocho reuniones con ellos; repetimos todo lo anterior y nombrar dos consejeros chinos y ayudarles en la gestión del club, pues algo entendemos de eso. Nos contestaron que preferían seguir por su cuenta, que si acaso les gustaría mantener una relación comercial con nosotros. No nos interesó, pues la Real no estaba siendo bien gestionada. Con el tiempo Fuentes dimitió, también María de la Peña, su sucesora en la presidencia, y mi equipo decidió presentarse a las elecciones del 3 de enero con un mensaje claro: 'Erreala Primeran'.

¡Clarísimo!

Y con doble sentido. 'Primeran' en euskera significa ¡qué bien! ¿Que te ha tocado la lotería? '¡Primeran!' ¡Qué bien! Y también puede interpretarse como 'La Real, a Primera', claro.

Hasta ahora su candidatura es única y tal como está el patio, igual nada cambia hasta el día 3. ¿Qué harán si ganan con o sin oposición?

Tratar de llegar al ascenso con todas nuestras fuerzas. La idea es traer cuatro refuerzos que ayuden a la cantera, que no está mal, si acaso un poco tierna. Pero estamos casi seguros de que alguna candidatura más aparecerá por ahí...

¿Seguirían ustedes con el mismo cuadro técnico?

Decidiremos cuando conozcamos de cerca a Coleman y a Salva Iriarte. Hablaremos y analizaremos si quieren correr este maratón con nosotros.

¿Y qué palpan por las calles donostiarras?

La gente se está animando poco a poco.

¿Y las instituciones?

Son recelosas, dudan de proyectos que no son fáciles de monitorizar por su parte. Este es un proyecto empresarial que no tiene nada que ver con lo que se ha llevado hasta ahora en la Real, que vivía de las subvenciones y demás. Mire usted: con el descenso, los derechos de televisión pasaron de diez millones el año pasado a uno y medio este; los ingresos por abonados, de 7,5 a 4,7 y el mercadeo, de 7,8 a otros 4,7. El descalabro económico ha sido enorme.

Y el futuro ni le cuento si no hay un cambio.

Por eso hablamos de meterle a la Real el tubo de ingresos de China. Hay que modernizarse, necesitamos un nuevo modelo de gestión, fútbol con corbata le llamamos. El modelo tradicional está en quiebra; ya no se trata de vender camisetas en la Concha

La Real, como los clubes que repartieron sus acciones en pequeñas dosis, está muy controlada por ciertas familias. ¿Qué opinan sobre todo esto?

Estamos tendiendo puentes a ellas y tratando de convencerlas de que éste es el camino por el bien del club.

A la mayoría de innovaciones se les suele acusar de esconder un pelotazo económico tras de sí.

¡Mucho haremos si no perdemos dinero! Nada de pelotazos, ¿cómo se hace eso en esta Real? En mi caso esto tiene raíces sentimentales. El pasado día 18 murió mi aita (padre en euskera), con el que tenía una gran relación. Siempre nos dijo a mis hermanos y a mí que hiciéramos algo por nuestra tierra, por nuestra raíces, por lo que queremos: "Haced cosas que empapen", repetía sin duda porque era un hombre del mar, capitán de barco y práctico del puerto de Pasajes. Ese haced algo por la tierra, para mí ahora es hacer algo por la Real. Usted sabe los problemas que tenemos en Euskadi y en Guipúzcoa y la Real es de los pocos puntos de encuentro entre todos, de los pocos foros donde no se habla de política, donde todos remamos en la misma dirección.

De todo este desaguisado hay culpables, claro.

Lo peor ha sido aplicar un modelo de gestión que ha fracasado, ir siempre a rebufo de los problemas. Las últimas directivas no han sabido o no han podido anticiparse a los hechos, han ido con el pie cambiado. Fuentes, De la Peña, ahora Larzábal ¡pongo la mano por ellos! No se han llevado un euro, han coleccionado disgustos. Heredaron una bola de nieve de Astiazaran y se les fue haciendo más y más grande. Por eso necesitamos un cambio.

¿Cuál fue su primera Real, Iñaki?

La de Gaztelu y compañía. Y luego la de Arconada, al que he tenido ocasión de tratar y conocer estos días, la de Idígoras, Alonso, López Ufarte, Zamora En definitiva, esa es la Real que tenemos que recuperar.

Habló antes de la cantera. Los expertos en la Real con los que hemos ido hablando en los últimos tiempos coinciden en que el error no está en Zubieta sino en el nivel de los extranjeros que ha ido a menos de manera escandalosa. ¿Comparte la teoría?

Del todo. Con once de casa no se puede sobrevivir en el fútbol actual. Con seis o siete y cuatro o cinco de fuera, sí. Pero que estos, en efecto, sean futbolistas importantes que no sólo sostengan al equipo sino que los chicos aprendan y crezcan a su lado.

Borrón y cuenta nueva, pues.

El fútbol como empresa, una buena gestión y echar el resto para lograr el ascenso a Primera; dos años abajo y estás muerto. A la gente la veo ilusionada, confío en que las instituciones se convenzan de que nuestro proyecto es el bueno.

Usted contagia optimismo.

Es que estoy convencido de lo que digo; éste es el camino, ya lo verá.

Mucha suerte, Iñaki. Sin la Real, la familia grande de nuestro fútbol no está completa.

Celebro que piense usted así porque, además, es verdad. Erreala Primeran.

Primeran.