Beckham pasa por un calvario en Los Ángeles

Primera | Real Madrid

Beckham pasa por un calvario en Los Ángeles

Cuatro meses después del alirón no juega al fútbol

Hoy se cumplen cuatro meses desde que el Real Madrid se proclamó campeón de Liga, desde que Beckham, emocionado, presumía de sus tres hijos y de su primera Liga con el Madrid, desde que cerraba una etapa de su vida y abría otra en Los Ángeles. Ahora su vida ha dado un giro de 180 grados y lo que era blanco, se ha vuelto casi negro. Llegó a Los Ángeles Galaxy lesionado y así sigue. Su rodilla derecha le ha jugado una mala pasada y no acaba de ponerse bien.

En todo este tiempo sólo ha participado en tres partidos y ha jugado 198 minutos, McClaren ha dejado de llamarle con Inglaterra y la sonrisa ha desaparecido de la cara del futbolista (incluso tuvo que abandonar durante una semana Los Ángeles porque su padre sufrió un infarto y quiso estar con él en Londres).

Compañeros. Estos días corre en solitario y ve los partidos desde el palco. Sus compañeros esperan contar con su ayuda si es que Los Galaxy se clasifican para la liguilla de la MLS. Su entorno le ve triste y apagado. Peter Vanegas, uno de sus compañeros de equipo, explica cómo está: "Normalmente es feliz y chistoso, pero con su lesión está más serio y sin sonrisa. Es normal porque ningún jugador competitivo se siente bien cuando no juega. No te sientes parte de un equipo cuando no puedes entrenarte con él".

Además, parece que Victoria, David y sus hijos tampoco son felices en Los Ángeles y están meditando volver a Inglaterra, donde sí se sienten importantes y valorados. Victoria, que está preparando su gira mundial con las Spice Girls y se pasea por Europa por todos los desfiles de moda, no es feliz con el trato que está recibiendo en América. Dicen que la pareja Beckham se ha convertido en una de las más odiadas de Norteamérica. Incluso, los Cruise, íntimos amigos del matrimonio y vecinos de casa, han decidido cambiarse de domicilio y trasladarse a vivir fuera de la ciudad.