Murió Casaus, la cara amable del nuñismo

Primera | Barcelona

Murió Casaus, la cara amable del nuñismo

Murió Casaus, la cara amable del nuñismo

enric fontcuberta

El Barça pierde a uno de sus grandes patriarcas

El Barça y nuestro fútbol están de luto. A las siete y media de la tarde de ayer Nicolau Casaus dijo basta. Lo hizo a los 94 años de edad y rodeado de los suyos, en Castelldefels, cerca de Barcelona.

Nacido en Mendoza (Argentina) el 13 de febrero de 1913, durante su etapa en la directiva culé, que vivió entre 1978 y 2003, Casaus siempre hizo gala de la más absoluta corrección y voluntad integradora. Llevó hasta el extremo aquel consejo que le diera su madre: "Respeta y te respetarán".

Imponía tal respeto, que era posible ver cómo los aficionados del Real Madrid le aplaudían en el mismo estadio Santiago Bernabéu. Amaba Cataluña, Barcelona y el Barça. Vinculado al club desde su juventud, e interesado por la política de la entidad, fue miembro del comité organizador de los actos de inauguración del Camp Nou, en 1957 (que este año celebra el 50ª aniversario). Antes, en 1946, había fundado, junto con personajes de la talla de Ramallets, Biosca o Samitier, la Peña Solera de Barcelona, la primera gran peña azulgrana de la posguerra. Antifranquista y catalanista convencido, fue un luchador más contra aquel régimen desde el deporte.

Aunque el peso de su palabra dio público apoyo a muchos candidatos a la presidencia, su incursión en unas elecciones, como candidato, no se produjo hasta el año 1978.

En aquellos comicios se impuso Josep Lluís Núñez (él quedó tercero, por detrás de Ferran Ariño y del ganador) y Casaus se le unió después como vicepresidente captado por el barcelonismo clásico con el que el constructor parecía querer revestir la dirección de la entidad. Pronto se convertiría en una figura de prestigio, al frente siempre de la expedición azulgrana en los viajes del equipo profesional, y levantó admiración en todos los ámbitos del fútbol, no sólo español sino también a nivel mundial por su 'savoir faire' en un mundo en continua crispación.

En una posterior etapa fue nombrado presidente honorífico de la entidad, desde donde prosiguió su tarea en el área social, ocupándose del trato con las peñas, que siempre consideró "el verdadero motor del club".

Nicolau Casaus será enterrado mañana viernes a las doce del mediodía en el cementerio de Les Corts, al lado del Camp Nou, su gran casa de toda su vida.