Amistosos
FINALIZADO
Panamá Panamá PAN

1

Ecuador Ecuador ECU

2

Euroliga
FINALIZADO
Khimki Moscú KHI

85

Buducnost Voli BUD

69

FINALIZADO
CSKA CSK

99

Zalgiris ZAL

97

NBA
FINALIZADO
Washington Wizards WAS

125

Los Angeles Clippers LAC

118

FINALIZADO
Orlando Magic ORL

91

Toronto Raptors TOR

93

FINALIZADO
Miami Heat MIA

92

Brooklyn Nets BKN

104

FINALIZADO
New York Knicks NYK

114

Portland Trail Blazers POR

118

Campeonato Brasileño Serie A
Eurocup
Fraport Skyliners FRA

-

Lietuvos LIE

-

Alba Berlin ALB

-

Limoges LIM

-

Germani Brescia BRE

-

Galatasaray GAL

-

Fiat Turin FTU

-

Unics Kazan UNK

-

Unicaja MAL

-

Mornar Bar MOR

-

FINALIZADO
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

99

Dolomiti Energia Trento TRE

102

FINALIZADO
Tofas Bursa TOF

99

L. Kuban TIV

105

FINALIZADO
Partizan PAR

61

Valencia VAL

69

FINALIZADO
Cedevita Zagreb CED

94

Arka Gdynia GDY

87

Liga Iberdrola
EN JUEGO
Real Betis Féminas Real Betis Féminas RBF

1

Sporting Huelva Femenino Sporting Huelva Femenino SHUF

0

EN JUEGO
Real Sociedad Femenino Real Sociedad Femenino RSOF

1

FC Barcelona Femenino FC Barcelona Femenino FCBF

3

EN JUEGO
UD Granadilla Femenino UD Granadilla Femenino GRAF

0

Levante UD Femenino Levante UD Femenino LEVF

1

FINALIZADO
Espanyol Femenino Espanyol Femenino ESPF

1

Madrid CFF Madrid CFF MADF

0

FINALIZADO
Málaga CF Femenino Málaga CF Femenino MALF

3

Sevilla Femenino Sevilla Femenino SEVF

1

FINALIZADO
Valencia CF Femenino Valencia CF Femenino VALF

2

Fundación Albacete Fundación Albacete ALBF

2

FINALIZADO
EDF Logroño EDF Logroño LOGF

1

Athletic Club Femenino Athletic Club Femenino ATHF

3

6. Albelda: El doberman ché que cuida de la Selección

Mundial 2006 | España, del 23 al 1

6. Albelda: El doberman ché que cuida de la Selección

A sus 28 años ha conseguido recorrer un largo y exitoso camino que ni él mismo podía imaginarse cuando empezó jugando como delantero en el equipo de su pueblo. Pese a sus logros, sigue viviendo en La Pobla junto a su familia y sus dos perros.

Si tirara caños, seguiría jugando en La Pobla Llarga". Es una frase de David Albelda (La Pobla Llarga, 1-9-1977) y, tal vez, la mejor manera para definir al centrocampista del Valencia. Porque Albelda tiene muy claro lo que es y lo que no puede ser. Ha sido a base de esfuerzo, sacrificio y trabajo incansable sobre el terreno de juego como se ha hecho con un nombre dentro del mundo del fútbol. Capitán y estandarte del Valencia, ahora le toca el turno de mandar también en la Selección. Él se siente importante a las órdenes de Luis Aragonés y Alemania será el mejor escenario para demostrarlo.

Con algún que otro caño se atrevería si hubiera seguido como delantero, que es como arrancó en sus inicios. El fútbol fue su pasión desde niño, dentro de una familia muy deportista, pero orientada más hacia el ciclismo. Con esa tradición rompió David, siguiendo también el ejemplo de su hermano Pepe, un buen central que firmó sus mejores años en el Levante y el Gandía, pero que ha visto cómo el pequeño de la familia llegaba más lejos. Con él comparte, precisamente, la pasión por los perros y también por los coches (un Audi Q-7 ha sido su última adquisición). Albelda tiene dos dobermans, Jake y Gala, de los que nunca se separa, como tampoco lo hace de su gato Max. Con ellos disfruta en La Pobla Llarga, su pueblo natal y en el que vive. No le importa hacerse más de 100 kilómetros al día para ir a entrenar con el Valencia a la Ciudad Deportiva de Paterna. Lo de vivir en la capital no va con él. Él es un chico de pueblo y para el pueblo. "Me siento cómodo con los míos y no he tenido nunca ningún motivo para cambiar. Aquí soy uno más", reconoce el valenciano.

Pero no es uno más en La Pobla Llarga. Uno de los polideportivos del pueblo ya tiene su nombre. Y él se encarga de estar muy pendiente también de todo lo que ocurre allí. Ayuda económicamente al club y hasta estuvo pagando de su bolsillo la ficha de uno de los jugadores, un viejo amigo que La Pobla no se podía permitir. Un ejemplo más de su carácter.

Allí dio sus primeros pasos. Después, se marchó al Alzira y, muy pronto, aterrizó en la cantera del Valencia. "Fue todo muy rápido, pero llegaba al equipo en el que siempre había soñado estar", recuerda. Su referencia era Robert Fernández, que brilló en la medular tanto en el Valencia como en el Barcelona. En las categorías inferiores de la entidad de Mestalla empezó a demostrar que su proyección era tremenda. Pero el club decidió en la 96-97, cuando David ya tenía 19 años, que lo mejor era que se marchara cedido al Villarreal. Por entonces, el Submarino estaba en Segunda. En el Villarreal maduró y volvió al Valencia. Debutó en Primera el 15 de marzo de 1998 en Zaragoza (2-0), con Jorge Valdano en el banquillo. Sin embargo, una grave lesión le impidió tener la continuidad que necesitaba y que sí encontró en la 98-99, de nuevo en el Villarreal, que acababa de conseguir el ascenso a Primera. Ese año le valió para terminar de demostrar que tenía sitio en la primera plantilla del Valencia. Y así fue. Le quitó el sitio a Milla y empezó a formar pareja con Rubén Baraja, una de las duplas más exitosas que ha pasado por Mestalla. Bajo su batuta y la dirección de Mendieta, los blanquinegros disputaron dos finales de la Champions de forma consecutiva en el 2000 y 2001, ambas con derrota frente al Real Madrid y el Bayern de Munich, aunque sólo en la segunda tuvo minutos. Un duro golpe del que supo sobreponerse, como de las acusaciones de ser uno de los futbolistas más duros de la Liga después de la grave lesión de Juninho o de su marcaje a Zidane. Pero todo eso nunca le pasó factura. "Fueron momentos complicados, pero yo siempre tuve claro que no hice nada grave. Cuando salto al campo, me entrego al máximo. Además, no me considero un jugador duro".

Esas dos Champions forman parte del pasado, al igual que la final de los Juegos Olímpicos que España perdió en Sydney contra Camerún. "El mejor momento de mi carrera deportiva fue la Liga que ganamos en Málaga. En la segunda, la que logramos en Sevilla, también lloré". La Copa del Rey del 99, la Copa de la UEFA de 2004 y la Supercopa de Europa de 2004 completan su palmarés.

Con el paso de los años, su condición de capitán del Valencia le ha valido para hacerse un hueco en el panorama social. Es la imagen de dos empresas, la constructora Nou Temple y Fartons Polo y ha protagonizado un anuncio televisivo.

Ahora, se prepara para volver a la Champions. Antes, afronta su segundo Mundial. "Me siento un futbolista importante, con peso específico, tanto en el vestuario como para el seleccionador, aunque tal vez de puertas para fuera sea menos valorado", explica. Él está listo para tirar del carro porque David Albelda es de los que siempre da la cara.