Cassano será hoy nuevo fichaje del Real Madrid

Primera | Real Madrid

Cassano será hoy nuevo fichaje del Real Madrid

Cassano será hoy nuevo fichaje del Real Madrid

as

Tras doce horas de negociaciones en el día de ayer, el traspaso de Antonio Cassano al Real Madrid quedó prácticamente cerrado anoche en Roma. El acuerdo entre los clubes es total en 5,5 millones y sólo faltaba pactar el finiquito entre el jugador y el Roma sobre su contrato de imagen.

Eeal Madrid y Roma llegaron ayer a un acuerdo definitivo para el traspaso del jugador Antonio Cassano por una cantidad próxima a los 5,5 millones de euros. La operación fue larga y dificultosa, ya que en un primer momento la sociedad deportiva romana pedía siete millones de euros y desde el Bernabéu se ofrecían cuatro. Tras cerca de doce horas de conversaciones y faxes cruzados, se cerró la venta del delantero, una vez que quedaron en el camino las ofertas de Inter y Juve, que no resultaban atractivas para el propio futbolista.

El fichaje no pudo hacerse oficial en el día de ayer porque aún queda un fleco por resolverse. Se trata del finiquito que quiere sacar el jugador de su contrato de imagen con el Roma. Cassano tiene firmado 1,6 millones de euros al año y su pretensión es cobrarlo. Anoche seguían negociando su agente, Ernesto Bronchetti, con el director deportivo del Roma, Danielle Pradé, para llegar a un acuerdo que permita viajar al futbolista a Madrid.

Nada apunta a que este desencuentro pueda abortar la operación, ya que en todo caso las dos partes podrían seguir negociando mientras que Cassano dispondría de permiso del Roma para viajar a Madrid y ser presentado, quizás mañana. Incluso anoche se hablaba en la capital italiana de que alrededor de las diez de la mañana de hoy podrían resolverse estos pequeños flecos entre el club y Cassano. Aunque en el Bernabéu se entiende que hoy no es un día apropiado para presentaciones, ya que el equipo blanco juega un importante partido ante el Athletic y no es aconsejable movimientos de distracción en el club.

Tal y como anunció ayer AS, todos los acontecimientos se precipitaron en Roma para culminar una operación abierta hace meses. A primera hora de la mañana Ernesto Bronchetti se personó en Trigoria, ciudad deportiva de la sociedad que preside Franco Sensi, con el objetivo de hacer de puente para presentar la oferta del Madrid. Su interlocutor fue Danielle Pradé, director deportivo, que tenía instrucciones claras del Consejo de Administración para negociar la venta de Cassano. Una operación urgente para el Roma por la deuda que acucia a sus arcas especialmente para saldar el agujero que tiene por el 'caso Mexes'.

En Madrid, en los despachos del Bernabéu, dirigían la operación Emilio Butragueño y Carlos Albornoz, bajo las directriz de Florentino Pérez y la presencia de Benito Floro. El presidente estuvo informado por la tarde a través del móvil, pues viajó a Valencia para visitar a Di Stéfano.

El pago.

Inicialmente las conversaciones se estancaron en la cantidad global del traspaso. Y una vez pactado en unos 5,5 millones, volvieron a sufrir un parón cuando llegó la hora de establecer los plazos de pago. El Roma quería todo al contado y el Madrid planteaba pagar en tres veces. Y, finalmente, cerrado el trato entre los dos clubes sobre este extremo, faltaba el último escollo, el de los derechos de imagen, que estaba en manos de Bronchetti y Pradé.

La prueba de que todo está arreglado entre los clubes es que hoy vuelan a Madrid el propio Danielle Pradé y la directora financiera del Roma, Cristina Mazzoleni, para firmar los contratos. A la vez, se espera que quizás en el mismo vuelo de primera hora de la mañana embarque Antonio Cassano si ha resuelto sus asuntos personales. No obstante, en el Madrid no tienen prisa por la llegada del jugador, debido a que toda la atención del club debe estar puesta hoy en San Mamés.

En todo caso, la postura de Cassano sobre su interés por firmar por la entidad blanca ha sido determinante, ya que el Inter llegó a ofrecer más de seis millones de euros y la Juve de Capello también andaba detrás. Pero el jugador fue quien eligió.