Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina

El doble de Torres juega en el filial: Roberto Batres

Primera | Atlético de Madrid

El doble de Torres juega en el filial: Roberto Batres

El doble de Torres juega en el filial: Roberto Batres

pepe andrés

"Hay veces que se me acercan pensando que soy él"

Tiene la altura del base José Manuel Calderón (1.90) y una magia similar a la de Riquelme en los pies, pero a Roberto Batres (Madrid, 1986) muchos le comparan con Fernando Torres. "Sí, la gente me dice que me parezco a él y es un orgullo para mí porque Fernando es uno de mis ídolos".

Se diferencian en la edad y en que uno es punta y el otro mediapunta, pero su porte es muy similar: ambos rubios, imberbes, con gusto por las mechas rubias, crestas y ropa estilosa. "Alguna vez en algún partido se me han acercado niños pensando que soy él", esboza risue "y es un honor porque le admiro". En los foros rojiblancos, sin embargo, le comparan con Kaká. Es diestro, con dominio de ambas piernas, feroz en el regate, de fácil desmarque y gol.

Desde alevín.

Una casualidad le llevó del fútbol sala al fútbol cuando era un crío. "Un día estaba con mi padre y me dijo: '¿Ves allá? Están entrenándose los del Carabanchel, ve y apúntate en la lista'. Y para allá que me fui, con playeras y ropa de calle". Y se quedó. Poco después le vio el entonces entrenador del Alevín A rojiblanco y le fichó. Y hasta ahora.

Han pasado cinco años desde entonces y Batres los ha vivido entre las alegrías de un vestuario compacto y los goles (18 en juveniles) y el mazazo de una lesión en el quinto metatarsiano del pie derecho que le ató a una cama tres meses y le encalló un año, el pasado, cuando daba el salto del Aviación al filial. "Eso está olvidado. Ahora estoy bien. ¿Sueños? El máximo sería debutar en el equipo de mis sueños, el Atlético".

La lesión le enseñó a vivir más el fútbol

Batres encomia la labor de Pepe Murcia ("es un crack") y considera "imprevisto, pero importante" ser segundos y "sumar puntos cuando aún nos estamos acoplando". Un gol suyo ante el Alcorcón supuso una victoria. "Íbamos 1-1 y en una jugada de falta me dijo Pablo Sicilia: 'Entra tú'. Y marqué. Había pasado un año desde la última vez y fue muy emocionante, con mi familia en la grada...". La lesión le enseñó a disfrutar aún más del fútbol y por eso cada día se esfuerza más.