LaLiga 1,2,3
Euroliga
Anadolu Efes IST

-

Panathinaikos PAN

-

B. Munich MUN

-

CSKA CSK

-

NBA
Houston Rockets HOU

-

Golden State Warriors GSW

-

Denver Nuggets DEN

-

Atlanta Hawks ATL

-

Los Angeles Clippers LAC

-

San Antonio Spurs SAS

-

Campeonato Brasileño Serie A
Final ATP World Tour
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
-
john_isner John Isner John Isner
-

...Y comieron perdices

Primera | Mallorca 1 - Betis 1

...Y comieron perdices

...Y comieron perdices

as

Mallorca es de Primera y el Betis, a la Champions.

El final soñado por don Lorenzo Serra Ferrer, mallorquín

de cuna y de corazón, pero bético de adopción. El Mallorca, con todo el merecimiento del mundo, permanecerá

una temporada más en Primera. Premio al sufrimiento, a

la humildad y a quien nunca, repito, nunca, se dio por muerto cuando otros vendían la piel del oso sin siquiera haberlo visto en fotografía. Hace apenas un mes, los bermellones se encontraban a más de diez puntos de la salvación y los más pesimistas, empezando por su presidente, el siempre impecablemente peinado Mateo Alemany, casi planificaban la próxima campaña en Segunda. Pero Cúper, no. Cúper es de otra pasta. Y el Betis. ¿Qué me dicen ustedes del Betis? Igualmente con toda justicia e infi nito mérito se ha colado entre el selecto grupo de clubes que jugarán la Champions League, la máxima competición continental, por primera vez en su brillante historia y, de paso, ha llenado de felicidad a los seguidores de Osasuna porque su hazaña, coloca al equipo navarro en la próxima edición de la Copa de la UEFA. No me extraña

nada que, de nuevo, la Sevilla verdiblanca se echase a la calle para festejar un éxito enorme, Grandísimo. Grandioso. Gol en El Madrigal. Como suele suceder en todo partido de jornada final que se precie de serlo, su tempo fue marcado por lo que sucedía en Villarreal. Marcó Reggi para el Levante y Son Moix era un funeral.

De hecho, el Mallorca notó el golpe y el Betis, controlaba el juego a su antojo. Creo sinceramente que confiaba en que el Málaga, como posteriormente sucedió, le iba a echar una mano ganando a su eterno rival sevillista. ¡Bingo! Cuando empató Josico en El Madrigal, la grada estalló y el Mallorca fue otro. No siquiera se preocupó cuando ‘Assunçao maravillao’ consiguió su quinto gol de falta directa, noveno en la Liga. Nadie pensaba que el Levante le fuera a marcar un sólo gol a los castellonenses. Pero no por ello se echaron a dormir los de Cúper. Farinós estrelló un disparo en el larguero, como dando a entender que no iban a permitirse licencias. Así lo demostró Pereyra, a los 88 minutos con un remate de cabeza que coincidió con el festival que Forlán se estaba pegando a costa del equipo granota. En aquellos mismos instantes, Duda y Baiano sellaban el triunfo del Málaga, con lo que la Champions League, con toda su carga de prestigio y de millones, ya era una esplendorosa realidad para el Betis, el ‘EuroBetis’, el ‘CurroBetis’ y, en este año, el ‘SuperBetis’.

Del encuentro en sí nos quedamos con varios detalles interesantes. El partidazo que hizo Juanito. Sencillamente enorme, el buen trabajo de Melli que día a día crece

como futbolista comodín, el arte de Assunçao (¿Cuánto creen que muchimillonarios como Abramovich pagarían por llevárselo a barrios pijotros tipo Chelsea?), la honestidad de Farinós, el trabajo estajanovista de Arango que hasta repartió leña, y las excelencias de Cortés y Poli contribuyendo al aburrimiento del gran Joaquín, posiblemente, el jugador más vigilado de España.

Nos dio muy buenas vibraciones Víctor, un chaval que es muy habilidoso y que no se corta un pelo (que se lo pregunten a Juanito, que se llevó un manotazo, sin intención de agredir, pero manotazo al fi n y al cabo). Y apunte final. Serra Ferrer y Héctor Cúper han ganado su primera final. El Mallorca sigue en Primera y el Betis viajará a Europa en clase business. Y es que al fútbol, a veces es justo con quien se lo merece. ¿O no? ¡País!

Okubo a mitad de la barrera

Increíble. El japonés Okubo se puso entre la barrera del Mallorca y Assunçao que se disponía a lanzar una falta, ante las narices de Pérez Burrull, que no penalizó la irregularidad.