El club se ciega con Benítez y no acierta ni su nombre

Primera | Valencia

El club se ciega con Benítez y no acierta ni su nombre

El club se ciega con Benítez y no acierta ni su nombre

En la denuncia que presentó le cita como Manuel

El enfrentamiento que mantiene el Valencia con su ex entrenador Rafa Benítez ha vivido un nuevo capítulo en contra de la entidad de Mestalla. Y es que en la denuncia que el club presentó contra el técnico ante Magistratura de Trabajo por incumplimiento de contrato (Benítez decidió marcharse a falta de un año) existe un grave error de forma. El letrado Eduardo García Gascón, que representa al Valencia en este proceso, cometió una equivocación a la hora de redactar la denuncia en el Juzgado Social número 15, confundiendo el nombre del técnico del Liverpool al escribir Manuel Benítez Maudes en lugar de Rafael.

Aunque éste no deja de ser un detalle, que no afectaría al proceso de la denuncia, es un revés más de la entidad valencianista en manos de este abogado, que ya ha perdido las dos primeras batallas legales contra el ex técnico. Primero, al no poder unir la denuncia de Benítez por impago de parte de su ficha y las primas a la que presentó el club posteriormente a la marcha del técnico. Y, segundo, por haber perdido ya ese segundo proceso después de la decisión del Comité Jurisdiccional de la Federación, que obliga a la entidad a abonar 2.293.389 euros al ex técnico y otros 620.619 a Paco Aiestarán, su preparador físico.

El club de Mestalla ya ha aceptado esta sentencia que le obliga a abonar estas cantidades, pero sigue tratando de alargar al máximo el pago de las cifras pendientes. Tras la última reunión de la directiva valencianista se adujo al desconocimiento de la forma en la que debían abonar esas cantidades para no hacerlo, aunque lo cierto es que la entidad valencianista ya tiene desde hace tiempo el número de cuenta bancaria que le facilitó el abogado de Rafa Benítez para saldar ahí la deuda pendiente.

Hay que recordar que el Valencia tuvo que avalar estas cantidades (con los 840.000 euros que debía percibir de la RFEF por la Supercopa y el resto con un aval bancario) a principio de esta temporada para poder obtener la licencia de Claudio Ranieri. Mientras tanto, el proceso del club de Mestalla contra su ex técnico va más lento y la fecha del juicio está prevista para el próximo verano.

El caso ya divide al Consejo

Parte del renovado Consejo de Administración del Valencia no entiende como este asunto se sigue alargando en el tiempo y ampliando la polémica del mismo en lugar de finiquitar el asunto con el pago de la cantidad impuesta por el Comité Jurisdiccional. La guerra personal entre Benítez y Manuel Llorente, Director General, a quien el entrenador hace culpable de su marcha, no hace sino más que empañar la imagen del club, que desde la llegada de Juan Soler y los nuevos consejeros se ha tratado de cuidar. El preparador madrileño sigue cargando en sus intervenciones públicas contra Llorente por este asunto al sentirse en posesión de la razón, lo que no ayuda a la imagen del club que, además, sufre en lo deportivo.