Liga Argentina
NBA
FINALIZADO
Indiana Pacers IND

109

Washington Wizards WAS

101

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

116

Detroit Pistons DET

102

FINALIZADO
Boston Celtics BOS

113

New Orleans Pelicans NOP

100

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

108

Cleveland Cavaliers CLE

92

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

89

Sacramento Kings SAC

108

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

122

Utah Jazz UTA

113

FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

101

Orlando Magic ORL

76

FINALIZADO
Phoenix Suns PHX

119

Los Angeles Clippers LAC

123

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

105

Memphis Grizzlies MEM

99

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

116

Minnesota Timberwolves MIN

108

FINALIZADO
Los Angeles Lakers LAL

108

Miami Heat MIA

105

Eurocup
Tofas Bursa TOF

-

Limoges LIM

-

Ratiopharm Ulm RAT

-

BC Andorra AND

-

Valencia VAL

-

Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Partizan PAR

-

Fiat Turin FTU

-

Lietuvos LIE

-

Arka Gdynia GDY

-

Alba Berlin ALB

-

España redescubrió a la selección hace 20 años

20 aniversario | España 12 - Malta 1

España redescubrió a la selección hace 20 años

España redescubrió a la selección hace 20 años

El 21 de diciembre de 1983 la selección española vivió uno de los momentos más importantes de su historia al vencer a Malta por 12-1.

El triunfo en la Eurocopa de 1964 y la medalla de oro en los JJOO de Barcelona '92 son, junto con el cuarto puesto en el Mundial de Brasil ’50, los tres hitos más importantes de la historia del fútbol español. Pero ningún partido es tan recordado por los aficionados como la victoria por 12-1 contra Malta. Ese 21 de diciembre de 1983, fecha de la que ahora se cumplen 20 años, comenzó a reescribirse la relación de la selección española con sus seguidores, una relación que se hizo mucho más intensa y cercana.

Los aficionados redescubrieron a una selección que vagaba entre la indiferencia y que aún pagaba los pecados cometidos en el Mundial ’82, cuando tuvo a todo un país detrás y fracasó de la forma más estrepitosa posible. A raíz de ese 21 de diciembre, la identificación de Sevilla y sus dos estadios, el Ramón Sánchez Pizjuán y el Benito Villamarín, donde se disputó el encuentro, con la selección fue tan grande que la ciudad andaluza alcanzó la categoría de sede oficiosa y contagió su magia a todos los jugadores que alguna vez se vistieron con la camiseta roja.

Aún hoy, hay quien sostiene que una gesta como la protagonizada ante Malta sólo se podía haber hecho realidad en una ciudad como Sevilla. Y eso teniendo en cuenta que aquel día al Benito Villamarín apenas acudieron 25.000 espectadores.

España compartió grupo en esa fase de clasificación para la Eurocopa ’84 con Holanda, la propia Malta, la República de Irlanda e Islandia. El dominio que ejercieron españoles y holandeses fue abrumador y la igualdad fue tal que para conocer al campeón de grupo hubo que recurrir a la diferencia de goles.

El grupo se decidió en apenas un mes. El 16 de noviembre, España cayó por 2-1 en Rotterdam ante una Holanda liderada por Ruud Gullit, que en aquella época alternaba sus actuaciones como delantero y como líbero, y en la que destacaban futbolistas como Ronald Koeman, Vanenburg, el veterano Willy van de Kerkhof o el joven Frank Rijkaard. Este resultado, unido a la posterior goleada de los holandeses a Malta (5-0), situó a España en un callejón que sólo tenía una salida: ganar por 11 goles a los malteses.

La promesa de Bonello

La empresa parecía imposible e incluso el portero de Malta, John Bonello, aseguró en los días previos al choque que si le metían 11 goles no volvía a Malta. No recibió 11, sino 12, que debieron ser 13 si el árbitro turco Göksel no hubiera anulado un tanto legal por presunto fuera de juego de Gordillo.

Bonello regresó, evidentemente, a Malta, donde su apellido, uno de los más comunes de la isla, le ayudaría a perderse entre el anonimato y a escapar de la mirada de unos aficionados que siguen con más pasión a la Juventus que a su propia selección y que aún hoy siguen preguntándose si en la goleada recibida en el Villamarín influyeron sólo factores futbolísticos. El seleccionador maltés, Victor Scerri, no hizo ninguna promesa, pero ese encuentro fue el último en el que se sentó en el banquillo de Malta.

Pocos creían en el milagro, quizá sólo los propios jugadores españoles y el entonces seleccionador, el ya fallecido Miguel Muñoz, que hizo un planteamiento muy ofensivo, casi suicida. Buyo, que debutaba con la selección, ocupó la portería en lugar del lesionado Arkonada, Goikoetxea y Camacho formaron la defensa, con Maceda por delante y un centro del campo integrado por Señor, Víctor y Gordillo. Y en la delantera cuatro hombres, Sarabia, Santillana, Rincón y Carrasco.

Penalti fallado

El partido no pudo empezar peor. Apenas se habían sentado los aficionados en la grada cuando Señor falló un penalti. Pero el fútbol siempre da oportunidad para la revancha y a Señor le llegó 90 minutos después. Santillana inició el festival de goles a los 16 minutos, pero el camino que conducía a París volvió a torcerse cuando Demanuelle igualó el marcador con un afortunado disparo, con rebote incluido. Fue el único lanzamiento a puerta de los malteses en todo el encuentro y la única vez que Buyo tocó el balón.

La primera parte finalizó con un descorazonador 3-1, pero el paso por los vestuarios revitalizó a los españoles, que pasaron sin piedad por encima de los inocentes malteses, convertidos en meros figurantes y cuya principal labor fue recoger el balón de la portería del abrumado Bonello y sacar de centro.

En esta orgía de goles en la que se convirtió el segundo tiempo hubo dos momentos determinantes. El primero entre los minutos 62 y 64, en los que lograron tres tantos, y el segundo entre el 76 y el 80, cuando marcaron tres más.

La apoteosis llegó con el gol de Juan Señor, el que llevaba a la selección a París y que permitió a su autor inscribir su nombre junto al de figuras míticas como Zarra y Marcelino. El gol de Zarra ante Inglaterra en Brasil ’50, el de Marcelino contra la URSS en la Eurocopa ’64 y el de Señor han dejado una huella indeleble en la historia del fútbol español y contribuyeron de manera decisiva a que los aficionados se sintieran identificados con una selección habitualmente relegada a un segundo plano.

LA FICHA:

Fecha: 21-12-1983

Resultado: 12-1

España: Buyo, Goikoetxea, Camacho, Maceda, Señor, Víctor, Gordillo, Sarabia, Carrasco, Santillana y Rincón (Marcos).

Malta: Bonello, Azzopardi, Emmanuel Farrugia, Holland, Buttigieg, Fabri, Degiorgio, Spiteri Gonzi, Raymond Farrugia (Mario Farrugia), Tortell y Demanuele.

Árbitro: Erkan Göksel (Turquía)

Goles: 1-0, Santillana, min. 16; 1-1, Demanuele, min. 24; 2-1, Santillana, min. 24; 3-1, Santillana, min. 29; 4-1, Rincón, min. 47; 5-1, Rincón, min. 57; 6-1, Maceda, min. 62; 7-1, Maceda, min. 63; 8-1, Rincón, min. 64; 9-1, Santillana, min. 76; 10-1, Rincón, min. 78; 11-1, Sarabia, min. 80; 12-1, Señor, min. 86.

Incidencias: Estadio Benito Villamarín. 25.000 espectadores.