ACTUALIDAD

¿Qué es un eclipse lunar, cuántos hay, cuánto duran y cuál es la diferencia con un eclipse solar?

Este mes se producirá el último eclipse lunar del año, que será el más largo del siglo. Dos semanas después, ya en diciembre, habrá un eclipse solar.

0
¿Qué es un eclipse lunar, cuántos hay, cuánto duran y cuál es la diferencia con un eclipse solar?

En las próximas dos semanas viviremos dos de los fenómenos naturales más atractivos para la vista que existen. La noche del jueves al viernes tendrá lugar el eclipse lunar más largo de los últimos 580 años, aunque apenas será visible en España durante una hora. Además, el 4 de diciembre habrá un eclipse solar total. Este, sin embargo, no podrá verse en nuestro país. Solo disfrutarán de él en Australia y algunas ciudades de Chile y Sudáfrica.

Sigue en vivo el eclipse lunar más largo del siglo

Un eclipse lunar se produce cuando la Tierra se coloca entre la Luna y el Sol, de manera que la sombra generada por nuestro planeta se proyecta en el satélite. La diferencia visible en algunos eclipses lunares es que además de oscurecerse adquiere un color rojizo o dorado. Esto se debe a que los rayos del Sol atraviesan nuestra atmósfera y llegan hasta la Luna, pero en este caso la luz se dispersa por el camino. La atmósfera de la Tierra filtra casi toda la luz azul de la misma, la longitud de onda más corta de las diversas longitudes de onda en las que viaja la luz solar blanca, y solo pasa una luz roja o anaranjada (cuyas longitudes de ondas son más largas).

¿Cuántos tipos de eclipses lunares hay?

Existen tres tipos de eclipses lunares. Esto dependerá del nivel de ocultación de la luz que proyecte el otro astro. Un eclipse penumbral sucede cuando la Luna pasa por las afueras de la sombra que da la Tierra, también conocida como la penumbra. Es un tipo de eclipse que apenas se percibe desde la Tierra. Por ello, una persona puede estar mirando a la Luna y no darse cuenta de que está teniendo lugar este fenómeno.

Un eclipse lunar parcial, que será el que tenga lugar en dos días, es más perceptible que el penumbral. La Luna pasa por el centro de la sombra de la Tierra sin llegar a oscurecerse por completo, sino que solo lo hará en un lado, llegando a ubicarse en la umbra, la parte de la Tierra que está completamente oscurecida por la Luna durante el eclipse.

Por último, está el eclipse lunar total. ocurre cuando toda la Luna se oscurece desde su visibilidad en la Tierra. En este caso, la Luna entra en la zona umbral de la Tierra completamente. Es en este tipo de eclipse cuando la Luna se torna de un color rojizo, lo que a veces se denominar 'Luna de Sangre' o 'Luna Roja'. Un mismo eclipse puede variar de un eclipse parcial a uno total y luego a uno penumbral. Esto dependerá del lugar geográfico donde se encuentre su observador.

¿Cuánto dura y cada cuánto ocurre un eclipse lunar?

Los eclipses lunares pueden observarse durante horas y desde cualquier punto de la Tierra, aunque dependiendo del lugar en el que se encuentre el observador podrá verlo durante más o menos tiempo. Esto se debe a que en cada parte de la Tierra anochece y amanece a una hora distinta, por lo que su visibilidad dependerá del tiempo que coincida la noche con el eclipse.

Su duración aproximada oscila entre 30 minutos y 6 horas. En su fase total, aquella en la que la sombra de la Tierra cubre por completo la Luna, puede extenderse hasta 107 minutos. El tamaño de la Tierra, mucho mayor que el de la Luna, influye en que este fenómeno se alargue durante tantas horas.

Los eclipses lunares ocurren todos los años. En función de la posición de la Luna respecto a la Tierra, la frecuencia anual varía, ya que puede haber desde dos eclipses hasta siete en un mismo año. Por tanto, los eclipses lunares son más frecuentes que los solares y suelen suceder cuando la Luna está en plenilunio (luna llena).

¿Cuál es la diferencia con un eclipse solar?

En el caso del eclipse solar, es la Luna la que se interpone en el 'camino' del Sol, siendo visible desde la Tierra. Para que se produzca, el Sol, la Luna y la Tierra deben estar en el mismo plano. En concreto, suelen acontecer cuando la Luna está muy cerca del plano de eclíptica (la línea curva por donde transcurre el Sol alrededor de la Tierra).

La mayor diferencia entre ambos eclipses es la colocación de los astros. En un eclipse lunar, la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, mientras que en un eclipse solar, es la Luna la que se interpone entre la Tierra y el Sol. El nombre del eclipse es el del astro que queda oscurecido. Esta es la principal diferencia, pero no la única.

En el eclipse lunar no son necesarias gafas de sol ni ningún tipo de protección ocular para poder verlo, mientras que en el solar sí. Podrá disfrutarse a simple vista, aunque con unos prismáticos o un telescopio se pueden observar mejor los detalles de la superficie lunar. Sin embargo, para poder apreciarlo en su totalidad es recomendable ir a un sitio alejado de la contaminación lumínica, mientras que el solar puede verse sin importar esta contaminación.

Otra diferencia es la ubicación desde donde es visible. Mientras que el eclipse lunar puede verse en toda la Tierra, el solar solo se verá desde una parte de la misma. Además, la duración del lunar es mucho mayor que la de un eclipse solar, que apenas es visible en su punto máximo durante un máximo de 8 minutos. Por último, un eclipse solar se produce en una fase de luna nueva, mientras que el eclipse lunar ocurre con el plenilunio.