ACTUALIDAD

¿Por qué se le llamaba "perra chica" a la moneda de cinco céntimos de peseta en España?

Esta moneda tenía un valor de cinco céntimos de peseta, durante 70 años estuvieron en curso, por lo que su denominación más popular era plenamente aceptada.

0
perra chica

El 19 de octubre de 1868 nace la peseta como unidad monetaria por decreto del Gobierno Provisional tras el derrocamiento de Isabel II. Este mismo gobierno decide centralizar toda la producción en la Ceca de Madrid, ek origen de lo que es hoy la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Desde entonces se han acuñado en la Fábrica todas y cada una de las pesetas que han circulado hasta la aparición del euro

Cada peseta encierra en sus pequeñas dimensiones, la historia, la política, la religión, la economía y el arte del instante en el que se acuñó. La peseta alberga 134 años de historia de España concentrada.

Primeras monedas

La primera pieza acuñada en 1869 es la unidad. Nace con la leyenda de "Gobierno Provisional" en el anverso, en lugar de "España", que figurará en las siguientes acuñaciones y en los valores en plata.

El motivo elegido fue la personificación de Hispania recostada sobre los Pirineos, inspirada en las monedas del emperador Adriano. Además, el bronce representaba a España como matrona sentada sobre las rocas. Ambas fueron magníficamente grabadas por Luis Marchionni, que, desde 1861, ocupaba el cargo de grabador principal de la Casa de la Moneda de Madrid.

La perra chica

El reverso de esa moneda se hizo en plata con el escudo de España. Mientras el bronce exponía la figura de un león rampante sosteniendo el escudo, la imagen que dio pie a la popular denominación de "perra gorda" o "perra chica", dado que la gente vio un perro donde figuraba un león.

De hecho, el diseño del león, hizo que se rebautizaran las monedas de diez céntimos con el sobrenombre de ‘perra gorda’. Pero, también estaba la perra chica, era exactamente igual pero de menor tamaño y la mitad de valor (cinco céntimos de peseta).