Síguenos

Caída libre

Fracasa el intento de dos pilotos de intercambiar sus aviones en pleno vuelo

Luke Aikins y Andy Farrington preparaban una de las locuras del siglo, pero solamente lograron aterrizar uno de los dos aviones. El otro se estampó.

0
Fracasa el intento de dos pilotos de intercambiar sus aviones en pleno vuelo
Red Bull TV

Por primera vez en la historia, los miembros de Red Bull Air Force y primos Luke Aikins y Andy Farrington intentaban montar en sus dos aviones Cessna 182 e intercambiarlos en pleno vuelo.Una gesta a la altura del legendario salto de Felix Baumbartner desde la estratosfera, en 2012. Pero como entonces, el primer intento ha salido mal.

En una retransmisión en directo ampliamente seguida -de madrugada en España- ambos empezaron su vuelo y en el momento indicado situaron sus vólidos en caída en picado, de manera sincronizada, a 4.000 metros, pararon los motores, mientras que un freno de aire fabricado a medida debía mantener los aviones a una velocidad de descenso controlada de 225 km/h. Seguidamente, los pilotos abandonaron sus respectivos aviones y se lanzaron -paracaídas en la espalda- hacia el avión de su compañero, cruzándose en el aire y recuperando el control, antes de realizar un aterrizaje seguro. Todo en menos de un minuto para 'Plane Swap' (intercambio de avión en inglés).

O bueno, mejor dicho, eso era lo que supuestamente tenía que ocurrir. Y ocurrió en uno de los casos. Sin embargo, en el caso del otro, el avión perdió el control cuando tenía que descender a una velocidad controlada y empezó a dar vueltas, haciendo imposible que se pudiera entrar en él, recuperar el control y realizar el aterrizaje. O en otras palabras, Luke Aikins aterrizó en avión y Andy Farrington lo hizo en paracaídas. Aquí os dejamos un pequeño resumen, pero la secuencia completa se puede ver en Red Bull TV a partir del 02:35:00.

En una entrevista posterior, con solo uno de los aviones detrás y Andy Farrington visiblemente afectado con los ojos vidriosos, ambos repasaban lo ocurrido. Aikins explicaba que no entendía muy bien qué podría haber fallado al dejar su avión y, de hecho, repasan la imágenes sin llegar a una conclusión firme e incluso mostrándose sorprendidos: "En 200 horas de entrenamiento no ha habido ni un momento en el que pareciera que esto podría ocurrir, los aviones simplemente descendían como estaba planeado". Bueno, una sí, la que el presentador comenta: "Estamos contentos de que estéis a salvo". Eso sí, dejaron la puerta abierta a que haya otro intento en el futuro.