Síguenos

MTB

Las e-MTB siguen evolucionando con sus usos militares

En los últimos días se ha presentado un modelo con soporte para armas y el ejército de Australia ha mostrado a soldados usándolas por la montaña.

0
Las e-MTB siguen evolucionando con sus usos militares
Departamento de Defensa de Australia

La fiebre de las e-bikes o bicis eléctricas parece haber dado un paso más en su evolución. Empezaron como algo lúdico o como vehículos de transporte, luego llegaron a la montaña, poco a poco se han ido creando las competiciones de e-MTB y, ahora, parece que han llegado a los ejércitos de varios países del mundo y que están evolucionando en su uso militar. 

La primera muestra de ello se vio con la presentación de la Jeep QuietKat Apex en la feria londinense de armamento Defence and Security Equipment International. Se trata de una ebike superpotente cuyo motor Bafang puede alcanzar picos de potencia de 1.500W y que incorpora un soporte sobre el manillar que permite colocar armas de fuego como ametralladoras o rifles de largo alcance. Tiene una autonomía de 100 kilómetros y un panel solar plegable que permite recargarla. Su precio es de unos 8.500 euros y el ejército de Emiratos Árabes Unidos o el de Dinamarca ya han comprado unas cuantas. Creen que son especialmente útiles para terrenos como las montañas (obvio) o el desierto.

Jeep QuietKat Combat E-Bike:Una e-MTB con soporte para armas.

El otro caso es el de las bicicletas eléctricas de montaña que el ejército de Australia está usando desde hace meses para pruebas de reconocimiento. Se trata de eMTB que son muy útiles para enviar información en tiempo real sobre el terreno, que hacen menos ruido que la motos, que se pueden transportar fácilmente, que son más rápidas que un soldado a pie. El Departamento de Defensa del ejército australiano ha publicado un vídeo usándolas:

En este caso se trata de e-MTB parecidas a la anteriores en cuanto a prestaciones, ya que también pueden alcanzar velocidades de unos 90-100km/h y con unos 100 kilómetros de autonomía. De lo que estamos seguros es de que todas estas características mejorarán con el tiempo, ya que si la investigación militar dedica recursos a ello, no tardarán en seguir evolucionando.