Val d'Aran, el mejor sitio de España para el freeride
Val d'Aran, el mejor sitio de España para el freeride

Freeride

Val d'Aran, el mejor sitio de España para el freeride

Las condiciones de nieve y su orientación convierten este valle en un sitio único para el esquí y el snowboard fuera pistas, pero hay mucho más.

"Cuando terminé la universidad quise hacer una temporada 'del regaleo' antes de buscar 'un trabajo de verdad'. Miré dónde nevaba más de España y las abrumadoras diferencias no me dieron lugar a dudas: vine a Baqueira". De este momento en la vida de Txema Trull, el fotógrafo de este artículo, hace ya 15 años. Los mismos que lleva viviendo en la Val d'Aran, el paraíso del freeride en el Pirineo español.

La situación privilegiada y única de esta comarca del Pirineo central es clave: vertiente atlántica, orientada al noroeste, recibe las borrascas atlánticas y alpinas con un toque de humedad, bajas temperaturas, un terreno muy escarpado, de una gran extensión, alejada de las grandes ciudades... todo ello se traduce en que siempre hay buena nieve y siempre se puede esquiar. Incluso una semana después de la última nevada se puede encontrar nieve de calidad.

Con todo, no es de extrañar que pioneros y referentes del esquí y el snowboard hayan nacido o se hayan mudado aquí. Hemos hablado con algunos de ellos para que nos expliquen qué hay más allá de la orientación que convierte el Valle de Arán en un destino idílico para los amantes del esquí fuera pistas.

Aymar Navarro

Aymar Navarro (Les, 7 de junio de 1989) es seguramente el nombre más internacional del freeride en la Val d'Aran. La Pescadería Navarro de sus padres -en Vielha- da trabajo a toda la familia. Él, sin embargo, es bombero en los Pompièrs d'Aran y esquiador profesional, algo que no es nada raro si se tiene en cuenta que con tan solo un año y medio, cuando su padre sacaba la mochila, sabía que tocaba ir a esquiar y era el niño más feliz del mundo (hay vídeos que lo demuestran); y que con 3 años le regalaron sus primeros esquís y se los puso para esquiar por casa.

Marcado por esas experiencias en la nieve, primero vino el esquí alpino, luego la competición y a los 18 un año sabático tras el que se juntó con el grupete de Suso, Álex, Adri, Jordi y Txema. Con ellos descubrió el freeride, disciplina de la que hoy en día se ha convertido en un referente nacional, consiguiendo el primer podio de la historia para un esquiador español en el Freeride World Tour y desarrollando proyectos como los de South Lines. Si le preguntas por su spot preferido del Valle, destaca la val de Toran o el Bosc de Carla, a los que tiene un cariño especial porque son sus home mountains

Ampliar

Aymar Navarro:Freerider de Les (Val d'Aran).

Vivir en el Valle

"La Val d'Aran y sus alrededores son mágicos", asegura el snowboarder David Vicente. Una magia que ha cautivado a los que han nacido aquí para quedarse... y a los que no para mudarse. Y no porque no hayan visto otros lugares. David Sanabria, uno de los pioneros y guía de alta montaña asegura que "a cada viaje aprecio más el valle donde vivo, en el que un día de nieve salgo por la puerta de casa y llego a la cumbre del Aneto".

Elena González, splitboarder e intérprete, empezó con el snowboard en Sierra Nevada y reconoce que "el paisaje no tiene nada que ver, me gusta más el ambiente de auténtica montaña, con tantos picos y posibilidades". Adrià Millan, esquiador y filmer nacido en el Valle, no tiene claro si va a estar aquí toda su vida porque es muy larga, pero sí sabe que "siempre acabaría volviendo, aquí es donde tengo el negocio, la familia y la nieve".

Cristian Boiria

Cristian Boiria (Premià de Mar, 12 de marzo del 1987) empezó a esquiar de pequeño cuando subía los fines de semana con la familia a Ordino Arcalís. Lo hacían con una autocaravana que sigue allí, donde se juntaba con Marc Prats, Josep y Queralt Castellet. Se pasaban el día en la nieve y poco a poco se fue pasando al freeride. Sin saberlo, porque simplemente esquiaban fuera pistas.

Hoy en día, Boiria reside en Bossòst, en la Val d'Aran. Se mudó allí después de que le saliera un trabajo como instructor. Ahora ha creado su propia escuela, Emotion, donde desde hace años enseña el freeride a las nuevas generaciones. Aquello que hizo con él el fallecido Jordi Tenas. Ha creado su propio método y él que sabe de primera mano cómo suben los más jóvenes... tiene un vaticinio: "Lo mejor está por venir".

Ampliar

Cristian Boiria:De Premià de Mar a Bossòst (Val d'Aran).

Orientación y más

Aunque la clave de la climatología es su orientación noroeste, hay otros factores que convierten la Val d'Aran en un punto de referencia. Cristian Boiria, fundador de la escuela Emotion, tiene claro que la accesibilidad es otra fortaleza: "Dentro de la estación tienes un remonte que te deja en la Cara Nord o la Cara Sud, por lo que sin ni tan siquiera andar tienes 1000 opciones". Unas posibilidades a las que hay que sumar las de los alrededores. "Tenemos a tocar el Pallars, la Ribagorza y Francia, donde también hay mucho por descubrir", añade David Vicente.

Txema Trull, por su parte, cree también que "la gran troupe de freeriders que se ha gestado en este valle y que residen aquí provoca una sinergia motivacional que hace crecer en unos y otros las ganas y, en consecuencia, la experiencia y la técnica".

Elena González

El camino que ha llevado a Elena González de Murillo (Donostia, 30 de enero del 1967) al Valle ha sido largo. Empezó por una tabla de skate en la comunión, siguió con el surf -por la cercanía al mar- y acabó en el snowboard cuando se fue a estudiar interpretación a Granada. Cuando vio a un tipo con la tabla bajarse una pala y cruzar un lago de agua derretida por la primavera en Sierra Nevada... tuvo claro a qué se dedicaría. En casa la empezaron a llamar 'monotema'. 

El caso es que se juntó con algunos de los pioneros del snowboard en SN como fueron sus profesores, Nacho Luque y Pablo Casas, con quienes empezaron a importar material, crearon la primera escuela, tienda, competiciones... y así fue como conoció Baqueira: ganando la prueba de halfpipe del primer Campeonato de España. Allí ha pasado 26 años, ganándose la vida como intérprete especializada en deportes de acción y trabajando para Savage Cinema (del Festival de Cine de San Sebastián), Solosnowboard, Onboard o Splitboard Magazine. También se ha encariñado de spots como la Cara Nord o Supertubo, así como de personajes que han sido claves en el Valle como Rafael Mombiedro, con el que dejamos pendiente una conversación.

Ampliar

Elena González:Ha pasado 26 años en la Val d'Aran.

Naturaleza, gastronomía y cultura

Todos los entrevistados coinciden en señalar que la Val d'Aran es "un paraíso natural", por lo que da mucho juego más allá de la nieve. Cristian Boiria pone un ejemplo que lo deja claro: "Tenemos osos y me encuentro ciervos de camino a casa". Adri Millan, en cuanto al paisaje, explica que ha viajado a los Alpes "y son muy monos, pero esto es muy bonito, tiene un encanto especial".

Como paraíso natural, otros atractivos turísticos que destacan los araneses son la escalada, la bici o el senderismo, pero también la cultura -tienen un idioma propio- y la gastronomía. Además de los locales hay mucha gente de Euskadi, Madrid, Catalunya y Francia, lo cual permite que "al acabar de esquiar se puede ir a cualquier pueblo a tomar algo o a cenar un menú de calidad", garantiza Aymar Navarro.

Txema Trull

El fotógrafo de este reportaje es Txema Trull (Girona, 19 de marzo del 1983). De padre cirujano y madre profesora de dibujo, estuvo subiendo a esquiar a Formiguières (Francia) los sábados, en bus, con los amigos. Primero como alumno, luego como entrenador y siempre en los grupos de recreativo. No le interesaba la competición. Se mudó al Valle por el motivo que abre el artículo en 2005 y estuvo esquiando 7 días a la semana, lo que se ha convertido en su 'nueva normalidad'. 

En el Valle de Arán, los primeros que le marcaron en su trayectoria fueron Jordi Tenas y David Quilez, a los que conoció tirándoles fotos en el Tuc de Bacivèr. Con Jordi esquiaron juntos montañas de ambos hemisferios, sacando fotones y proyectos audiovisuales. Con David 'en kiler', pillaron mucha 'polsarraca' juntos, en el Valle y en Austria. Ambos son entrenadores de freeride en Cota 1700. 

Ampliar

Txema Trull:Lleva 15 años en el Valle.

Lo mejor

En el contexto mencionado, "lo mejor son las aventuras con amigos, como hacer el Tuc de Salana (2.483m) con el pijama debajo con gente como Javi Barro, Igor Dominguez, Konrad Lidner o Israel Planas, recuerda con cariño Elena González. "Esquiar con los colegas está muy bien, pero hacerlo mano a mano con los alumnos y que te pasen la mano por la cara no tiene precio", agrega orgulloso Cristian Boiria.

El grupo que dio la vuelta al mundo con South Lines tampoco duda. "Me quedo con llegar a casa saltando de alegría y con una sonrisa de oreja a oreja tras un día épico de paquetón", dice Txema Trull. "Aquí lo más recurrente son los días de paquetón, en los que sales a las 7 de la mañana para pillar el primer huevo en lo que es una carrera de locos tan estresante como divertida", relata Millan.  "Gracias al Valle puedo esquiar toda la temporada y vivir de mi pasión en un país donde este deporte es minoritario, poco más que añadir", remata Navarro.

David Vicente

David Vicente (Vitoria-Gasteiz, 23 de marzo del 1986) reside hoy en día en Garós. Es profesor de snowboard, FWT coach y fundador de la academia Drop-in. Empezó a ripar con el clup alpino de su ciudad natal en Candanchú. Luego, con los primos y los amigos se aventuraron con la tabla en Baqueira y se animaron a explorar muchos rincones de la Península, realizando también míticos circuitos de competición.

De la Val d'Aran recuerda especialmente su primer día de clases en la estación de esquí de Beret, con 8 años, sacándose ya el giro por extensión con bota dura y una hooger booger. Menciona con cariño a Konrad Lidner, quien le transmitió su sabiduría y le enseñó muchas líneas. No se decantaría por ninguna de ellas, ya que con tantas posibilidades como hay, está seguro de que su spot favorito está por descubrir.

Ampliar

David Vicente:De Vitoria-Gasteiz a Garós (Val d'Aran).

Lo malo

En la Val d'Aran no todo es de color de rosa. Y menos con el freeride, ya que por desgracia muchas veces el negro ha tomado el protagonismo. "Por el camino mucha gente ha perdido la vida", destaca David Sanabria como algo negativo. "Los accidentes y las avalanchas se llevan amigos tuyos para siempre, la línea entre la diversión y la temeridad es muy fina en nuestra disciplina", corrobora Trull. Y Millan advierte: "En Baqueira falta un poco de control y de responsabilidad, no sirve de nada tener el mejor material si no sabes usarlo".

Elena González menciona problemas de antaño como que "el snowboard estaba mal visto, especialmente en Baqueira, donde algunos nos consideraban casi como delincuentes". Boiria habla de algunas faltas de respeto por parte de gente de fuera, tanto a la hora de tirar basura en cualquier lado como de no respetar a los trabajadores locales: "Un buen ejemplo es que las bocinas de los coches solo se escuchan los fines de semana". Y no hay que olvidar algo que Navarro, por obvio que parezca, se encarga de recordar: "En verano no hay nieve".

Adrià Millan

El más joven de todos es Adrià Millan (Vielha, 27 de mayo del 1991). Sus padres se conocieron en el bar de copas La Lluna que ahora lleva su padre. Antes era de su madre y él era cliente. Su padre, por cierto, es un mítico del telemark en la Val d'Aran, técnica que transmitió también a Adri en sus inicios.

Uno de los primeros recuerdos de Adri con la nieve es en 1º de ESO, viendo nevar por la ventana y pensando en lo que iba a esquiar el finde o incluso en hacer campana para subir. Tuvo la suerte de aprender con los mejores -menciona a Jordi Tenas y Txema Trull- que le adoptaron en lo que antes se conocía como 'multinieve'. Además de competir, ganar y tener un estilo único, Adri también ha sido el encargado de editar proyectos de referencia en el mundo del freeride como South Lines.

Ampliar

Adrià Millan:De Vielha (Val d'Aran) de toda la vida.

Cambios en la Val d'Aran

Tanto el Valle de Arán como el freeride han cambiado. En menor o mayor medida, todos están de acuerdo en esta afirmación. Aymar Navarro, por ejemplo, asegura que "el Valle ha crecido, algo positivo para la economía, y por suerte lo ha hecho con control, porque construir por construir no nos llevaría a ningún lado". Algo que también destaca David Vicente: "Las cosas se han hecho bien: Baqueira crece en instalaciones y kilómetros esquiables pero manteniendo un márketing para un público más reservado, lo contrario a Andorra".

Un crecimiento que no todos ven de la misma manera. Millan puntualiza que "el crecimiento se ha detenido y ha sido estacional, ya que en mi pueblo seguimos siendo los mismos empadronados todo el año". Sanabria se queja de que "la estación está toda derrapada, no deberían vender unos fat skis a cualquiera", si bien a su vez reconoce que "por suerte fuera del entorno de la estación no somos muchos".

David Sanabria

Sus padres se mudaron desde Mataró a la Val d'Aran cuando tenían 25 años porque son unos enamorados de la naturaleza. David Sanabria (12 de julio del 1976) nació en Barcelona porque lo hizo con 7 meses, pero nada más salir del hospital se lo llevaron al Valle. Ahora vive en Es Bordes, lejos del jaleo de Baqueira. El motivo queda claro cuando confiesa que su spot favorito está donde no haya turistas ni instagramers.

Sanabria es un referente del esquí fuera pistas. Aprendió de bien pequeño como todos los niños del Valle y reconoce que su primera gran dosis de motivación vino con los chicos del Naut Aran que en 1982 bajaban por la canal de Unha. Hoy en día trabaja como guía de alta montaña y realiza trabajos de heliski o esquí de travesía por todo el mundo (Japón, Alpes, Noruega...). Lo hace con su propia empresa: Guide Val d'Aran.

Ampliar

David Sanabria:Guía de Alta Montaña de Es Bordes (Valle de Arán).

Cambios en el freeride

No solo ha cambiado la Val d'Aran, también lo ha hecho y lo seguirá haciendo el freeride. Aymar asegura que "el crecimiento ha sido exponencial en los últimos 10 años". Su colega Txema Trull lo confirma: "Los días de paquete, con sol o con tormenta, la gente sale con el cuchillo entre los dientes y en poco rato ya está todo trillado, cosa que antes no pasaba". 

González, cambiando de tercio, destaca el cambio que ha habido en cuanto a material: "Los pioneros como Sanabria, Ripoll, Viñeta o Sanllehy, que han dado nombre a algunas zonas, usaban un material muy poco adaptado, lo cual incrementa su mérito". Y Vicente recuerda que seguirá evolucionando porque "el freeride es experiencia y los mejores son los que más experiencia tienen". Además, como bien apunta Boiria, "también lo hará porque ha cambiado el aprendizaje, cuando llegamos solo había una generación por encima de la que aprender, ahora los pequeños tienen muchas referencias". Y en este artículo, en concreto, hay 7.

Back to top