Temas del día
Síguenos

Surf

Nazaré desde dentro: así se sufre una caída en la ola más grande del mundo

Durante la llegada de Epsilon a Nazaré (Portugal), el surfista hawaiano Kai Lenny se metió en el agua con su GoPro y grabó este wipeout y el posterior rescate.

Nazaré desde dentro: así se sufre una caída en la ola más grande del mundo
Facebook

"Nazaré me aplastó", dice Kai Lenny en Facebook e Instagram. El surfista hawaiano acompaña con estas palabras un vídeo grabado con GoPro de un wipeout que sufrió durante la marejada del siglo en Nazaré (Portugal), provocada por el que había sido el huracán Epsilon. El vídeo pone los pelos de punta:

Kai Lenny fue uno de los más activos en Nazaré el miércoles 28 de octubre. De hecho, se dice que llegó a surfear una ola de 25 metros que él mismo calificó como la más grande que había surfeado en su vida. Y le pudimos ver también regalándose con 360 en olas de 20 metros e incluso intentando backflips.

El jueves 29 por la mañana también cogió buenas olas. Y suele hacerlo siempre con éxito. Pero en una que bajó con la GoPro y el palo, las garras de Nazaré -que son largas- le alcanzaron y le enviaron al agua. Tras ello, se le ve hacer gestos a los jet ski para que le localicen y le vengan a rescatar, pero entonces viene otra montaña de espuma tras la cual se hincha el chaleco. Ahí ya ve que unas cuantas olas más le pasarán por encima antes de que alguien pueda remolcarle. Y así es. Hasta cuatro olas le golpean hasta que finalmente llega el alemán Sebastian Steudtner y le rescata de su wipeout en una ola que desde fuera del agua se vio así:

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kai Lenny (@kai_lenny) el

Cabe destacar la experiencia de estos surfistas de olas grandes. A Kai Lenny no se le ve preocupado ni con lo que algunos calificaron como la mayor marejada del siglo en Nazaré, ni con olas gigantes de más de 20 metros generadas por un huracán llamado Epsilon (con una energía descomunal), ni viendo que los compañeros no pueden venir a rescatarte... Tiene una explicación: el hawaiano sabe perfectamente qué es lo que hay que hacer y confía plenamente en las habilidades del equipo de rescate para que en un momento u otro le saquen de allí.