Síguenos

As Acción

Rompiendo límites de los deportes de acción en plena pandemia

Solamente el confinamiento domiciliario estricto puede evitar que los riders sigan haciendo cosas que no se han conseguido nunca antes.

Rompiendo límites de los deportes de acción en plena pandemia
@thomasbevilacqua_ Instagram

Competiciones físicas casi no hay. Viajes, pocos. Pero los riders profesionales de los deportes de acción siguen llevando sus deportes un paso más allá. Ni la pandemia mundial de coronavirus puede evitar que sigan rompiendo límites. Que se lo digan a Rene Rinnekangas, Matahi Drollet o Carolo, por poner solo algunos ejemplos.

Rene Rinnekangas es un snowboarder finlandés de tan solo 21 años que ha roto todos mis esquemas. Y la espalda también. Cuando esta mañana mirando Instagram me he encontrado con lo que él ha bautizado como 'Vomu Flippi' me he quedado a cuadros. Por suerte no era solo yo. A algunos de los mejores riders del mundo - Eddie Wall, Sage Kotsenburg, Ryan Decenzo, Eiki Helgason, etc- les ha pasado lo mismo y así lo han expresado en los comentarios.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Rene Rinnekangas (@renerinnekangas) el

Del Ruka Ski Resort de Finlandia a Teahupoo, en Tahití. Aquí, el surfista local Matahi Drollet cogió su foil y pilló un tubo que Thomas Bevilacqua ha inmortalizado en foto y del que el propio surfista asegura que pronto saldrá un edit. Tampoco se había visto a nadie antes en esta situación. Y de nuevo no he sido el único que me he quedado con la boca abierta. La lista es larga: Anthony Walsh, Eli Hanneman, Coco Nogales, Brad Domke...

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Matahi Drollet 🏴‍☠️ (@matahidrollet) el

Doble rotura de límites en deportes de acción en un solo día. Pero este suceda cada poco tiempo. Debo recordar que hace unos días, en la Happy Ride Weekend celebrada en La Poma Bikepark, el gallego Miguel Guerrero 'Carolo' se convertía en el primero en planchar un 720 Triple Barspin en MTB (para los no entendidos, eso son muchas vueltas)... ¡y que no pare!