NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CICLISMO

Vingegaard se perdió un control antidopaje en 2019

El danés concedió una entrevista a Ekstra Bladet, medio de su propio país, en el que confiesa que fue por un “despiste” y habla de la mancha del dopaje en el ciclismo.

Actualizado a
Jonas Vingegaard durante la entrevista.
RITZAU SCANPIX DENMARKvia REUTERS

Jonas Vingegaard, actual ganador de las dos últimas ediciones del Tour de Francia, concedió una entrevista al medio danés Ekstra Bladet en la que repasó la extensa sombra del dopaje sobre el ciclismo y reveló que en 2019 se perdió un control antidopaje por no estar localizable. “Me había dejado el móvil en la cocina y, además, el timbre de mi casa no funcionó. Intentaron llamarme, pero fue imposible contestar. Por supuesto, no está bien, aunque vinieron dos días después para hacerme el test”, declaró Vingegaard.

Al igual que ocurre en el tenis, los ciclistas tienen que estar disponibles y localizables en cualquier momento por si la UCI les requiere para realizarles un control antidopaje. Para Vingegaard, facilitar sus horarios “no es algo muy difícil” en relación con el cumplimiento del sistema Whereabouts. De esta manera, se asegura, además, la limpieza del deporte.

El ciclista del Jumbo-Visma afirma que esta temporada se ha sometido entre 60 y 70 veces a pruebas para determinar que no consume sustancias prohibidas por la UCI. “Es bueno someterse a pruebas constantemente. En cierto modo ayuda”, añadió el danés. El dopaje hizo mucho daño en el pasado en un deporte que estuvo salpicado por el uso de sustancias prohibidas durante demasiado tiempo. El pelotón actual sigue pagando, de algún modo, los excesos de antaño.

El ciclismo parece alejarse cada vez más de esos años, ya que los casos de dopaje son más inusuales dentro del pelotón internacional. “No quiero ocultarlo. Creo que es importante hablar del pasado. Si escondes algo debajo de la alfombra, está claro que no vamos a aprender de ello. Si se habla sobre el dopaje, hay menos posibilidades de hacer trampas”, comentó Vingegaard. “Yo no tomo nada y creo que el resto del pelotón tampoco”, finalizó.

El danés también habló del caso de su compañero Michael Hessmann. El alemán dio positivo en un control fuera de competición el 14 de junio por un medicamento diurético y se enfrenta a una sanción de cuatro años. “No sé cómo llegó esa sustancia a su cuerpo. El mayor miedo de todo ciclista es que lo ingieras en un suplemento o en un alimento contaminado”, finalizó Vingegaard.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas