CICLISMO

Van der Poel, 'obligado' a correr el Tour antes de Tokio 2020

En una entrevista con el medio belga Sporza el ciclista neerlandés mostró la importancia que tiene el Tour para su equipo y cómo le podría afectar en los Juegos de Tokio.

Mathieu van der Poel posa junto a Julian Alaphilppe antes de la disputa de la Flecha de Brabante 2020 entre Leuven y Overijse.
DAVID STOCKMAN AFP

El sueño de Mathieu Van der Poel de competir por primera vez en el Tour de Francia se ha convertido a la vez en pesadilla para el ciclista neerlandés del Alpecin-Fenix a causa del apretado calendario en el ciclismo para la temporada 2021, que le hará llegar muy justo a los Juegos Olímpicos de Tokio, donde competirá en la categoría de MTB Cross County tras ganar varias pruebas de Copa del Mundo y proclamarse Campeón de Europa en 2019.

En una entrevista con el medio belga Sporza Van der Poel quiso destacar la importancia que tiene para el equipo su participación en el próximo Tour, pese a que sus intereses personales sean algo diferentes. "Creo que le debo a los sponsors el poder participar en el Tour. La temporada será un rompecabezas difícil y no solo cuentan mis propias ambiciones. Nunca subestimo la importancia de los patrocinadores. Sin ellos, no hay deporte. Pero no puedo hacer lo que quiero".

Van der Poel se mostró tajante sobre sus prioridades para la temporada 2021, dando más importancia a los Juegos que al Tour, donde llegará con apenas tiempo para adaptarse a la bicicleta de montaña después de tres semanas compitiendo con bicicleta de carretera. "El Tour es un inconveniente. El Tour para mí es secundario a los Juegos, pero no voy a venir a Francia solo para estar diez días y después abandonar".

El neerlandés también lamentó el aplazamiento de la cita olímpica a 2021 después de haber brillado en la temporada de MTB en 2019 con el título de campeón de Europa y el segundo puesto en la general de la Copa del Mundo de MTB. "El aplazamiento de los Juegos es una gran desventaja para mí. El año pasado estaba donde quería y estaba preparado para los Juegos. Había competido en casi todas las pruebas de Copa del Mundo, sabía dónde estaba en relación con la competición y me sentía bien sobre la bici. Ahora ha pasado un año en el que apenas he montado en bicicleta de montaña y es toda una incógnita. El sueño y la esperanza del oro olímpico siguen adelante, pero será mucho más difícil".