TOUR DE FRANCIA | ETAPA 7

"En el momento decisivo no estuvimos donde debíamos"

Gorazd Stangelj, director del Bahrain, culpó a su líder, Mikel Landa, de no encontrarse en el lugar correcto en el momento clave de la jornada.

"En el momento decisivo no estuvimos donde debíamos"
Jesús Rubio

El pelotón estaba avisado: a la salida de Castres, a unos 43 kilómetros de la meta, cambiaría la dirección del viento y soplaría de costado. La tensión por tomar la cabeza provocó abanicos y caídas. Mikel Landa, en la parte trasera del grupo, quedó rezagado con Sonny Colbrelli como único gregario. Porque Pello Bilbao, Damiano Caruso y Matej Mohoric rodaban todavía más atrás tras un enganchón del esloveno. Resultado: 1:21 de pérdidas respecto a los favoritos, menos Pogacar, Mollema, Porte, Chaves y Carapaz, que también entraron cortados.

Gorazd Stangelj, director del Bahrain, culpó a su líder de no encontrarse en el lugar correcto en el momento decisivo de la jornada: “Hicimos una primera parte de la etapa excepcional, pero justo en la zona en la que debíamos permanecer más atentos, no estuvimos en la posición que nos correspondía. Una mala colocación nos llevó a perder más de un minuto, un mal balance. Y menos mal que los chicos (Bilbao, Caruso y Mohoric) llegaron después para intentar minimizar la desventaja, ya que los adversarios aprovecharon la situación y se entendieron muy bien por delante”.

Landa no habló en Lavaur. Bilbao sí ofreció explicaciones: “Aunque anduvimos bien situados todo el día, nos pilló una caída por un frenazo en el pelotón y tres compañeros nos cortamos entre los coches. Lo teníamos bastante complicado desde antes de comenzar la jornada, por el abandono de Rafa Valls y con Wouter Poels muy tocado en las costillas. Prácticamente somos seis corredores. Mikel sólo disponía de Colbrelli cuando se empezaron a distanciar, y supone una verdadera lástima que cediera más de un minuto en una jornada así”.

Para Primoz Roglic significó “una alegría dejar atrás a rivales potentes como Pogacar o Landa”: “El Jumbo trabajó por guardar siempre las plazas al frente del grupo, y además sabíamos que Wout van Aert contaría con una buena oportunidad para ganar. Así que premio doble”. Ineos tampoco desatendió a Bernal, pero descolgó a Castroviejo para tirar de Carapaz, que sufrió un inoportuno pinchazo. Los tres gallos del Movistar, Enric Mas, Alejando Valverde y Marc Soler, se valieron solos para entrar con los mejores, como Pinot, Nairo, Buchmann, Superman, Urán, Bardet, Dumoulin, Alaphilippe, Martin o el maillot amarillo, Adam Yates.