CICLISMO

Quién era el doctor Ferrari, el gran artífice del dopaje en el US Postal de Armstrong

El polémico galeno italiano se especializó en sus inicios en la medicina deportiva y se convirtió en uno de los máximos exponentes del dopaje en el seno del pelotón.

El doctor Michele Ferrari, durante un entrenamiento en un velódromo.

A lo largo de la historia del ciclismo, los corredores no han sido los únicos grandes protagonistas de sus logros. Con el paso de los años muchos corredores mejoraban su rendimiento de forma sorprendente y en parte lo hacían gracias a la labor que hacían fuera de las cámaras médicos como el italiano Michele Ferrari, uno de las personas más influyentes en el pelotón durante casi 20 años y uno de los máximos exponentes de dopaje en el entorno del ciclismo.

Nacido en 1953 en la ciudad de Ferrara, el doctor Ferrari se graduó en Medicina en 1978 en su ciudad natal, mostrando desde entonces un gran interés sobre la medician deportiva, en especial en la medición del umbral anaeróbico en disciplinas que van desde el ciclismo al atletismo pasando por el esquí o la natación. Entre 1977 y 1980 estuvo como asesor de la Federación Italiana de Atletismo para después dar el salto al cargo de preparador físico del equipo italiano de biatlón entre 1980 y 1983 antes de dar el salto al mundo del ciclismo en 1984.

El récord de la hora de Moser, su primer éxito y trampa

Fue justo ese año cuando su nombre ganó relevancia en el mundo del ciclismo tras contribuir en la preparación de Francesco Moser para que el ciclista italiano batiese el récord de la hora que ostentaba Eddy Merckx y fijarlo en 50,808, siendo el primer ciclista en superar la barrera de los 50 km/h. Años más tarde, el propio Ferrari confesó que Moser había batido el récord dopado.

Sus conocimientos sobre medicina deportiva hizo que Ferrari asesorase a numerosos equipos y corredores como Tony Rominger antes de que en 1994 decidiera dedicarse a los entrenamientos individuales de corredores a quienes realizaba pruebas de eficiencia física y biomecánica, además de ayudarles a elegir material, planificar su calendario y programarles su nutrición, además de otros tratamientos revelados más adelante. La figura de Ferrari también adquirió protagonismo durante esa época en otros equipos como la selección española de ciclismo en pista entre 1993 y 1998 para doparles de cara a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, tal y como reveló el diario El País en 2018 tras la declaración ante el TAS de Luis García del Moral.

El médico de Armstrong y el US Postal

Si hay un ciclista cuya carrera ha estado vinculada a Michele Ferrari ese ha sido Lance Armstrong. El texano fue uno de los clientes más destacados del galeno italiano, que gracias a sus métodos y tratamientos ayudó a Armstrong a que lograse seis de sus siete Tour de Francia. Sin embargo, a medida que aumentaba su relación con Armstrong, también aumentaban las sospechas sobre la vinculación del doctor Ferrari con el mundo del dopaje, cuando poco a poco se fue descubriendo la presencia de esta lacra en el ciclismo.

Unas sospechas que llevaron al banquillo a Ferrari en 2001 en un juicio en el que ciclistas como Filippo Simeoni testificaron que el galeno les había suministrado sustancias como EPO y testosterona. Una acusación que hizo que el propio Armstrong saliera en defensa de Ferrari durante el Tour de Francia de 2004, cuando Armstrong no dejó escaparse al ciclista italiano y haciendo el gesto de cerrar la boca tras ser neutralizados. Esto no impidió que Ferrari fuese condenado a un año de cárcel y el pago de una multa de 900 euros, aunque poco después fue absuelto tras recurrir. Pese a ello, el equipo US Postal dejó de contar con sus servicios.

La sombra del dopaje se vuelve contra Ferrari

Ferrari logró salir indemne de la Operación Puerto, una de las grandes operaciones contra el dopaje en el ciclismo y en el mundo del deporte, pero no tuvo la misma suerte en el año 2012, cuando las sospechas de dopaje acechaban cada vez más a Lance Armstrong. La investigación de la USADA a raíz de las denuncias de excoampañeros de Armstrong como Floyd Landis o Tyler Hamilton desembocó en la retirada de los siete títulos de Armstrong en el Tour de Francia y con el texano confesando que se había dopado en una entrevista con Oprah Winfrey. En esa operación además de Armstrong también cayeron los médicos españoles Luis García del Moral y Pedro Celaya... además de Michele Ferrari, que fue sancionado de por vida para tratar a deportistas.

La relación de Ferrari con el dopaje no termina ahí, ya que el galeno volvió a ser condenado a 18 meses de cárcel en 2017 por el positivo del biatleta italiano Daniel Taschler, que también estaba bajo sus órdenes. Además, un informe reciente de la CADF apunta a que Ferrari habría tratado recientemente a ciclistas como Jakob Fuglsang y Alexey Lutsenko, pupilos en el Astana de Alexander Vinokourov, otro de sus clientes durante su etapa como ciclista. Una nómina en la que junto a Armstrong también figuran corredores como Tony Rominger, Mario Cipollini, Abraham Olano, Gianni Faserin, Bjarne Riis, Michele Scarponi o Denis Menchov entre otros.

Su proyecto 53x12

En la actualidad Michele Ferrari tiene su propio blog, 53x12, donde suele analizar en profundidad los rendimientos de los ciclistas en algunas carreras destacadas del calendario, da consejos sobre los entrenamientos e incluso participa junto a otros usuarios en el foro que tiene disponible dándoles recomendaciones u opiniones sobre las cuestiones que le formulan, la mayor parte de las veces sobre medicina deportiva, la materia en la que Ferrari quiso cambiar el ciclismo a través de sus métodos pero en la que finalmente acabó estableciendo el dopaje y la trampa como costumbre durante varios años en el pelotón con el objetivo de ganar a toda costa.