CICLISMO

La Milán-San Remo se salva

La subida al Poggio ha sido restaurada a tiempo para la disputa de la prueba (21 de marzo). Los deslizamientos de tierra de la zona hicieron peligrar la carrera.

La Milán-San Remo se salva
Milano-San Remo

A principios de 2020, el panorama de la próxima edición de la Milán-San Remo (21 de marzo) no era nada alentador. El estado del Poggio, la tradicional subida situada en el tramo final que suele ser decisiva en el desenlace de la carrera, era alarmante debido a unos deslizamientos de tierra que causaron terribles daños. Esto produjo un total desconcierto entre las autoridades locales y organizadores de la cita, por lo que la celebración del primer Monumento de la temporada estaba en el aire a menos de tres meses de la fecha establecida.

Tal y como informó el diario belga La Dernier Heure a través del alcalde de la localidad de San Remo, Alberto Biancheri, las reparaciones de la carretera tenían un coste de 10 millones de euros, lo cual retrasaría los trabajos de restauración de la zona por tal elevada cifra. Sin embargo, según informa el portal Cyclingnews, la carretera del Poggio es accesible nuevamente y el estado geológico de la zona vuelve a ser estable.

De esta manera, salvo contratiempo inesperado, la Milán-San Remo podrá disputarse con total normalidad. La próxima edición promete ser apasionante con un Julian Alaphilippe que defenderá el título de 2019 ante corredores de la talla de Peter Sagan y de un Philippe Gilbert que tratará de conquistar el único Monumento que falta en su extenso palmarés. El espectáculo está garantizado.