Landa: "Vaya donde vaya quiero ser el líder del equipo"

TOUR DE FRANCIA 2017

Landa: "Vaya donde vaya quiero ser el líder del equipo"

Landa: "Vaya donde vaya quiero ser el líder del equipo"

Dani Sánchez

El sexto de la general, a 1:17 de Froome, habló claro en la segunda jornada de descanso: "La situación me recuerda al Giro con el Astana en 2015".

Francia

-¿Qué tal se encuentra?

-Me siento muy bien, aunque con un poco de incertidumbre, ya que disputé el Giro. Cada uno responde de distinta manera a los esfuerzos. Nairo ha acusado más la fatiga, porque empezó a competir antes esta temporada y peleó la general del Giro todos los días, mientras que yo sólo me dediqué a cazar etapas al final.

(Mikel Landa se levantó temprano en el segundo día de reposo. El Sky recibió la visita de unos inspectores antidopaje. Después de un breve rodaje por Le Puy en Velay y alrededores -quería apreciar los monumentos de la localidad, Camino de Santiago en Francia-, se reunió con Jesús Ezkurdia, su representante, para valorar su futuro).

-¿Cómo afrontará la última semana del Tour? ¿Han establecido algún plan en el Sky respecto a Froome y a usted?

-Aún no hemos hablado de tácticas. Sin embargo, la cosa está clara: Chris porta el amarillo y en el equipo nos tocará defenderlo. No hay margen para relajarse, simplemente para competir al máximo y atacar si se presenta la ocasión.

-¿Aspira al podio de París?

-Ojalá. Me encuentro fenomenal. Si no perjudico a Froome, sí me encantaría alcanzar el cajón. Me noto bien y me gustaría, pero no debo perjudicarle. Más que una baza puedo ser una pieza clave para frenar a los rivales. Es una situación complicada. Tendría que pasarle algo a Froome para convertirme en una alternativa. Sin embargo, sabía a lo que venía. Sería bonito ganar con Froome y que yo concluyera en el podio de los Campos Elíseos. Existe buen rollo.

(El alavés, de 27 años, repite que se ve muy bien de forma y su discurso, habitualmente alegre, desprende cierta desilusión por la jerarquía de su escuadra: se sacrificará por Froome).

-Pese a su imagen de rebelde, ha acatado las órdenes. Como en el Giro de 2015 o en este Tour.

-Eso creo. Obedecer me ha costado lograr cosas. Se trataba de lo que había que hacer. No hay más. A unos les caeré bien y a otros, mal. No pretendo contentar a todo el mundo, aunque me considero un buen compañero.

-¿Le recuerda esta tesitura al Giro de 2015?

-Un poco. No obstante, Froome, cara a cara, me batiría porque tiene una buena contrarreloj el penúltima día. No somos rivales. En los tiempos del Astana jugamos a terminar segundos, y se apostó por Aru. Ahora buscamos conquistar el Tour.

-Por sus palabras, parece evidente su voluntad de salir para capitanear un equipo.

-Tengo claro que esta situación no me puede volver a ocurrir de nuevo. Vaya donde vaya debo dejar las cosas claras. Pretende ejercer de líder, y si me corresponde correr como segundo será por una decisión mía.

(En las negociaciones del mánager, Jesús Ezkurdia, únicamente se exige una condición: libertad para liderar en el Giro).

-Se le vincula con el Movistar. ¿Ha cerrado su futuro para 2018? ¿Fuera del Sky?

-No, todavía no. Es pronto. En el Tour apenas dispones de margen para pensar en tus historias.

-¿Se ve capacitado para luchar por el maillot amarillo?

-No sé si mi objetivo es el Tour. No me transmite lo mismo que el Giro. Para saber si tengo un Tour en las piernas hay que comprobar el perfil, valorarlo y mirar si se me adapta mejor que el Giro o la Vuelta. Y venir a vencer, no a ayudar.

0 Comentarios

Mostrar