TEMPORADA 2016

Soler: "Hay relevo generacional dentro del pelotón español"

El catalán de 22 años, ganador del Tour del Porvenir 2015, desea crecer "poco a poco" en el Movistar, "el mejor equipo para seguir con la formación".

Soler: "Hay relevo generacional dentro del pelotón español"
Jesús Rubio

Marc Soler nació en Vilanova i la Geltrú el 22 de noviembre de 1993. En agosto de 2015, antes de cumplir los 22 años, se convirtió en el 12º español en conquistar el Tour del Porvenir. Su primera victoria como profesional, en la temporada de su debut en la máxima categoría con el Movistar, llegó en una prueba que suele señalar a los corredores que darán que hablar en el futuro. Sin embargo, Soler, espigado (1,86 de altura y 68 kilos de peso), humilde y de conversación fluida, se lo toma con tranquilidad: “Me encuentro en el equipo ideal para completar mi formación y crecer poco a poco”.

El Movistar tiene a tres campeones del Porvenir

El Movistar cuenta en su plantilla con tres vencedores del Tour del Porvenir: Marc Soler (2015), Rubén Fernández (2013) y Nairo Quintana (2010). La carrera suele servir como una referencia bastante fiable de cara al futuro. Grandes campeones como Greg LeMond (1982) o Miguel Indurain (1986) tienen esta ronda en su palmarés.

Respecto a las últimos temporadas, Nairo conquistó el Giro de 2014 y terminó segundo en dos Tours (2013 y 2015). Chaves acabó quinto y se anotó dos etapas en la pasada Vuelta. Barguil también se llevó dos triunfos en 2013 y concluyó octavo en 2014. Rubén Fernández y Supermán López han mostrado destellos, pero los deben confirmar. Como Soler.

Al catalán no le presiona su triunfo en el Porvenir: “No me intimida ni me afecta que me miren más. Quiero buscar mi camino y competir lo mejor posible en las carreras a las que me manden”. Eso sí, vencer le entusiasmó: “Supuso una satisfacción enorme ver recompensado el sacrificio. Enorgullece lograr un título tan prestigioso y suceder en el palmarés a grandes campeones”. Su victoria también implicó una nominación para el Premio AS Promesa, aunque el galardón se lo llevó la tenista Paula Badosa.

Soler comenzó con el fútbol, pero se cambió al ciclismo “por diversión”: “Un compañero fue a la escuela de Vilanova. Te dejaban la bicicleta, pegabas vueltas a un polígono, merendabas con el resto de los chavales al terminar los entrenamientos y existía muy buen rollo. Paco Gálvez, el responsable, nos hacía disfrutar mucho y yo no sufría tanta tensión como en el fútbol”. Se dio cuenta de que valía para su deporte “en el segundo año de juvenil en el Huesca La Magia”, y el “punto de inflexión” lo vivió en el Lizarte, escuadra a la perteneció de 2012 a 2014.

Ahora, se define como “un corredor completo en plena fase de aprendizaje”: “Subo bien y me defiendo en el llano y la crono. Aunque no destaco en ninguna disciplina, me considero un tío polivalente”. De momento, no se plantea descubrir las rondas de tres semanas: “Tengo tiempo. En las de una semana recupero muy bien, y eso me motiva”. Como formar parte del Movistar: “Se trata del equipo de mi referencia, Miguel Indurain, y el número uno del World Tour. ¡Qué cosa más ilusionante!”.

Respecto a su prueba favorita, no duda: “La de casa, la Volta. Ojalá pueda ganarla algún día”. Soler tampoco titubea para señalar que aparece relevo para los Contador, Purito, Samuel o Valverde: “Sí que hay. Landa ya ha alcanzado el podio del Giro. También están Rubén Fernández, Ion Izagirre, Jesús Herrada, Barbero… Eso sí, igualarles resultará imposible”. Aun así, trabajará “duro para llegar lejos”: “Todos los sacrificios merecen la pena por ser ciclista”.