El rey del ciclismo

Ciclismo | Vuelta a España

El rey del ciclismo

El rey del ciclismo

dani sánchez

Contador se proclamó campeón. Breschel ganó en Madrid

Al cruzar la última raya, desde el puesto 50º del pelotón y a 15 segundos del vencedor, Alberto Contador abrió los brazos en cruz y suspiró. Después, acompañado de una sonrisa de tiburón, mostró tres dedos de su mano derecha, el gordo (el Tour), el índice (el Giro) y el anular (la Vuelta). Desde que en 1980 Hinault completó el triplete, ningún ciclista había repetido la hazaña. Desde que Battaglin ganó Vuelta y Giro en 1981 nadie había conquistado las dos carreras en la misma temporada. La perspectiva de los años nos señala, mejor que ninguna otra consideración, la importancia histórica de Contador, su influencia y su impacto.

Y la perspectiva de los años también se aplica a su edad insultante, 25 primaveras. Con ese calendario completaron ciclo Gimondi e Hinault, dos magníficas referencias de lo que podría suceder. Mientras el italiano sólo ganó dos Giros más, el francés acabó con cinco Tour, tres Giros y dos Vueltas. Gimondi se tropezó con Merckx e Hinault vivió entre el imperio del Caníbal y la irrupción de Fignon y Lemond.

A Contador no se le atisba rival a corto plazo. Su Zoetemelk podría ser Carlos Sastre (33 años), Evans (31) o incluso Leipheimer (34). Veteranos ciclistas en busca de un error ajeno, enfermedad o accidente. Entre sus jóvenes adversarios destacan Gesink (22), Andy Schleck (23), Kreuziger (22), Nibali (24), Antón (25) y Kohl (26), aunque todos parecen necesitar un punto de maduración que podría calcularse en dos temporadas más curtidos al sol del Tour. Por ahí nos caben otro par de victorias. Riccó (25), el único escalador capaz de competir con Contador, pasará dos años a la sombra tras su positivo en el Tour. Y sin él también nos cuadran dos triunfos más en Italia.

Plan. La preparación del calendario será fundamental a partir de ahora. La planificación de la ambición. Es necesario elegir clásicas y disputarlas. Es imprescindible asaltar el Mundial. Hablo del palmarés de una superestrella. Quien ha llegado aquí sin escatimar no debería hacerlo ahora. Lo sabe quien tiene la cabeza cosida con una diadema de puntos: aprovecha el momento.

Y luego está Armstrong, su turbulencia. Contador debe liberarse de ese rumor, de cadenas o de olas, y entender que no cabe un pacto con una fiera semejante. Es imposible compartir equipo, hotel e incluso ciudad. Existe el peligro de ser devorado. Que elija Bruyneel.

O que hable Contador. Desde este instante, él fija las reglas. Y será su responsabilidad callar o ejercer como jefe. Armstrong perseguía a los que acusaban a su médico de dopaje y Alberto debería perseguir a los que perseguían entonces. Todavía nos falta un Espartaco, un resucitado que, a diferencia de Armstrong, no habite en el lado oscuro.

Ayer hubo etapa y la ganó Breschel (24). En el podio, Contador recibió su trofeo de manos de Gallardón, que vestía de sport. Después, el campeón visitó la embajada de Kazajistán y luego lo celebró en familia. El mundo es suyo, pero en casa no caben todos.

Contador: "Gracias a la gente del Tour"

"Quiero darle las gracias a la gente de ASO, a los organizadores del Tour que vetaron la presencia del Astaná en su carrera. Si no llega a ser por su decisión, no hubiera ganado ni el Giro de Italia ni la Vuelta a España. Esta victoria es un peso que me quito de encima. Empecé el año en febrero y en marzo me daban ganador. Cuando te cargan con tanta presión todos los objetivos son difíciles".

Sastre: "Si lo sé, no corro la Vuelta"

"Si lo llego a saber antes de empezar, no corro la Vuelta. No por el cansancio ni por subir el Angliru, sino por toda la polémica que se ha vivido dentro del equipo. No obstante, no ha sido con mis compañeros ni con los auxiliares con los que he chocado. A ellos quiero agradecerles todo su apoyo y trabajo, no sólo en estas tres semanas, también durante los últimos años en el CSC".

Leipheimer: "Astaná es el mejor equipo"

"El Astaná ha demostrado en esta Vuelta que tiene el mejor equipo del mundo. Hemos terminado dos corredores en el podio, nada menos que el primero y el segundo clasificados. Me alegro mucho por la victoria de Alberto, ha luchado mucho por conseguirlo y ha soportado una gran presión. Yo estoy satisfecho por volver al podio de esta carrera siete años después".