BALONCESTO

Gustavo Ayón no para a los 36 años: jugará en Puerto Rico

El pívot mexicano vestirá la camiseta de los Capitanes de Arecibo del país boricua tras una temporada en los Astros de Jalisco de su país natal.

0
Gustavo Ayón, con una camiseta del Madrid, en las semifinales de la Liga Endesa ante el Valencia.
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Gustavo Ayón no se detiene a sus 36 años. El pívot de 2,07 metros ha decidido continuar su carrera profesional en Puerto Rico y jugará esta temporada en los Capitanes de Arecibo tras un año en los Astros de Jalisco de su México natal, según informa Fox Sports México.

La carrera de El Titán dio un enorme vuelco en 2019: después de ganar la Liga Endesa, decidió abandonar el Real Madrid para probar suerte en la NBA, en la que ya estuvo desde 2011 a 2014 en cuatro franquicias diferentes (New Orleans, Orlando, Milwaukee y Atlanta). Esa etapa se cerró sin lustre y solo jugó 135 partidos con una media de 16,7 minutos. El motivo, estar más cerca de su familia. El resultado, un error: intentó fichar por Dallas Mavericks y Los Angeles Clippers. Agua. Fichó por el Zenit San Petersburgo para jugar la Euroliga durante una temporada. Tras el periplo ruso, retornó a México.

De Fuenlabrada a la NBA

El currículum de Ayón es espectacular… y muy trabajado. Desde abajo, el mexicano escaló hasta convertirse en unos de los grandes pívots del Viejo Continente. En España, su gran saltó fue en el Fuenlabrada, con un impacto brutal en tan solo una temporada y media: Jugador Revelación del curso 2010-11 y Jugador de la Jornada 9 (34 puntos y 11 rebotes para 43 de valoración ante el Cajasol) y del mes de noviembre en el 2011-12. Conquistó estos dos últimos premios antes de cruzar el Atlántico en diciembre 2011.

Su vuelta a España en 2014 fue revuelta. Su destino debía ser el Barça, club que compró sus derechos en 2012 por 300.000 euros. Nunca llegó a debutar con los azulgranas. Con Xavi Pascual en el banquillo y Chichi Creus como director deportivo, se hizo efectiva su desvinculación del club para aterrizar en el Real Madrid con un contrato por tres temporadas y una cantidad anual ligeramente superior al millón de euros.

El internacional azteca fue un refuerzo de lujo para el conjunto blanco y un dolor para los azulgrana que vieron como su eterno rival ganaba dos Euroligas, cuatro Ligas Endesa y tres Copas del Rey en un ciclo de cinco años espectacular.