EUROLIGA | BARCELONA 81 - EFES 86

Las causas de la derrota del Barcelona

El conjunto azulgrana no pudo imponerse al Anadolu Efes en la final de la Euroliga. Detrás de la caída, múltiples razones que ayudan a entenderla.

Once años después, al Barça se le escapó la gloria en Colonia. El conjunto de Sarunas Jasikevicius volvía a disputar una final de la Euroliga y, además, llegando a la Final Four como uno de los máximos candidatos; pero, finalmente, el premio fue para el Anadolu Efes. Los turcos, pese a que concedieron el empate a cinco minutos del final (69-69), hicieron gala de un torrente de talento inacabable, que acompañaron con el hambre que concede la oportunidad de conquistar el título por primera vez. Esas, sin embargo, no son las únicas causas del resultado. Tras la caída azulgrana, se esconden varias razones más.

La lesión de Calathes

Jasikevicius dijo de él que es un guerrero y que no dudaba que estaría en la pista, pero la realidad es que el base de origen griego estuvo muy lejos de su nivel habitual. Y no solo eso, sino que evidentemente disputó menos minutos de los que hubiese jugado en caso de estar sano. Su torcedura de tobillo ante el Milán acabó siendo un contratiempo para un Barça que, bajo de la dirección de Bolmaro, fue más previsible

La 'ausencia' de Mirotic

Otro partido definitivo y otro partido en el que el pívot de Montenegro no ofrece su mejor versión. Estuvo prácticamente desaparecido en la primera parte (-5 de valoración y 0 de seis en tiros de campo) aunque se rehizo en la segunda. Acabó con once puntos y un triple que dio aire a los suyos, pero no fue el jugador diferencial que todos esperaban cuando llegó a Barcelona. Vino para ganar la Euroliga y esta se le resiste

Larkin y Micic

Es evidente que, al margen de todos los errores o mejoras que pudo acometer el Barça, las dos estrellas de Efes estuvieron a un gran nivel. Empezaron flojos, también gracias a la buena defensa azulgrana, pero a partir del segunda cuarto se entonaron. Sobre todo a base de triples y penetraciones fueron una pesadilla para el Barça, que no supo pararles. Fueron protagonistas en el momento decisivo y no fallaron las canastas claves. Tuvieron buena parte de la culpa de la derrota del Barça.

Las zonas

En el segundo cuarto, con Pleiss tocado y Sanli con tres faltas, a Jasikevicius le faltó insistir por dentro. Hubiese sido suficiente con un pick & roll entre Higgins y Pau, o incluso meter a Oriola para incomodar aún más a los pívots de Efes. No lo hizo, desaprovechando una ventana de oportunidad que pudo cambiar el partido.

La invariabilidad de Jasikevicius

Efes es un gran equipo, como ha demostrado durante toda la competición, pero también es un conjunto con cierta debilidad mental. Lo demostró el Madrid en cuartos y CSKA en semifinales. Se echó de menos por parte del Barça algún plan alternativo en defensa para, por lo menos, obligar a los turcos a replantear su ataque. Jasikevicius no cambió la defensa individual en todo el partido, una defensa en la que las estrellas de Efes se sintieron cómodas. Pasar a una defensa zonal, quizás, hubiese complicado el ataque a los turcos.

Poco banquillo

Oriola no jugó ni un minuto y Hanga siete segundos. Dos hombres que aportan mucho en defensa y que podrían haber participado de la final si lo hubiese deseado su técnico. El catalán, capitán del equipo, aporta además esos intangibles propios de un jugador que siente la camiseta. Lo hubiese dado todo. Hanga, por su parte, se preveía como una de las opciones para parar a Micic, pero Jasikevicius ni siquiera la consideró.

Único líder

Solo Higgins, con el permiso de Kuric, se erigió como líder del Barça. Ni Davies, ni Calathes ni Mirotic ni Pau acompañaron al americano que, él solo, suficiente hizo para mantener al Barça en el partido. Sin la aportación más decidida de sus compañeros ganar a Efes era imposible.