NBA | WARRIORS 104 - KNICKS 119

R.J. Barrett bate su mejor marca para impulsar a los Knicks

El canadiense fue el más destacado de los Knicks en una noche en la que ganaron en casa de los Warriors. Ayudó la ridícula expulsión de Green.

R.J. Barrett
Kelley L Cox USA TODAY SPORTS

En los Knicks se ve una luz diferente. A lo mejor han encontrado un camino luminoso por el que seguir hacia un sitio en el que puedan hacer felices a sus aficionados. Victorias como las suyas hay que tomarlas con una alegría sostenida en esta temporada, sobre todo en el inicio, pero transmiten buenas vibraciones si nos atenemos a todo lo que hemos visto en la última década. Los elementos aportados por Tom Thibodeau les van bien y pueden dar sorpresas relativas como la de esta jornada, sacando la victoria del Chase Center ante unos Warriors de cal y arena. 

Los neoyorquinos se vieron por encima con algunos minutos ya corridos. Barrett igual se lanzaba a la contra para machacar ante las cámaras que la metía desde lejos parándose en una transición rápida. Se le veía con esa luz de las que hablábamos. Once de diferencia, superando la barrera psicológica, adquirieron en la primera franja del partido. La única manera que encontraron los de Kerr para rebajar esta situación fue poner a Draymond Green a dirigir como si fuera un base y que Stephen Curry corriera para buscar posiciones de tiro. Nada que no hayan hecho en sus años dorados. Les fue relativamente bien, pero en defensa no contuvieron a unos Knicks que les metieron 40 puntos en el cuarto que abrió la noche. 

En el segundo acto los Knicks exhibieron su capacidad de asociación en espacios pequeños, con ataques en estático bien trabajados, y la de improvisación si los Warriors se cerraban. Wiggins intentaba dar soporte a Curry en la anotación y Green llevaba 8 asistencias en 17 minutos cuando todo cambió.

El clic del partido se dio al filo del descanso, con los Warriors ya cerca de voltear el marcador. Un mal posicionamiento de Wiseman hizo que Green, que se la quería pasar, perdiera el balón, lo que llevó al experimentado jugador a gritarle al novato a modo de recriminación. Los árbitros decidieron expulsar al '23' ante el estupor de todos los presentes, tanto los locales que se excusaban como los visitantes que se reían. Lo que vino después fue un equipo, el de Nueva York, que se creció y que impulsó su ventaja gracias a un Mitchell Robinson que se veía sin atadura ninguna para jugar en los dos lados de la cancha. Quickley, Payton, Randle y hasta Noel querían contribuir, pero fue R.J. Barrett el que terminó como jugador más destacado al batir su mejor marca en un partido y dejarla en 28 puntos.