BALONCESTO

Bàsquet Girona: el legado de Marc Gasol

La ciudad de Girona vuelve a tener baloncesto masculino de élite gracias al pívot de Toronto Raptors. La próxima temporada jugará en LEB Oro.

Aficionados del Bàsquet Girona durante un partido.
Sergi Geronès - Bàsquet Girona

Girona se quedó sin baloncesto masculino de élite en el verano de 2008. El megaproyecto Akasvayu se evaporó solo tres años después de su explosiva irrupción en la Liga ACB con la intención de competir de tú a tú con los grandes de España. Dejó tierra quemada en la ciudad catalana, una deuda de 10,2 millones con Hacienda, una FIBA Eurocup y fichajes galácticos a golpe de talonario: Raúl López, Fran Vázquez, Fernando San Emeterio, Gregor Fucka… Pero no todo fue una catástrofe. Marc Gasol dio sus primeros pasos de verdadera calidad allí, en un conjunto donde confiaron en él y en el que el internacional español explotó durante dos temporadas, de 2006 a 2008, antes de poner rumbo a la NBA. En la última, batió el récord de jornadas como MVP con 11 y fue nombrado mejor jugador de la temporada.

La unión Marc-Girona ya estaba creada. Era imborrable para el campeón de la NBA con Toronto Raptors. Y la desaparición del baloncesto de su ciudad le dolió. Tanto, que en su cabeza se iba fraguando una idea que en 2014 vio la luz: fundó el Club Escola de Bàsquet Marc Gasol el 16 de mayo junto a Álex Formento, Jesús Escosa y Marc Pena. “Quería devolver a Girona, lo que Girona le había dado a él”, cuenta Stefi Batlle, responsable de comunicación y márketing del club. “Cuando se fue, siempre dijo que le gustaría devolver con gratitud esa oportunidad que le brindó el club de mostrarse como profesional”, corrobora Escosa, director del área de rendimiento.

El incipiente proyecto puso sus primeros cimientos con el baloncesto de base como pilar maestro. No había prisa. Lo primero eran los chicos, formarlos en la cancha, pero también fuera de ella. Metodología, esfuerzo y compromiso como filosofía. “La idea era ofrecer las mejores condiciones de entrenamiento, pero sin olvidar el apoyo a nivel educativo y de formación. También buscamos el rendimiento, la tecnificación. No se creó como un club social, la idea era un básquet formativo potente, que tenía que ser el fundamento para el crecimiento del club”, continúa Escosa, que no se fija en otras canteras: “Tenemos nuestro modelo de trabajo, que instauramos desde la fundación”.

La idea floreció. En 2017 se creó el primer equipo sénior para la Liga EBA, ya como Bàsquet Girona. La próxima temporada estarán en LEB Oro, el último peldaño antes de la élite. ¿Rápido? Lo parece. Pero el crecimiento ha sido paso a paso, sin más presión que la que exigían las cimas conquistadas. “No hay vértigo porque al final lo hicimos como queríamos: una base consolidada y luego el primer equipo, que creamos para que los chicos tuvieran una meta, una referencia. Hemos trabajado para estar preparados para cada paso”, asegura Batlle. “Estamos muy contentos, motivados y queremos disfrutar del momento”. Y la afición igual: “La gente está muy animada y respondiendo muy bien en la campaña de abonos. Hay ganas de baloncesto y la gente no tiene dudas a la hora de coger su asiento”.

La marca Bàsquet Girona no solo se circunscribe al 5x5. Este verano, bajó el paraguas del club, se creó el primer conjunto profesional de 3x3. La plantilla estará integrada por jugadores de primer nivel como Nacho Martín, Sergi Pino, Álex Llorca, Xavi Guirao, Sergio de la Fuente y Javier Vega.

Marca Gasol

Marc Gasol, presidente del Bàsquet Girona.

Esa alegría también palpita en el mundo de fantasía de Walt Disney, donde Marc defenderá a partir del 30 de julio el anillo conquistado la pasada temporada con los Raptors. Gasol, a sus 35 años, es el eje fundamental para el crecimiento de algo más que un simple proyecto deportivo: es su legado. Trabajador y participativo, sus experiencias y vivencias en la mejor liga de baloncesto del mundo han introducido en Fontajau, pabellón que el club comparte con el Spar Uni Girona, uno de los gigantes de la Liga Femenina Endesa, cierto aroma de NBA. En los partidos en la ciudad hay entretenimiento más allá de la cancha, zonas infantiles para los niños, dos grupos de animación (algo impensable cuando estaban EBA)... En definitiva, adaptación a los nuevos tiempos.

Marc ha demostrado un gran compromiso. Compartimos información, debatimos de metodología, de decisiones… Debemos estar muy agradecidos por el esfuerzo que hace, por su dedicación”, subraya Escosa. Una visión que comparte Batlle: “Está muy involucrado desde la parte deportiva hasta en el márketing y con las instituciones. Desde los niños de base hasta el primer equipo hace un seguimiento diario, participa en las reuniones… Es algo que le gusta, que trabaja muchísimo para que salga bien y para que la gente de Girona tenga baloncesto masculino de primer nivel”.

La marca Gasol, esa esencia estadounidense, no solo está en la pista, la comunidad tiene un hueco muy importante dentro del club. Al igual que las franquicias NBA realizan actividades con la gente de su entorno, el Girona se acerca a la ciudad. El sentimiento de gratitud, recuerdan. Talleres con diferentes asociaciones y programas de baloncesto e inglés en los colegios, con los alumnos como periodistas de ESPN y Yahoo Sports. El siguiente paso, la nutrición con la Gasol Foundation, entidad con la que colabora conjuntamente el conjunto catalán. Una iniciativa que han disfrutado los jóvenes del club, con el proyecto Coach Plus para trabajar la alimentación, el descanso, las emociones… Igual que el inglés: clases con un profesor nativo que ayuda a quién quiera a preparar las pruebas de acceso a las universidades americanas.

Un modelo va más allá de las canchas y presenta un brillante futuro: “Haremos lo que podamos hacer. Nunca estaremos por encima de nuestras posibilidades. En ningún sentido. Sería irreal. Por eso estamos muy centrados en la base, se quiere mucho jugador del territorio. Formar gente de aquí para que crezca su talento”, asegura la responsable de comunicación. “Las últimas dos temporadas se ha incorporado un grupo de directivos que está ayudando al crecimiento del club, en la búsqueda de patrocinador y de sinergias que puedan hacer al club más sostenible. Soy optimista con el futuro y sé que con el buen trabajo de todos y de equipo (la clave los últimos seis años) tendremos grandes resultados”, cierra Escosa. Presente brillante y futuro con cabeza. La Liga Endesa ya espera ansiosa al legado de Marc Gasol. Y quién sabe si con él de presidente-jugador...