LIGA ENDESA

Fran Vázquez y la NBA: "Fue una decisión dura entre mi futuro y mi familia"

El pívot ha dado una rueda de prensa en la que ha dicho sentirse orgulloso de todas las deciones que ha tomado y en la que ha negado haber tenido problemas con los Gasol.

Fran Vázquez colgará las botas al final de la presente temporada. Aún está por ver si saltará de nueva a una cancha de baloncesto para jugar la Fase Final de la Liga Endesa, que aún está en el aire. De momento, y en una rueda de prensa con periodistas de toda España, ha repasado su carrera, desde que comenzó en el Siglo XXI de su Galicia natal, hasta su etapa final en Zaragoza. El Unicaja y la Copa de 2005, el Barcelona y la Euroliga de 2010, la NBA, la Selección, su nuevo sueño que es convertirse en entrenador... Así se despide uno de los grandes jugadores de la historia de nuestro país.

En su anuncio de despedida ha dicho que le gustaría seguir ligado al baloncesto. ¿Tiene alguna idea de en qué se puede traducir eso?

La verdad es que me gustaría entrenar. Fue Joan Plaza quien me dio la idea de poner en práctica todo lo que había aprendido de tantos entrenadores que me han dirigido en mi carrera y ayudar a mejorar a los más jóvenes. De hecho iba a hacer el curso superior de entrenador de la Federación que iba a empezar en junio, pero con el coronavirus se ha retrasado. Así que es un proyecto que tengo para el año que viene.

¿Por qué anunciarlo ahora, cuando todavía hay opción de hacerlo en la pista? ¿Es un peso de encima el que se quita?

Ya me conocéis y sabéis que soy diferente (risas). Han sido muchas horas encerrado en casa y la cabeza da muchas vueltas. El año que he hecho no ha sido muy bueno y el que me queda de contrato no sé si va a ser mejor o igual que este. Yo soy sincero y a mí me gusta estar al 100%, por mí y por el equipo. El club se merece un jugador que esté al 100% de sus habilidades y creo que era el momento de decirlo. Me voy con la cabeza muy alta por la decisión que he tomado junto con mi entorno, mi mujer y mi hijo.

¿Cuándo firmaó estos tres años con el Zaragoza pensó que este podía ser su último equipo?

Nunca he pensado que fuese mi último año. Mira a Albert Oliver, jugando con 40 años. Se merece todo mi respeto. Sí que a veces piensas en que a lo mejor puedes llegar hasta ahí, lo que siempre me ha pasado es que al firmar un contrato he pensado en cumplirlo. Pero esta vez ha ocurrido así y estoy contento de que me haya pasado en esta ciudad que ama el baloncesto. Aquí gané mi primer título de Copa del Rey y también me hace más ilusión por eso.

La Final 8 de la Champions League se va a disputar en septiembre-octubre, aunque siga siendo un título perteneciente a esta temporada. ¿Usted la jugaría?

No porque mi contrato acaba esta temporada. La BCL ya ha dicho que aunque sea un título de esta temporada se jugará con los jugadores de la que viene. Me hubiera gustado llevar al Zaragoza a la Final Four, pero no puede ser.

En una carrera tan larga y exitosa como la suya, ¿qué lugar va a ocupar Zaragoza?

Como todos los equipos en los que he estado, cada uno te va dando una cosa. Con los años vas cumpliendo objetivos: primero debutar en tu equipo, luego en el Barça fue una época de ganar títulos y ahora, estos últimos años lo que buscaba era la diversión. Le encontré en Tenerife y también la he encontrado en Zaragoza. Ya había conseguido lo máximo y ahora buscas otras cosas. Aportar tu profesionalidad e intentar que equipos que lo necesitan den ese paso adelante. El Tenerife estaba siempre ahí, que si entraba o no en playoff, y al final lo conseguimos. Y con el Zaragoza lo mismo. Estos años anteriores no lo estaban pasando bien y poder ser partícipe de devolver al equipo a los playoff, clasificarnos para la Champions y estar terceros en la Liga, estoy seguro que muchos maños tendrán problemas para acordarse cuando fue la última vez que pasó.

A estas alturas supongo que estará el miedo de que sea el baloncesto el que deje al jugador y no al contrario. ¿Le ha pasado eso durante estos días?

Cuando te quedan tres o cuatro años si que empiezas a pensar en esas cosas. Yo trato de tener un calendario para organizarme la vida, pero muchas veces no puedes controlar las cosas. Ahora es otra etapa en la que toca disfrutar de la familia e intentar empezar mi carrera como entrenador. Ya veremos si en unos meses, dentro de un año... Y ponerlo en práctica con los más jóvenes. Y así seguir teniendo contacto con el baloncesto, donde tengo muchos amigos.

¿Cuál es el rol con el que más ha disfrutado en todos sus años como profesional?

En ataque siempre he sido un jugador de jugar más bien por encima del aro. La gente yo creo que me reconoce más por el apartado defensivo y eso es lo que me gusta. Había compañeros que me decían que cuando estaba en la zona no se atrevían a penetrar. Ese respeto creo que habla bien de mi labor en defensa.

¿Qué futuro le ve a corto y medio plazo al Casademont Zaragoza?

Espero que muchos éxitos. Después de haber puesto este año y el pasado una especie de primera piedra, Ojalá que poco a poco eso vaya creciendo y el Zaragoza esté siempre peleando en playoff, en la Champions. Intentar que la ciudad de Zaragoza, que como he dicho antes ama este deporte, esté presente en todos los ámbitos posibles.

¿Qué lugar ocupa la Final Four con el Barcelona, un título del que ahora se cumplen diez años?

Sobre todo por la forma que fue, ya que el año anterior habíamos perdido la final. Tengo un recuerdo estupendo. Ya estar en la Final Four es un premio enorme donde te enfrentas con los mejores equipos de Europa. Jugar la final, enfrentarte al Olympiacos y llevarte la copa es increible, me quedo sin palabras. La verdad es que nunca me esperé ser campeón de Europa, aunque siempre sueñas con algo así.

¿Qué personas le han marcado más en su trayectoria?

Yo empecé en el Siglo XXI de Galicia y tenía un entrenador, que era Moncho López, que fue como mi segundo padre. Siempre tuvo buenas palabras hacia mí he intentó que fuese mejor, porque al principio no sabía ni tirar. Luego en todos los equipos en los que he estado ha sido diferente. A Pedro Martínez tengo que agradecerle mucho porque fue quien se arriesgó con un chaval que no se sabía si iba a ser bueno o no. Pero cada uno me ha dado una cosa diferente, siempre con palabras y con hechos, que eso es lo más importante para un jugador.

Teniendo en cuenta la situación actual en el país, ¿cuál es el ánimo que hay en el vestuario de cara a una posible reanudación de la Liga Endesa?

Es complicado. Es verdad que hay gente que piensa que los deportistas pueden volver a trabajar igual que el resto de la gente y lo entiendo. Pero nosotros no trabajamos en las mismas condiciones, con elementos de seguridad que puedan evitar un posible contagio. A nosotros nos han dicho que hay un protocolo y tenemos que aceptarlo y ver como se van desarrollando las cosas. Aún hay muchos cosas que el Gobierno no permite, pero a nosotros se nos ha abierto un plazo para poder entrenar y lo vamos a aprovechar. Si al final se sigue, bienvenido sea. Lo malo, que a todos nos gusta jugar con afición. Y si no se sigue, pues una pena por culpa de una situación que ojalá nunca hubiera pasado.

¿Se ha sentido entendido con las decisiones que ha tomado a lo largo de su carrera?

Yo no soy nadie para decir qué tiene que opinar la gente. He tomado las decisiones por mí mismo, habrá gente a la que le ha gustado y gente a la que no, pero estoy orgulloso de lo que he hecho. No le voy a reprochar a nadie porque digan lo que piensen.

¿Le queda la espinita de no haber ido a la NBA?

Espinita no. Siempre lo he dicho, fue una decisión tomada por un tema personal. Tuve que decidir entre mi futuro o mi familia y elegí a mi familia. La gente que me conoce sabe que soy muy familiar y me gusta tener a los míos bien y contentos. Fue una decisión dura, pero al final son 19 temporadas y estoy orgulloso de lo que he hecho.

¿Cree que ha aportado todo lo que tenía a la Selección española o le habría gustado estar más presente con el combinado nacional?

Este es un tema que mucha gente me lo pregunta y lo quiero dejar claro ya. En ningún momento he tenido problemas con los hermanos Gasol ni con nadie del equipo. Se han escuchado un montón de cosas que yo no las he hecho caso por que sé que son mentira. Cuando decido no ir a la Selección es porque tengo problemas físicos. Problemas que a lo mejor otros los soportan y yo soy así de cabezón. Me gusta que mi cuerpo se recupere bien, que descanse. Ha coincidido a veces que por un tema de fatiga no he ido. También estoy orgulloso de que en esta última etapa con las Ventanas haya sido un poco más partícipe y la ilusión que ponía para ayudar a España en una situación complicada.