BALONCESTO

17 latinoamericanos históricos que han jugado en la ACB

Muchos son los jugadores latinoamericanos que han dejado su huella en el baloncesto español. De Oscar Schmidt a Facundo Campazzo. Repasamos 17 nombres de peso en la historia de la ACB.

0
  • Luis Scola

    Luis Scola (Gijón y Baskonia)

    Pensar en el argentino Luis Scola es hacerlo en el Baskonia, aunque sus primeros pasos en el baloncesto español los dio en el Gijón Baloncesto (LEB Oro), al que llegó cedido por el conjunto vitoriano. Estuvo siete años en el Tau y se convirtió en uno de los mejores pívots de Europa. Elegido en el quinteto ideal de la Euroliga en dos ocasiones (2006 y 2007) condujo al equipo alavés a la Final Four en tres ocasiones. En su palmarés luce la Liga de 2002, tres Copas del Rey (2002, 2004 y 2006) y tres Supercopas (2005, 2006 y 2007). En 2007 dio el salto a la NBA: Rockets, Suns, Pacers, Raptors y Nets. Tras dos temporadas en China, decidió regresar a Europa para mantenerse en forma con vistas a los Juegos (ganó el oro en Atenas) y tras destacar en el Mundial de China. No se sabe nada sobre su futuro (cumple 40 años el 30 de abril) como el mismo reconocía: "No sé si habré jugado mi último partido".

    FOTO: RAFA RIVAS (AFP)

    1 / 17

  • Pablo Prigioni

    Pablo Prigioni (Fuenlabrada, Alicante, Baskonia y Real Madrid)

    Uno de los bases que ha dejado más huellas en la ACB en este siglo XXI: hasta la edición de Málaga de este año, era el mayor asistente en la historia de la Copa. En 1999, el argentino llegó a Fuenlabrada procedente del Obras Sanitarias de Buenos Aires y en la ciudad madrileña se dio a conocer. Antes del Baskonia, donde jugó en tres etapas (2003-09, 2011-12 y seis partidos en 2016), estuvo en el Lucentum Alicante, pero sus mejores años los pasó en Vitoria. Allí ganó la Liga de 2008, tres Copas (2004, 2006 y 2009) y cuatro Supercopas (todas las disputadas entre 2005 y 2008). El base de la generación de oro del baloncesto argentino —oro en Atenas 2004— se convirtió en 2012 en el rookie más mayor en la historia de la NBA: debutó en los Knicks con 35 años. En 2017 dirigió al Baskonia al inicio de la temporada, pero presentó su dimisión por los malos resultados.

    FOTO:

    2 / 17

  • Oscar Schmidt

    Oscar Schmidt (Valladolid)

    Uno de los mayores killers que ha dado el baloncesto, capaz de promediar 44 puntos por partido en Italia (lo hizo en la temporada 1990-91 en el Tonino Zorzi) o de anotarle 55 a la Selección en los Juegos de Seúl 88. A España, el alero brasileño llegó con 35 años y disputó dos temporadas en el Fórum Valladolid. En ese par de cursos le dio tiempo a sobrepasar los 2.000 puntos (anotó 2.009 en 71 partidos) y fue el máximo anotador de la competición en ambos. Una muñeca privilegiada, encestó 132 triples en la campaña 1993-94 y 160 en la 1994-95. Durante años fue el que más canastas de tres puntos había logrado en un solo partido con 11. En 2014, Jacob Pullen (Barcelona) acabó con 12. Después, Schmidt volvió a Brasil y se retiró en 2003 (sus últimos años los pasó en el Flamengo). En su carrera rozó los 50.000 puntos: acabó con 49.703 anotados.

    FOTO:

    3 / 17

  •  Andrés Nocioni

    Andrés Nocioni (Baskonia, Manresa y Real Madrid)

    El alero argentino fichó por el Baskonia en 1999, aunque pasó la temporada 2000-01 cedido en el Manresa (LEB Oro). En Vitoria ganó dos Copas del Rey (2002 y 2004), una Liga Endesa (2002) y fue el MVP de la ACB en el curso 2003-04. Ese verano se marchó a la NBA donde estuvo ocho temporadas (Chicago Bulls, Sacramento Kings y Philadelphia Sixers) antes de volver a Europa. Vivió una segunda etapa en el Baskonia (2012-14) y después se comprometió con el Real Madrid, donde cerraría su carrera profesional en 2017. Con el Madrid ganó la Euroliga en 2015 (fue el MVP), además de dos Ligas (2015 Y 2016), tres Copas (2015, 2016 y 2017), una Supercopa en 2014 y la Intercontinental de 2015. Otro de los integrantes de la generación dorada del baloncesto argentino: oro olímpico en Atenas 2008 y plata en el Mundial de 2002.

    FOTO: EMILIO COBOS (DIARIO AS)

    4 / 17

  • Gustavo Ayón

    Gustavo Ayón (Illescas, Tenerife, Fuenlabrada y Real Madrid)

    José Quintana, presidente del Montakit Fuenlabrada, se fijó en él cuando jugaba en los Halcones de Xalapa. Sin hueco en el equipo, pasó por el Illescas (LEB Plata) y el Tenerife (Adecco Oro) antes de afianzarse en el equipo fuenlabreño con el que fue elegido Jugador Revelación en 2011. En diciembre de ese año se marchó a la NBA (Hornets, Magic, Bucks y Hawks) donde estuvo tres temporadas. Después volvió a Europa de la mano del Real Madrid, donde se convirtió en uno de los mejores pívots del Viejo Continente. Con el equipo blanco ganó la Euroliga (2015 y 2018), la Liga Endesa (2015, 2016, 2018 y 2019), la Copa (2015, 2016 y 2017), la Supercopa (2014 y 2018) y la Intercontinental (2015). En junio de 2019, el Titán de Nayarit abandonó el Madrid. Su sueño era volver a la NBA, pero no recibió ninguna oferta que le convenciera y acabó en el Zenit de San Petersburgo.

    FOTO: RODOLFO MOLINA (DIARIO AS)

    5 / 17

  •  Tiago Splitter

    Tiago Splitter (Araba, Bilbao, Baskonia y Valencia)

    Salvo unos meses en el Valencia Basket durante el lockout de la NBA (2011) y cesiones al Araba Goraga y Bilbao Basket, Tiago Splitter pasó toda su carrera española en el Baskonia. Llegó a Vitoria con apenas 15 años y allí ganó dos Ligas (2008 y 2010), dos Copas del Rey (2006 y 2009) y cuatro Supercopas (2005, 2006, 2007 y 2008). En 2010, antes de marcharse a la NBA, fue el MVP de la temporada ACB y de la final de esta competición. Splitter ganó el anillo de la NBA con los Spurs (2014), pero sus últimos años estuvieron marcados por una lesión de cadera de la que no se llegó a recuperar bien. En febrero de 2018, a los 33 años, anunció que se retiraba definitivamente de las canchas.

    FOTO: PAULINO ORIBE (DIARIO AS)

    6 / 17

  •  Marcelinho Huertas

    Marcelinho Huertas (Joventut, Bilbao, Baskonia y Tenerife)

    Salvo un año en Italia (Virtus de Bolonia) y dos en la NBA (Los Angeles Lakers), el base brasileño ha pasado toda su carrera en España. Llegó al Joventut en 2004 y allí pudo aprender de un maestro (Elmer Bennett) y de un prodigio (Ricky Rubio). En la Penya jugó tres temporadas en las que ganó la FIBA Eurocup. Txus Vidorreta, su técnico ahora en el Iberostar Tenerife, sacó lo mejor de él en el Iurbentia Bilbao (2007-08). De Italia llegó al Baskonia, donde levantó la Liga del 2010. En 2011 hizo un camino que han recorrido muchos otros jugadores: de Vitoria a Barcelona (2011-2015) antes de marcharse a la NBA. Con el equipo azulgrana conquistó la Supercopa de 2011 y las Ligas de 2012 y 2014. En 2017 regresó a la Liga española y al Baskonia, donde ha pasado las dos últimas temporadas antes de reencontrarse con Vidorreta en el Iberostar esta temporada. Este curso promedia 13,1 puntos y 8,1 asistencias y ha montado una gran sociedad con Shermadini.

    FOTO: Rodolfo Molina (DIARIO AS)

    7 / 17

  • Facundo Campazzo

    Facundo Campazzo (Real Madrid y UCAM Murcia)

    El base más en forma de Europa en estos momentos se comprometió con el Real Madrid en el verano de 2014. En su primera temporada vestido de blanco el argentino no tuvo mucho protagonismo (3 puntos y 1,5 asistencias en 13 minutos en pista), por lo que el Madrid decidió cederlo al UCAM Murcia donde pasó las dos siguientes temporadas y destacó. En 2017 volvió al Real Madrid tras meterse en el segundo mejor quinteto de la Liga y ser el jugador más espectacular del curso. Con el Madrid ha ganado dos Euroligas (2015 y 2018), tres Ligas (2015, 2018 y 2019), dos Copas (2015 y 2019) y tres Supercopas (2014, 2018 y 2019). Ahora mismo es el MVP de todas las competiciones nacionales: Liga, Copa y Supercopa.

    FOTO: A. MARTINEZ (ACB PHOTO)

    8 / 17

  • Chicho Sibilio

    Chicho Sibilio (Barcelona y Baskonia)

    El alero dominicano, fallecido el 10 de agosto de 2019, llegó al Barcelona en categorías inferiores. Estuvo 13 años en el equipo azulgrana con el que ganó cinco Ligas (1981, 1983, 1987, 1988 y 1989), ocho Copas (1978, 1979, 1980, 1981, 1982, 1983, 1987 y 1988), dos Recopas (1985 y 1986) y una Korac (1987). En su etapa culé promedió 18,8 puntos con un 41% en triples y en esos años formó un Big Three de ensueño con Epi y Solozabal. Un gran triplista: fue el primero en lograr 650 tiros de tres puntos en la Liga Endesa. Fue internacional con España (87 partidos) y se colgó la medalla de plata en el Eurobasket de 1983. También jugó cuatro temporadas en el Baskonia (1989-1993).

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    9 / 17

  • Carl Herrera (Real Madrid)

    Carl Herrera (Real Madrid)

    Antes de convertirse en el primer venezolano en debutar en la NBA jugó una temporada en el Real Madrid: 13,2 puntos y 7,6 rebotes para 16,6 de valoración de media. No cruzó el charco de vacío: ganó la Copa Korac en 1991 con el equipo blanco. En el verano de 1991 dio el salto a la NBA, donde pasó ocho temporadas: Houston Rockets, San Antonio Spurs, Vancouver Grizzlies y Denver Nuggets. Con los Rockets conquistó dos anillos: 1993 y 1994. Debutó en la selección de Venezuela con 16 años y disputó los Juegos de Barcelona en el 92.

    FOTO:

    10 / 17

  • Piculín Ortiz

    Piculín Ortiz (Zaragoza, Real Madrid, Barcelona, Andorra y Unicaja)

    Su primera experiencia en la Liga española fue en el CAI Zaragoza al que llegó para sustituir a Tony Brown en octubre de 1988. Aquel año promedió 17,4 puntos con el equipo maño y ese verano puso rumbo a la NBA. Jugó en Utah dos temporadas y media (fue el primer puertorriqueño drafteado en la Liga norteamericana). Cortado en febrero de 1990, se comprometió con el Real Madrid (ocupa la plaza de Dennis Nutt), donde sólo estaría unos meses. Después llegarían Barcelona (1990-92 y ganador de una Copa del Rey), Festina Andorra (1992-93) y Unicaja (1993-94). Sus últimos años en Europa los pasó en Grecia y logró la Copa Korac con el Aris de Tesalónica. Tras dar positivo por estanozolol, lo que le acarreó una sanción de dos años, volvió a su país donde se retiró a los 43 años. Su vida desde entonces no ha sido fácil: ha superado problemas con las drogas, con la justicia y estuvo totalmente arruinado. El pasado verano ingresó en el Hall of Fame de la FIBA y ahora regenta una pizzeria.

    FOTO:

    11 / 17

  • Walter Herrmann

    Walter Herrmann (Fuenlabrada, Unicaja y Baskonia)

    El alero fue otro de los integrantes de la generación dorada del baloncesto argentino que dejó huella en España y muchos le recordarán por un concurso de mates: se quedó en calzoncillos en el vuelo con el que se llevó el título en el All Star de Alicante (2003). Su primer equipo en España fue el Fuenlabrada (2002-03), aunque sus mejores años los vivió en el Unicaja. Tras pasar tres temporadas en Málaga y ganar una Copa (2005) y una Liga (2006), se marchó a la NBA (Bobcats y Pistons). En 2009 regresó a Europa, pero firmó con el Baskonia después de que el Unicaja no igualara la oferta vitoriana. Disputó una campaña en el equipo baskonista y logró una segunda Liga en su palmarés, la del 2+1 de San Emeterio ante el Barcelona en 2010.

    FOTO: MARIANO POZO (AS)

    12 / 17

  • Fabricio Oberto

    Fabricio Oberto (Baskonia y Valencia)

    Su experiencia europea comenzó en Grecia (Olympiacos), pero el Baskonia lo fichó en el verano de 1999. En Vitoria estuvo tres temporadas (coincidió allí con compañeros de generación como Luis Scola y el Chapu Nocioni) antes de marcharse a Valencia, su otro equipo ACB. Con el TAU fue subcampeón de la Euroliga (2001) y ganó la Copa y la Liga en 2002. En la capital del Turia logró otro título, la ULEB (ahora Eurocup) en 2003. Oro olímpico en Atenas y plata mundial en Indianápolis, hizo carrera también en la NBA. Jugó en la mejor liga del mundo seis temporadas: cuatro en San Antonio, una en Washington y otra en Portland, aunque solo fueron cinco partidos. El pívot argentino anunció se retirada en noviembre de 2010 por un problema cardíaco que le producía mareos. Volvió en 2013 para cerrar el círculo: jugó con la Asociación Deportiva Atenas, su primer equipo profesional.

    FOTO: EDUARDO GONZALEZ (DIARIO AS)

    13 / 17

  • Eulis Báez

    Eulis Báez (Vic, León, Valladolid, Joventut, Granca y Manresa)

    Todo un trotamundos del baloncesto español. El ala-pívot dominicano comenzó en el Akasvayu Vic (2005-07) y en el Baloncesto León (2008-09), de la LEB Plata y Oro, respectivamente. Esta temporada, su primera en Manresa, cumple once campañas en la máxima categoría del baloncesto español. Gran Canaria ha sido su casa durante siete cursos: allí jugó 355 partidos y se convirtió en el segundo máximo reboteador en la historia del club y en el tercero con más minutos disputados. "Quería seguir, pero mi etapa allí se acabó", llegó a decir Báez, que ha sido un fijo con su selección todos estos años. Esta temporada, y con 38 años recién cumplidos, promedia con el Manresa 7,1 puntos y 3,1 rebotes. Su único título, por el momento, es la Supercopa de 2017 lograda con el Granca.

    FOTO: Joaquim Alberch (ACB PHOTO)

    14 / 17

  • Pancho Jasen

    Pancho Jasen (Gijón, Estudiantes y Sevilla)

    Hernán Jasen, más conocido por todo el mundo como Pancho Jasen, pasó toda una vida en el Movistar Estudiantes, donde jugó diez temporadas (2001-11), aunque su primer equipo en España fue el Gijón Baloncesto (1999-2001). Ídolo de la afición colegial, el alero argentino es el extranjero que más partidos ha jugado en la historia del Estu (343). Tras una década en el club de la calle Serrano fichó por el Cajasol (ahora Coosur Betis), donde disputó la temporada 2011-12. Fue su último equipo en la Liga Endesa. Cerró su carrera deportiva de vuelta en su país, en el Bahía Basket. Se retiro en 2018 tras 23 años de carrera, 13 de ellos en España.

    FOTO: Toni Rodriguez (Diario As)

    15 / 17

  •  Nico Laprovittola

    Nico Laprovittola (Estudiantes, Baskonia, Joventut y Real Madrid)

    El base argentino llegó al Estudiantes en diciembre de 2015 procedente del Lietuvos Rytas. Aquel año acabó con 13,8 puntos de media, pero decidió cumplir el sueño americano: firmó con los internacionales San Antonio Spurs, franquicia que abandonaría en diciembre. Un mes después se comprometió con el Baskonia, pero sus números no estuvieron a la altura del recuerdo que había dejado en el Estudiantes (6,2 tantos). Tras un paso fugaz por Rusia (Zenit San Petersburgo), volvió a España para salvar al Joventut y, un año después, meterlo en la Copa del Rey. Los cuartos que firmó ante el Baskonia supusieron el récord de valoración en un partido del torneo del KO (50). La pasada temporada acabó como el MVP del curso y el máximo anotador de la Liga (17,1). Este verano recaló en el Real Madrid para convertirse en el tercer base de un equipo que aspira a todo.

    FOTO: PEPE ANDRES (DIARIO AS)

    16 / 17

  • Daniel Santiago

    Daniel Santiago (Unicaja y Barcelona)

    El pívot puertorriqueño (2,16) llegó a la Liga Endesa directo de la NBA, donde había disputado las dos últimas temporadas en Milwaukee Bucks (también había estado en Phoenix Suns años antes). En el verano de 2005 aterrizó en Málaga; en el Unicaja estuvo tres temporadas antes de dar el salto al Barcelona. Allí, en la capital de la Costa del Sol, ganó la ACB en 2006 y fue elegido mejor pívot de la Euroliga una temporada después (el Unicaja se coló aquel año en la Final Four). Un talento de más de 7 metros, peligroso de espalda y en el pick & roll.

    FOTO: FELIPE SEVILLANO (DIARIO AS)

    17 / 17

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.