SELECCIÓN

Luis Guil, desde Japón: "Todos transmiten que habrá Juegos"

"Quiero transmitir un mensaje de optimismo. A día de hoy, la vida aquí es absolutamente normal", dice el ayudante de Sergio Scariolo en la Selección y actual técnico del Saga Balloners

Luis Guil, desde Japón: "Todos transmiten que habrá Juegos"

Luis Guil (1971), entrenador del Saga Balloners y ayudante de Sergio Scariolo en la Selección española campeona del mundo, cuenta en primera persona para As desde Japón cómo vive el país nipón la crisis del coronavirus en el país que debe organizar los Juegos Olímpicos dentro de cuatro meses.

-¿Cómo lo ve todo desde Japón?

-Pues con normalidad aquí y con mucha preocupación por lo que está pasando en España. De hecho, desde este miércoles no se deja entrar a españoles que vengan en vuelos desde Madrid y ya desde el fin de semana, a los que vengan desde cualquier otro sitio. Se va a necesitar, además, un visado especial, algo que antes no era necesario porque con tu pasaporte podrías estar tres meses como turista. Con lo cual, mi familia, que iba a venir en Semana Santa, ya no lo va a hacer.

-¿Cómo están ellos?

-Bien. Hablo con ellos por facetime, skype, wassap. Afortunadamente, la tecnología aquí es fantástica. Mi mujer ha tenido tos estos días, por lo que debe estar pendiente, y tengo la preocupación de mis padres, supongo que como todos. Además, tengo una hermana que es médico de familia y que está trabajando 16 o 17 horas al día. Está en el Gregorio Marañón y también haciendo horas aparte en la calle. Ayuda a otras unidades. Hablo mucho con ella y está preocupada. Ya estaba preocupada y me había dicho hacía tiempo que esto iba a explotar. Tenían muchos pacientes con síntomas de coronavirus, pero como todavía no había kits para identificarlo, no podían, digamos, oficializarlo. Cree que los casos van a aumentar esta semana, ojalá que no.

-Usted estuvo hace menos de un mes en España con motivo de las Ventanas. ¿Cuál era entonces la situación en Japón?

-Pues cuando yo estaba viniendo para las Ventanas, en Japón estaban cerrando colegios y universidades. Luego sucedió una cosa curiosa. Yo regresaba un miércoles a Japón vía Londres. Cuando salí de Madrid, todo estaba normal. Mis ayudantes habían dirigido dos partidos en mi ausencia. Y cuando llegué a Londres, ya estaba suspendida la competición. Este fin de semana se reanudó la competición. Ahora se ha parado otra vez hasta el 3 de abril, pero no es por el coronavirus porque está controlado. Muchos jugadores extranjeros habían salido, preocupados por la situación de sus familias, y deben volver.

-¿Pero cómo está el día a día allí ahora?

-Está todo abierto excepto sitios donde pueda haber grandes aglomeraciones de gente. El transporte está abierto. También los bares, los restaurantes, cafeterías, discotecas. Sólo se han cerrado museos, recintos deportivos donde pueda haber grandes aglomeraciones de gente. De todas formas, aquí hay una diferencia cultural.-

-¿En qué?

-Aquí, antes del coronavirus, cualquier persona que iba a entrenar, se quitaba el calzado con el que venía antes de entrar en el pabellón y se ponía el deportivo. Había desinfectantes en cualquier sala o espacio de los pabellones, todos iban ya con mascarilla. Eso evita mucho la propagación de un virus. Incluso, culturalmente, ya sabéis cómo se saludan ellos, sin contacto. Le pongo un ejemplo. El capitán del equipo me ha pedido que, después de cada entrenamiento, el saludo que hagamos sea con el codo. Todos. Ya saben que ha habido contactos durante el entrenamiento, pero es su manera de mostrar respeto.

¿Su día a día es normal?

-Absolutamente. Vengo de tomar un café cuando estoy hablando con usted, esta noche iré a cenar y el fin de semana tengo previsto ver a Sebas Sáiz y Pablo Aguilar (los dos juegan en Japón; uno en Kawasaki y otro en Tokio). Pero siempre con las medidas de control necesario. Nos quitamos las zapatillas antes de entrar en el recinto, nos toman la temperatura y nos preguntan dónde hemos estado el día anterior por si hemos estado en algún sitio que sea foco de conflicto. Los casos están controlados. Además, aquí la gente se cuida mucho. Ves a gente de 70 y 80 años en bicicleta, cuidan mucho su alimentación. Hacen deporte, comen proteínas, poco pan...

¿Cuál es la situación de otros deportes?

-Han retrasado el fútbol y el béisbol, que empezaban ahora y que son los deportes estrella aquí. Y en competiciones como el voleibol han adelantado los finales de la competición. Las han apretado. Nosotros arrancamos el 3 de abril y llegaremos hasta el 15 de mayo. Veremos si a puerta cerrada o abierta. Pero acabaremos seguro. Lucas (por Mondelo, seleccionador femenino) también lo ha vivido. Han dado por finalizada la Liga regular y van a hacer una Final Four para decidir el campeón.

-¿En Japón creen que habrá Juegos en Tokio?

Todos, desde el primer ministro hasta el presidente del Comité Organizador, transmiten que habrá Juegos. Tienen dos esperanzas, que se encuentr un remedio y que la enfermedad sea estacional y remita en mayo. Es su esperanza y su mensaje.

-¿Y usted qué opina?

Como deportista, pienso que hay que meter miles de deportistas en una ciudad de 35 millones de personas. Y que hay gente que habrá pasado el virus, que no, o que lo vaya a pasar. Creo que hay que esperar, pero el mensaje público es que habrá Juegos.

-¿La sociedad japonesa comparte la visión oficialista?

Sí. La mentalidad japonesa es respetar y seguir lo que dice su Gobierno. Tienen el convencimiento de que habrá Juegos, de que va a haber soluciones y de que el coronavirus está controlado. Han visto que la curva ha bajado.

-¿Ha hablado con Sergio Scariolo de esta situación? Si la NBA empuja su calendario y los Juegos se celebran podrían solaparse sus trabajos. Sería extraño.

-He hablado con Sergio, pero por su salud. Me contó que le habían tomado muestras, había dado negativo. No hablamos de esto. Creo que ahora mismo el problema ante el que estamos es más que deportivo, es de salud mundial.

-¿Qué mensaje mandaría estando desde Japón, país olímpico en 2020?

Pero yo quiero transmitir un mensaje optimista. La vida en Japón es normal ahora mismo. Y que, con las precauciones y la responsabilidad lógica, puede ir a mejor. Pueden abrirse las canchas al público en poco tiempo, pueden abrirse colegios y universidades. Y esto cambia cada día. Si hay una vacuna, si es una gripe estacional, la solución puede estar cercana. Creo que hay que transmitir un optimismo real porque en Japón, a día de hoy, el coronavirus está controlado.