EUROLIGA | FENERBAHÇE 98- VALENCIA BASKET 100

El Valencia gana al Fenerbahçe en una oda al baloncesto

Los de Ponsarnau vencieron en la prorroga a los turcos, que empataron sobre la bocina. Dubjlevic logró su máxima anotación en Euroliga con 30 puntos.

Homenaje al baloncesto en Turquía. El Valencia Basket se llevó un partido completamente loco a la par que poético. Los taronja nunca le perdieron la cara al encuentro pese a llegar a estar 12 por debajo y gracias a un gran Dubjlevic que anotó 30 puntos y cogió 12 rebotes y en el último cuarto consumaron una remontada que no se materializó porque De Colo anotó sobre la bocina. En la prórroga hubo un momento en el que parecía que el partido se escapaba, pero a base de épica, de defensa y canastas decisivas de Abalde y Loyd, los de la capital del Turia presentaron su candidatura al Top 8.

El partido comenzó con un ritmo altísimo y con una elevada anotación marcada por dos nombres propios: Bojan Dubljevic y Luigi Datome. El de los turcos acabó el primer periodo con tres triples de tres intentos y el serbio con 10 puntos y 4 rebotes. El Fenerbahçe quiso realizar un arranque poderoso en el que mostró su inspiración desde el perímetro, pero los ‘taronja’ aguantaron el tirón y acabaron solo dos por debajo.

Pese a que el Valencia no le perdía la cara al partido, encajar 24 puntos en los primeros 10 minutos provocó que Jaume Ponsarnau no estuviera del todo contento. Y, de hecho, en el inicio del segundo cuarto los de verde marcaron distancias gracias al plan de Obradovic que consistía en un movimiento de balón exterior que provocaba que su equipo gozara de tiros liberados. Ponsarnau corrigió en un tiempo muerto a la defensa, pero fue entonces cuando la calidad del equipo otomano apareció, Williams, De Colo y Kalinic anotaron lanzamientos pese a estar punteados y los de naranja no encontraron respuesta en el otro aro. Hasta que volvió Dubljevic a pista para reducir la distancia a ocho puntos.

Llegó la segunda parte y De Colo asumió las riendas de su equipo. El francés rompió la defensa española a base de penetraciones imparables, salvo que recibiera una falta. Poco a poco Jordan Loyd fue encontrando sensaciones, sin embargo se le vio un tanto acelerado a la hora de conducir las transiciones y Ponsarau dio entrada a Van Rossom. Con él sobre el parqué los españoles mejoraron, el belga supo leer el encuentro y a base de asistencias permitió a un anotador Dubljevic seguir sumando puntos.

Valencia Basket llegaba al último cuarto once por debajo, pero metido de lleno en el partido, y con el paso de los minutos y el progresivo recorte de distancias de los visitantes en el Ulker Arena entraron las dudas. Los tiros punteados que antes anotaban De Colo y Williams, entre otros, se marchaban ahora al hierro, y mientras tanto los valencianos seguían viendo el aro grande, de la mano de Dubjlebic y un inesperado compañero: Brock Motum. El australiano fue vital en el último cuarto y se marchó hasta los 14 puntos.

En la recta final del partido, aunque Colom estaba acertado en ataque, Ponsarnau decidió volver a ceder el liderazgo a Van Rossom para asegurar trabajo defensivo. Y fue el belga quien con un triple puso dos arriba a los suyos. Pero cuando mejor estaba el equipo, Dubjlevic sufrió un fuerte golpe en la nariz que le dejó k.o y le obligó a marcharse al banquillo. Lejos de resentirse, los de azul mantuvieron su alta actitud defensiva y su solidaridad en ataque. Tobey asumió responsabilidad en ataque y respondió a otro triplazo de Dantome que acabó con 6/8 desde el perímetro. Y finalmente los taronja parecía que se coronaban en la penúltima jugada con la canasta de Abalde. Pero con cuatro décimas por jugar, un desajuste defensivo protagonizado por Motum permitió a De Colo anotar solo y mandar el partido a la prórroga.

La prórroga fue un manual de resistencia para los valencianos, que no supieron frenar los triples desde la esquina izquierda y recibieron hasta tres en menos de dos minutos. Pese a ello lograron arrimarse a los locales hasta ponerse dos por debajo a 23 segundos. Y la magia del baloncesto se alineó con el Valencia. Primero robaron el balón cuando Fenerbahçe pensaba que iban a buscar la falta intencionada, después Abalde falló el segundo tiro libre pero los taronja cogieron el rebote y finalmente, en la que fue la última canasta del partido Loyd, el mejor de la prórroga, anotó un 2+1 que puso el definitivo 98-100.