Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A
España
78
FIN
70
Lituania

GIRA PREMUNDIAL | ESPAÑA 78 - LITUANIA 70

España arranca a ritmo de Ricky

La dirección y anotación del base de El Masnou (21 puntos en 19 minutos) y el complemento de Willy (23) le bastan a una Selección muy en rodaje aún para derrotar a Lituania.

Ricky, durante el partido

Siempre es bueno empezar un camino tan largo al calor de tu gente y eso encontró España en el Arena Navarra, una joya arquitectónica como sede para empezar la gira. A la Selección todavía le faltan horas de vuelo y mucho más rocanrol del que demostró en Pamplona, pero tiene mucha gente detrás y así será más fácil. También si las musas acompañan así hasta China a Ricky. Nada por aquí, nada por allá, 14 puntos en la primera parte, 21 al final (en 19 minutos) y dueño del balón, España puso el motor en marcha contra Lituania gracias a Rubio, un mago del balón. La inspiración del base de El Masnou siempre ha sido un buen termómetro para la Selección. Este año es mucho que eso. Va a ser su corazón.

Primeras noticias desde Pamplona. A la espera de Marc y Rudy, Llull empezó como escolta y Claver de tres, la posición que le ha devuelto a su mejor versión este año en el Barça. Es fácil sospechar que en una Selección con ausencias de peso, el italiano quiera juntar el mayor número de talento, experiencia y jerarquía a la vez sin reparar demasiado de momento en segundas unidades. Después de estar descontrolada en el rebote en el primer cuarto (5-12), España se rehízo rápido. Ricky, y también Willy, del que se necesita su regularidad además de su talento pero que tiene muchos puntos en las manos y eso lo necesita la Selección, pusieron la velocidad de crucero para consolidar una buena distancia frente a Lituania, que se dejó a sus mejores jugadores en casa preparándose para el durísimo grupo inicial que le espera en el Mundial. Su presidente y leyenda, Arvydas Sabonis, vio el partido relajado en primera fila de cancha después de disfrutar a mediodía de ese templo gastronómico que es el asador Olaverri.

Con Llull todavía en fase de readaptación (no anotó su primer triple hasta el último cuarto, España volcó de manera definitiva su juego de ataque en Ricky y Willy. Con eso le dio para conservar su renta contra una Lituania mucho más coral, pero debe ir incorporando argumentos. Para ser una selección "perimetral", como la definió el mismo Scariolo hace un par de días, su porcentaje en el triple fue bajísimo. Tirar mejor y rebotear más contundente para correr son los dos primeros mandamientos de un equipo que sin Pau Gasol pretende jugar a otro ritmo. España cumplió (78-70). Ahora vamos a la playa. Próxima parada, Málaga.