Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

EUROLIGA | GRAN CANARIA 84 - DARUSSAFAKA 64

El Granca sube su autoestima a costa de un triste Darussafaka

Pedro Martínez debutó con victoria. Los insulares, tras vencer al colista, ponen fin a una racha de diez derrotas consecutivas en la Euroliga.

A entrenador nuevo, victoria segura. Le ocurrió a Víctor García en Milán, le pasó hace unos minutos a Pedro Martínez en Gran Canaria. Sin ser en exceso brillante, ayudado sin duda por el pobre nivel del Darussafaka, que justificó con creces su condición de colista de la Euroliga, el Herbalife consiguió una anhelada victoria en Euroliga para ponerle freno a una racha de 10 derrotas seguidas. En la primera vuelta, el Granca ganó igualmente en Turquía: 71-75.

Los primeros minutos del Gran Canaria fueron un desastre, puro caos del malo, nada distinto en cualquier caso a lo que le he pasado este curso en Euroliga. Empezó arriesgando Pedro Martínez poniendo de inicio a Olek Balcerowski, torre polaca forjada a fuego lento en la cantera del Herbalife, que respondió notablemente. Empezó atinado el Darussafaka, que rápidamente, y tras una bandeja de Douglas que supuso el 4-11, obligó al propio Martínez a pedir tiempo con 5:07 por delante en el primer cuarto. El parcial otomano se había estirado hasta el 0-9 y 4-13, pero 5 puntos seguidos del gigante rubio metieron en vereda al Granca: 9-15.

La formación otomana empezaba a justificar su condición de colista de Euroliga, y era cuestión de tiempo que el Granca le metiera una dentellada al partido. Esta llego en forma de parcial de 9-0, coronado con dos canastas de Eriksson, tras los encestes de Balcerowski, para empatar a 15 antes de que el Darussafaka acabara este parcial ganando de 3: 15-18.

Amenazaba con escaparse de nuevo el equipo dirigido por Selcuk Ernak cuando un triple de Ozmizrak, con el segundo cuarto aún despertando, puso a los suyos con un peligroso +8: 15-23. Pero rápidamente contestó Eriksson, cómo no, desde el 6,75, y un delicioso baile de Balvin, maravilloso juego de pies delante de Eric, apretó sobremanera el marcador: 23-25. Detectó el Herbalife el peligro en los ojos del Darussafaka, y un triple de Strawberry le dio acto seguido su primera ventaja desde el lejano 4-2. Otro triple del escolta norteamericano, más otro esquinado de Vene, le dieron al Granca su máxima renta del duelo hasta el momento, 37-30, justo cuando llegaba el tiempo de descanso.

Se paseó en el tercer cuarto el Gran Canaria, lanzado como estaba, espoleado por su entrenador, buscando así darse un buen baño de autoestima. 5 puntos de Baygul mantenía en la fiesta al Darussafaka, 39-35, poco más que un espejismo. Así, llegaron como centellas un triple de Paulí, una ‘bomba’ de Eriksson y un furibundo mate de Balcerowski, sobresaliente su partido, para poner al Herbalife con un psicológico +11: 46-35. Empezaba a resolverse el duelo, pues dos triples de Radicevic, en medio otros dos de Eriksson, anunciaban paliza, 60-45, antes del 60-47 con el que acabó el tercer cuarto.

Tan necesitado como está de victorias y de recuperar un orgullo mortalmente mancillado en Euroliga, el Granca salió decidido a sentenciar el duelo cuanto antes, si es que no lo estaba ya. Así, 5 puntos seguidos de Jefferson más otros dos Hannah le daban el 67-47 a los pupilos de Pedro Martínez, decididos como nunca a agradar a su entrenador. Roto el partido, se abalanzaron las huestes locales sobre su moribundo rival, que apenas comparecía. Dos mates seguidos de Wiley, ambos asistidos por Paulí, estiraron el marcador hasta el 73-47, lo que suponía un parcial de 13-0 para iniciar el último periodo apenas roto por un tiro libre de Kidd.

Los últimos minutos, acaso “los de la basura”, sirvieron para que el Herbalife celebrara su segunda victoria consecutiva y darse, de paso, un notable baño de autoestima antes de afrontar el partido del sábado contra el Unicaja de Málaga en la Isla. No pudo tener mejor debut con Pedro Martínez en el banquillo.