Competición
  • Europa League
  • Euroliga
Tenerife Tenerife
79
FIN
68
Nanterre 92

CHAMPIONS FIBA | 9ª JORNADA | IBEROSTAR TENERIFE 79-NANTERRE 68

Brussino (20) se gusta y el Tenerife no frena en Europa

Los jugadores del Iberostar Tenerife celebra una acción ante el Nanterre en la Champions FIBA.

FIBA

El equipo canario ganó al Nanterre con una gran actuación del argentino. El Iberostar suma ya ocho victorias en nueve partidos en la Champions.

El Iberostar Tenerife venció este martes al Nanterre 92 francés por 79-68 para consolidarse en el liderato, en un compromiso en el que los hombres de Vidorreta no lo tuvieron nada fácil, y solo cuando decidieron apretar en defensa, ya en el último cuarto, terminaron por decidir el choque.

El Nanterre tenía muy clara la importancia de este choque para ellos. Un triunfo en Tenerife los metería de lleno en la lucha por el segundo puesto y salió, desde el inicio, con mucha concentración e intentado, con una buena defensa, sorprender al equipo de Txus Vidorreta.

Lo cierto es que se plantó bien en el partido y no permitió que su rival se hiciera con el control del encuentro, aunque ya al final se encontró con un rival mucho más duro y acertado y que no les permitió ganar.

Tras un primer cuarto muy igualado y con alternativas en el marcador, ninguno de los dos conseguía marcar diferencia en el electrónico. Los franceses tiraban de Waters, mientras que el cuadro lagunero intentaba anotar desde dentro.

Ya en el segundo cuarto el equipo local avisó y apretó más. Un parcial de 9-0 pusieron el marcador en 30-24, máxima diferencia hasta el momento y que supo mantener hasta el final del segundo cuarto (42-38).

Reaccionó con contundencia el Nanterre tras el descanso, llegó a igualar el partido a 45 y y en el minuto 24 se volvió a poner por delante (46-48). Palsson, Gamble y Konate estaban haciendo mucho daño a la defensa local, y los francesses mantuvieron su ventaja hasta el término del tercer cuarto sin que los tinerfeños lograran reaccionar (58-61).

Pero en el último cuarto todo cambió, el conjunto español le vio las orejas al lobo y decidió hacer lo que tenía que hacer desde el inicio del choque, que no era otra que defender bien atrás y atacar con tranquilidad.

Nico Brussino, con cinco puntos consecutivos, fue el que inició la reacción tinerfeña. Beirán y Bassas terminaría por completar un parcial de 14-0 (77-64) que sería determinante a falta de dos minutos para el final del choque.