REAL MADRID 98 - ESTRELLA ROJA 68

Líder y 63 puntos al descanso

El Madrid recupera la frescura y arrasa al Estrella Roja con 38 puntos en el primer cuarto y 63 al descanso. Prácticamente asegura el factor pista en el playoff de cuartos.

0

EUROLEAGUE

Seis días en casa para recuperar fuerzas le han bastado al Madrid para cerrar la herida abierta después de tres derrotas seguidas y volver a la senda victoriosa. Un regreso a lo grande para recuperar el liderato y atar a falta de una segunda lazada ornamental el factor pista en el playoff de cuartos: cinco triunfos de ventaja a los quintos a falta de cinco jornadas y varios averages ganados. Lo hizo todo, además, con el traje de los récords puesto, al menos durante la primera parte.

Enfrente, la revelación de la Euroliga, un Estrella Roja que se presentó en Madrid como el primer clasificado detrás de los cuatro ogros: Real, CSKA, Olympiacos y Fenerbahçe. Pero el equipo serbio no tuvo opción, no llegó ni a olerla. Los blancos arrasaron con una exhibición de baloncesto ofensivo y recuperaron la desventaja de la ida (82-70 en el Pionir). Asistimos a una perfecta circulación de balón y a un acierto casi pleno.

Los de Laso cerraron el primer cuarto con 38 puntos anotados, a tres de su mejor registro europeo en un periodo de diez minutos (41 al Ovarense portugués en 2000) y a cinco de la marca absoluta (43 del Maccabi en 2010). Por entonces Ayón repartía cinco asistencias y sus compañeros sumaban seis triples de ocho lanzados (tres de Maciulis sin fallo) y 7 de 7 en tiros de dos. En el segundo cuarto se mantuvo el mismo sol cegador que abrasó a los de Belgrado, ahora con Thompkins en vena de aciertos. Reyes cerró la primera parte con el punto 65 del Madrid, con lo que igualaba el récord de la competición. Pero su canasta no valió: estaba fuera de tiempo por un par de décimas, aunque la falta previa no pitada le hubiera llevado a la línea. El marcador se quedó en 63-44.

En la segunda parte se frenó la galopada encestadora y hubo minutos para todos menos para Draper. La amplia rotación no evitó, sin embargo, que Maciulis (talón derecho) y Rudy (gemelo izquierdo) acabaran tocados. La máxima fue de 32 tantos (92-59), Llull firmó 10 de las 30 asistencias (36 es el récord, en este caso en poder de los blancos desde 2015), ocho jugadores acumularon entre nueve y doce puntos y siete terminaron con al menos 12 de valoración para un total de 139. Completa labor de Hunter y de Rudy y brillantes detalles de Doncic y también de Randolph. ¿Y el rival? Mejor que apriete el botón de borrado y se salte la jornada.

El domingo, más. Llega el Barça. Un Clásico liguero con ambos empatados en la tabla pese a las dinámicas opuestas. A ver.