Estás leyendo

"Corea del Norte será potencia en casi todos los deportes"

LA ENTREVISTA

"Corea del Norte será potencia en casi todos los deportes"

Ricardo Gonzalez Davila, seleccionador de los equipos masculino y femenino de baloncesto de Corea del Norte.

Ricardo González Dávila (Madrid, 1972), 'Richi', se convirtió a finales de 2016 en el seleccionador de uno de los países más herméticos del mundo: Corea del Norte.

Ricardo González Dávila (Madrid, 1972), Richi, se convirtió a finales de 2016 en el seleccionador de uno de los países más desconocidos del mundo: Corea del Norte. Un enorme reto para un entrenador que ya ha trabajado con los equipos nacionales de Chile y Bolivia. Después de un mes dirigiendo a los equipos masculino y femenino de Corea del Norte, ha ampliado su vínculo para regresar en un futuro y ahora cuenta su vivencia en el país asiático desde España, donde espera el nacimiento de su segundo hijo junto a su mujer, la exjugadora Lidia Mirchandani.

La primera pregunta es obvia, ¿cómo surge la oportunidad de irse a trabajar a un país como Corea del Norte?

La verdad es que si me lo hubieran dicho unos meses antes, habría pensado que era una broma. Recibí un correo electrónico de su Comité Olímpico. Por deferencia no les pregunté cómo habían conseguido mi dirección. Siempre me había apetecido entrenar en Asia, así que acepté, y antes de regresar firmé un contrato para 2017, por tres meses y ampliable a cuatro. Por ahora mantengo el contacto a través del correo electrónico, regresaré en función de mi disponibilidad y de las fechas de los campeonatos asiáticos.

Entonces ha sido una experiencia positiva para usted…

Ha sido una experiencia muy buena a nivel profesional y personal, con unas condiciones de trabajo excelentes. Nunca había visto tantas instalaciones deportivas de primer nivel juntas. En la enorme avenida de la Juventud en Pionyang (donde se disputarán en 2018 los Juegos Mundiales de la Juventud) cuentan con más de 20 recintos específicos para cada deporte, disponibles las 24 horas del día y cada uno con una capacidad para unos 5.000 espectadores. Los mejores deportistas de cada disciplina, entre 20 y 25, viven en las residencias ubicadas en cada pabellón, todas ellas perfectamente equipadas. Comen y cenan en una sala común y cuentan con un gimnasio para trabajar musculación, cardio... Todo es de primer nivel.

¿En qué consistía básicamente su trabajo?

Cuando llegué me preocupaba el tema del idioma, pero con la traducción conseguimos tener un buen ritmo de trabajo. Mi cometido era tecnificar y mejorar a los jugadores de cara al campeonato de Asia. Entrenábamos seis horas diarias y sólo teníamos libre las tardes del jueves y el domingo. Algo que sería casi utópico en un equipo europeo. El plan era el mismo para todos los deportes: sesiones de 9 a 12 y de 15:30 a 18:30.

¿Le daba tiempo a entrenar al mismo tiempo a chicos y chicas?

No. Empecé con la selección femenina y luego pasé a la masculina para acabar de nuevo con las chicas. No fue difícil más allá de las diferencias físicas: para mí baloncesto sólo hay uno.

Ricardo Gonzalez Davila, seleccionador del equipos masculino y femenino de baloncesto de Corea del Norte.

¿Cómo es el jugador norcoreano de baloncesto?

Las chicas tienen muy buen nivel, muchas jugadoras podrían jugar en la Liga Femenina española sin ningún problema. Los chicos quizá no tengan el tamaño para competir en Europa en las máximas categorías, pero lo compensan con una forma física extraordinaria. No he entrenado a nadie con sobrepeso, mientras que en otros sitios siempre me había encontrado a alguien en condiciones que dejaban mucho que desear. Es admirable su esfuerzo. Técnica y físicamente son muy buenos, aunque tienen que crecer en táctica, defensa... La gran mayoría son extraordinarios tiradores, por lo que lo que les falta es equilibrio entre el juego exterior e interior. Deben mejorar pero cuentan con ganas y tiempo. Y poseen las instalaciones para ello.

Entonces le augura buen futuro a su baloncesto.

Tienen el hándicap de no tener una liga nacional demasiado fuerte. Si entienden que sus equipos no están preparados para competir a un buen nivel en torneos internacionales, deciden no competir. A menudo me pedían que comparara su nivel con el de las selecciones de Chile y Bolivia. Sólo dan el paso cuando entienden que están preparados. Quieren competir y ganar. Por lo que he vivido este mes, con la ética de trabajo que tiene, Corea del Norte un país que acabará convirtiéndose en una potencia en prácticamente todos los deportes.

Ricardo Gonzalez Davila, seleccionador del equipos masculino y femenino de baloncesto de Corea del Norte.

De hecho, le pilló allí el Mundial de fútbol Sub-17 ganado por su selección femenina.

Es consecuencia del trabajo que están haciendo. Lo celebraron como si fuera una victoria contra el mundo.

¿Cuentan con algún modelo de trabajo como principal espejo para desarrollarse?

La mayor influencia la reciben de China, el país con el que más relaciones comerciales y deportivas tienen. Mientras estuve en Corea del Norte, varios equipos chinos fueron a competir y entrenar con ellos.

¿Siguen alguna competición internacional, la NBA, la Euroliga...?

No, ni siquiera ven partidos por televisión. Más allá de las competiciones asiáticas en las que ellos participan, la información que tienen sobre el exterior es muy escasa. Tampoco son personas que se preocupen en exceso por lo que sucede fuera. A mí me preguntaron por el nivel de España en el mundo del baloncesto: no sabían que somos los actuales campeones de Europa. Aunque sí vieron partidos de los Juegos de Río.

Aunque Dennis Rodman sí les sonará…

Me ensañaron vídeos y balones que firmó durante su visita, de un carácter marcadamente promocional. Organizaron un partido de exhibición, en el que también participó algún miembro de los Harlem Globetrotters, y algún clínic con la selección masculina…

Tengo que preguntarle por su líder, Kim Jong-Un. ¿Le conoció?

No, pero me hubiera encantado conocerle, quizá en un futuro... Sí traté con todas las autoridades del deporte, desde el Ministerio a la Federación. Con su presidente tuve mucha relación. Me explicó que era un gran amigo del presidente. Jugaron durante muchos años en el mismo equipo de baloncesto. Eso que dicen por ahí de que quiere que haya canastas de cuatro puntos, los triples tengan que entrar limpios o que los mates valgan tres tantos es absolutamente falso. Puro desconocimiento. Juegan con las mismas normas que el resto del mundo.

¿Y cómo definiría la situación política que se encontró?

Hay gente que espera que le cuente cosas que yo no he vivido. Simplemente puedo contar mi experiencia. Con tantas horas de entrenamientos no me dio tiempo a ver mucho, pero tuve total libertad para moverme, también en metro, y hacer turismo. Tanto solo como acompañado. Me facilitaron todo cuanto les pedí. En la habitación del hotel tenía 15 canales, aunque sólo uno internacional: 'France 24', en inglés y subtitulado al coreano.

¿Y las condiciones de vida de la población local?

No les falta de nada. Todos los jugadores llevan sus zapatillas Nike último modelo que compran ahí mismo. He conocido a mucha gente en Venezuela y Cuba que sueñan con marcharse de allí. Tuve contacto con muchos norcoreanos y ninguno me dijo jamás algo parecido. Ni siquiera te preguntan por cómo se vive en otros lugares. He estado en muchos países y en seguida te das cuenta de dónde le gente es feliz o no. Mi sensación es que en Corea del Norte no viven amargados, ni mucho menos.

Ricardo Gonzalez Davila, seleccionador del equipos masculino y femenino de baloncesto de Corea del Norte.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar