NBA

Hoiberg recuperó a Mirotic: "Esto no es el mundo contra ti"

Los Bulls tratan de ayudar al español a ofrecer su mejor versión. Taj Gibson pidió no entrar en pista en su lugar para que aumentara su confianza.

Niko Mirotic machaca ante Tomas Satoransky.
TANNEN MAURY EFE

La tercera temporada siempre es importante, más para jugadores en la situación de Niko Mirotic, que en sus dos primeras campañas ha dejado flashes del excelente jugador que puede ser pero en general no ha tenido la consistencia necesaria. En unos Bulls transformados con la salida de Rose y Noah y la llegada de Wade, Robin Lopez y Rondo, el ala-pívot español afrontaba una gran oportunidad que, por ahora, no está aprovechando. Promedia 10,5 puntos y 5,5 rebotes en 23 minutos de media y sigue sin encontrar regularidad en su tiro: 40%, menos del 33% si se consideran solo los triples.

Tras un buen inicio, Mirotic entró en un bache tremendo: 2/18 en tiros sumados tres partidos consecutivos ante Pacers, Magic y Hawks. Solo 8 puntos totales y un único triple anotado. Después, una actuación sólida en Miami (10 puntos, 5 rebotes) y una cerca de lo mejor que se ha visto de él en la NBA, ante los Wizards: 17 puntos, 11 rebotes, 3/4 en triples.

Este actual conato de recuperación tendrá que ser ratificado ahora que los Bulls afrontan una terrible gira de seis partidos a domicilio en ocho días con visitas a Portland, Utah y Los Angeles. Pero Mirotic es optimista después de que su entrenador, Fred Hoiberg, le expresara su confianza antes de ese partido ante los Heat y cuando estaba en pleno bache. Así se lo ha contado el propio técnico a Sam Smith, el histórico periodista de Chicago: “Tuvimos una buena charla. Le dije que si alguien podía saber algo de lo que era pasar por problemas en la NBA, ese era yo. Le dije que sabía que se sentía muy pequeño y aislado, como si estuviera en una isla y como si el mundo estuviera en su contra. Pero nunca es para tanto. Le dije que volviera a salir a jugar pensando en divertirse, que no quería verle con esa cara y esos gestos. Era algo que podía sentirse, se nota mucho cuando un jugador pasa por situaciones de tanto estrés. Recuerdo cómo lo vivía yo cuando era jugador. La confianza en esencial y es genial verle meter tiros otra vez”.

Hoiberg cuenta también que Taj Gibson tuvo un papel importante en el empujón a Mirotic: “En el partido en Miami le costó pero consiguió meterse en dobles cifras de anotación y contra los Wizards ya era él, con todos los rangos de su juego recuperados. Le dije que saliera a la pista y tratara de defender y rebotear. Si te obsesionas con el ataque, es más difícil que cambie la racha. Pero si te concentras emn hacer el resto de cosas, el ataque acabará fluyendo también. Y así lo hizo y por fin metió algunos tiros importantes. De hecho le iba a quitar para meter a Taj y este me dijo que dejara a Niko en pista. Fue muy generoso por su parte… y resultó”.

Gibson lo confirma y se deshace en elogios hacia el jugador de origen montenegrino: “La gente no se da cuenta de hasta qué puntos necesitamos a todo el equipo implicado, de que realmente necesitamos la mejor versión de Mirotic. Es duro estar en esta liga y escuchar cosas sobre si metes o no los tiros, sobre si tiras cuando tienes que tirar o no… para Niko es difícil, no lleva mucho tiempo aquí. Así que es importante que coja confianza y por eso le dije a Fred que le dejara en pista. Creía que sería mejor para él y eso sería mejor en definitiva para el equipo. Niko es uno de los míos, mi chico. Es un excelente compañero. Me encanta jugar con él, es parte de nuestra familia”.

Y el propio Mirotic ha hablado sin tapujos de lo duro que está siendo para él a nivel mental este inicio de temporada: “A veces trabajas duro, en los partidos y en los entrenamientos, y las cosas no arrancan. Pero en los últimos partidos he vuelto a disfrutar jugando y así es como quiero que sea a partir de ahora. Esta temporada es especialmente importante para mí por ser la tercera. Tengo que ser más sólido. Sé que el equipo necesita que abra la pista, que meta los tiros liberados. Y cuando no entran me siento muy mal y ese ha sido el problema porque sé que puedo meterlos. Le dije a Hoiberg que era muy importante para mí la confianza que me estaban dando él mis compañeros. Él vino a hablar conmigo en el momento adecuado, después de un par de partidos muy malos. Y eso ha sido muy importante para mí. He hecho una dieta especial, he trabajado mucho en mi tiro y en mi juego, trato de ser el mejor jugador posible… Pero a veces las cosas no van como esperas y me estaba poniendo demasiada presión porque ni sabía la razón. Pero ahora me encuentro bien y eso es lo importante”.